Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, aunque también investiga sobre el desarrollo de las empresas peruanas en la actualidad. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881". Si desean adquirirlo, escribir al e-mail elinaresm@hotmail.com

lunes, 22 de abril de 2013

Golondrinas Verdes




El Perú se ha convertido en el paraíso de capitales que llegan para ganar intereses, aunque en el camino afecten a una parte sensible de la industria nacional. El BCR pone de su parte, pero no es suficiente

El vate sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, quien inmortalizó a las golondrinas en sus versos, remataba los mismos con un nostálgico: “Esas no volverán”. En la economía peruana viene sucediendo algo parecido con el fenómeno de los ‘dólares golondrinos’, que si bien no azota como en la década de los 90 a América Latina, han regresado con fuerza al país desde el segundo trimestre del 2012.

Así, según el Banco Central de Reserva (BCR), el año pasado ingresaron súbitamente US$2,228 millones como capitales de corto plazo, mientras que en el período 2009-2011 se retiraron US$3,650 millones (ver cuadro).

FLUJO DE CAPITALES DE CORTO PLAZO
Año
US$ millones
2009
-2085
2010
-258
2011
-1307
2012
2228
Fuente: BCR


Este flujo masivo de capitales ha provocado que el dólar caiga desde S/. 2.69 en enero a S/. 2.54 en diciembre de 2012.

Asimismo, esta afluencia de la divisa norteamericana provocó un crecimiento desmesurado en la compra de automóviles a través de créditos vehiculares. Según la Asociación de Representantes Automotrices del Perú (Araper), el año 2012 se vendieron 190,761 autos nuevos en el país, un alza de 27.9% en comparación al 2011. Dante Lindley, gerente de financiamiento automotriz del Banco de Crédito del Perú (BCP), estimó que este año, la colocación de créditos vehiculares crecería entre 35% y 40% y que el 90% de estos sería en dólares.

Para Carlos Parodi, profesor del departamento de Economía de la Universidad del Pacífico, una de las razones para la afluencia de dólares se debe a que el BCR mantiene en 4.25% la tasa de interés de referencia interbancaria (TIRI) desde mayo del 2011. La TIRI es la tasa de interés que se cobran los bancos comerciales entre sí, por préstamos a muy corto plazo. Los dólares llegan a Perú porque en nuestro país ganan más, pues en Estados Unidos, Japón y Europa la tasa es casi cero. A estos se denomina ‘dólares golondrinos’.

¿QUÉ MEDIDAS SE TOMARON? Ante la arremetida de los US$2,228 millones de capitales de corto plazo en el 2012, el equipo económico –integrado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el Banco Central de Reserva (BCR) y la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS)- vienen tomando, desde fines del 2012, medidas coordinadas de emergencia para evitar el desplome del tipo de cambio (El valor más bajo del dólar fue en la quincena del último enero, cuando en las calles cotizaba en S/. 2.52).

Así, el titular del MEF, Luis Castilla, anunció que el gobierno, en labor conjunta con el BCR, comprará US$4,000 millones en el mercado cambiario para combatir esta caída. Según el ministro, de estos, unos US$1,800 millones serán destinados a una operación prepago de la deuda que se tiene con diferentes entidades, US$1,200 millones son el aporte del superávit fiscal de 2012, y los restantes US$1,000 millones, recursos ordinarios que se utilizarán para el servicio de la deuda.

Por su parte, Daniel Schydlowsky, titular de la SBS, modificó el Reglamento para la Administración del Riesgo Cambiario de las empresas del sistema financiero, con el objetivo de establecer medidas macro prudenciales para reducir la excesiva volatilidad del tipo de cambio, reduciendo la posición global de sobreventa de 15% a 10% del patrimonio efectivo.

El BCR por su parte, tomó las siguientes medidas: dispuso que la tasa de encaje en dólares se eleve en 2.25%, en los últimos tres meses del 2013 (en el 2012, el BCR también la elevó en 2.25% sin mayores resultados). La primera alza fue de 0.75% para el mes de enero, la segunda fue de 1% para el mes de febrero y la tercera fue de 0.50% para el mes de marzo.

¿Y qué es la tasa de encaje? Es el monto que los bancos inmovilizan de un depósito en dólares. Actualmente, el nivel de encaje medio es de 42.2%, esto significa que de cada US$100 el banco dispone de US$57.8 mientras que el resto -US$42.2- permanece inmovilizado. Es decir, cuanto más alto es el encaje, los bancos disponen de menos dólares para prestar al público y los créditos se encarecen, se reduce el consumo y por ende, baja la inflación. Según Julio Velarde, presidente del BCR, “la decisión de elevar la tasa de encaje busca atenuar el impacto del influjo de capitales del exterior sobre la expansión del crédito y la apreciación de la moneda nacional”.

Otra medida de emergencia, tomada por Velarde, para combatir a los golondrinos es elevar abruptamente la compra de dólares. En los dos primeros meses del año, el BCR va comprando US$3,340 millones, casi la misma cantidad que compró todo el año 2011 (US$3,537 millones). En sólo una semana -del 12 al 19 de febrero- adquirió US$700 millones. Con esta medida del BCR, las Reservas Internacionales Netas (RIN) han subido a US$67,779 millones.

Como se sabe, el BCR también aumentó el límite de inversión de las AFPs en el exterior, tantas veces solicitado por ellos. Es así que este límite pasó de 30% a 32% de los fondos totales en enero, y de 32% a 34% en febrero. El Banco de Crédito (BCP) señaló que esta medida implica una salida potencial de US$1,600 millones del mercado. Se especula que este límite todavía podría aumentar más, pues la legislación actual fija su tope en 50%.

Estas acciones han conseguido evitar, por el momento, que el tipo de cambio se siga desplomando. El dólar ha subido hasta S/. 2.59 lo que favorece a las empresas exportadoras, que justo este mes tienen que vender dólares para pagar impuestos. El analista Mario Guerrero (Scotiabank) pronosticó que el dólar se mantendría presionado en marzo alrededor de S/. 2.58 y S/. 2.60, mientras Gonzalo Navarro (Santander) también estimó niveles altos del tipo de cambio porque marzo será un mes de dólares escasos a raíz de las medidas del BCR.

ALERTAS Y LA ENFERMEDADES HOLANDESAS. Para el profesor del departamento de Economía de la PUCP, Jorge Rojas, es costoso de e ineficaz evitar la devaluación del dólar mediante la acumulación de reservas en un contexto en que la Reserva Federal de Estados Unidos va a seguir emitiendo dólares por lo que se debe evaluar otras medidas la las medidas más eficientes, como la creación de un impuesto a las entradas de capital. En Chile se creó un impuesto de esta naturaleza en 1991 y duró hasta el año 1999. Otra medida complementaria que propone Rojas es invertir parte de las reservas en infraestructura, educación, salud y seguridad porque estamos acumulando reservas cuando las tasas de interés en los mercados internacionales están por los suelos.

Parodi también cree que el BCR debe evaluar otras opciones para evitar atenuar la entrada masiva de dólares. “Tal vez muchos no creen que sea una medida correcta dar un impuesto como hizo Chile en la década de 1990, pero se puede obligar a los capitales provenientes del extranjero a un mínimo de estadía. Hay un menú de posibilidades que el BCR puede implementar sin ningún inconveniente”, agregó Parodi.

Así las cosas, evitar que el tipo de cambio no se desplome no sólo ayuda a los exportadores, sino que evita que el país se contagie de la famosa “Enfermedad Holandesa”, cuyo nombre fue acuñado por la revista The Economist en 1977 para referirse al declive del sector manufacturero de Holanda desde el descubrimiento de un gran yacimiento de gas natural en Slochteren en 1959. En el caso peruano, por analogía, podría aplicarse a que el masivo ingreso de dólares por la creciente exportación de minerales y afluencia de dólares golondrinos, podría provocar una caída del dólar que desaliente toda actividad industrial o de creación de mayor valor agregado, lo cual sería un gran peligro para el desarrollo.

Publicado originalmente en la revista Correo Semanal el 14 de marzo del 2013

No hay comentarios.:

Publicar un comentario