Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, aunque también investiga sobre el desarrollo de las empresas peruanas en la actualidad. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881". Si desean adquirirlo, escribir al e-mail elinaresm@hotmail.com

lunes, 22 de abril de 2013

Golondrinas Verdes




El Perú se ha convertido en el paraíso de capitales que llegan para ganar intereses, aunque en el camino afecten a una parte sensible de la industria nacional. El BCR pone de su parte, pero no es suficiente

El vate sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, quien inmortalizó a las golondrinas en sus versos, remataba los mismos con un nostálgico: “Esas no volverán”. En la economía peruana viene sucediendo algo parecido con el fenómeno de los ‘dólares golondrinos’, que si bien no azota como en la década de los 90 a América Latina, han regresado con fuerza al país desde el segundo trimestre del 2012.

Así, según el Banco Central de Reserva (BCR), el año pasado ingresaron súbitamente US$2,228 millones como capitales de corto plazo, mientras que en el período 2009-2011 se retiraron US$3,650 millones (ver cuadro).

FLUJO DE CAPITALES DE CORTO PLAZO
Año
US$ millones
2009
-2085
2010
-258
2011
-1307
2012
2228
Fuente: BCR


Este flujo masivo de capitales ha provocado que el dólar caiga desde S/. 2.69 en enero a S/. 2.54 en diciembre de 2012.

Asimismo, esta afluencia de la divisa norteamericana provocó un crecimiento desmesurado en la compra de automóviles a través de créditos vehiculares. Según la Asociación de Representantes Automotrices del Perú (Araper), el año 2012 se vendieron 190,761 autos nuevos en el país, un alza de 27.9% en comparación al 2011. Dante Lindley, gerente de financiamiento automotriz del Banco de Crédito del Perú (BCP), estimó que este año, la colocación de créditos vehiculares crecería entre 35% y 40% y que el 90% de estos sería en dólares.

Para Carlos Parodi, profesor del departamento de Economía de la Universidad del Pacífico, una de las razones para la afluencia de dólares se debe a que el BCR mantiene en 4.25% la tasa de interés de referencia interbancaria (TIRI) desde mayo del 2011. La TIRI es la tasa de interés que se cobran los bancos comerciales entre sí, por préstamos a muy corto plazo. Los dólares llegan a Perú porque en nuestro país ganan más, pues en Estados Unidos, Japón y Europa la tasa es casi cero. A estos se denomina ‘dólares golondrinos’.

¿QUÉ MEDIDAS SE TOMARON? Ante la arremetida de los US$2,228 millones de capitales de corto plazo en el 2012, el equipo económico –integrado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el Banco Central de Reserva (BCR) y la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS)- vienen tomando, desde fines del 2012, medidas coordinadas de emergencia para evitar el desplome del tipo de cambio (El valor más bajo del dólar fue en la quincena del último enero, cuando en las calles cotizaba en S/. 2.52).

Así, el titular del MEF, Luis Castilla, anunció que el gobierno, en labor conjunta con el BCR, comprará US$4,000 millones en el mercado cambiario para combatir esta caída. Según el ministro, de estos, unos US$1,800 millones serán destinados a una operación prepago de la deuda que se tiene con diferentes entidades, US$1,200 millones son el aporte del superávit fiscal de 2012, y los restantes US$1,000 millones, recursos ordinarios que se utilizarán para el servicio de la deuda.

Por su parte, Daniel Schydlowsky, titular de la SBS, modificó el Reglamento para la Administración del Riesgo Cambiario de las empresas del sistema financiero, con el objetivo de establecer medidas macro prudenciales para reducir la excesiva volatilidad del tipo de cambio, reduciendo la posición global de sobreventa de 15% a 10% del patrimonio efectivo.

El BCR por su parte, tomó las siguientes medidas: dispuso que la tasa de encaje en dólares se eleve en 2.25%, en los últimos tres meses del 2013 (en el 2012, el BCR también la elevó en 2.25% sin mayores resultados). La primera alza fue de 0.75% para el mes de enero, la segunda fue de 1% para el mes de febrero y la tercera fue de 0.50% para el mes de marzo.

¿Y qué es la tasa de encaje? Es el monto que los bancos inmovilizan de un depósito en dólares. Actualmente, el nivel de encaje medio es de 42.2%, esto significa que de cada US$100 el banco dispone de US$57.8 mientras que el resto -US$42.2- permanece inmovilizado. Es decir, cuanto más alto es el encaje, los bancos disponen de menos dólares para prestar al público y los créditos se encarecen, se reduce el consumo y por ende, baja la inflación. Según Julio Velarde, presidente del BCR, “la decisión de elevar la tasa de encaje busca atenuar el impacto del influjo de capitales del exterior sobre la expansión del crédito y la apreciación de la moneda nacional”.

Otra medida de emergencia, tomada por Velarde, para combatir a los golondrinos es elevar abruptamente la compra de dólares. En los dos primeros meses del año, el BCR va comprando US$3,340 millones, casi la misma cantidad que compró todo el año 2011 (US$3,537 millones). En sólo una semana -del 12 al 19 de febrero- adquirió US$700 millones. Con esta medida del BCR, las Reservas Internacionales Netas (RIN) han subido a US$67,779 millones.

Como se sabe, el BCR también aumentó el límite de inversión de las AFPs en el exterior, tantas veces solicitado por ellos. Es así que este límite pasó de 30% a 32% de los fondos totales en enero, y de 32% a 34% en febrero. El Banco de Crédito (BCP) señaló que esta medida implica una salida potencial de US$1,600 millones del mercado. Se especula que este límite todavía podría aumentar más, pues la legislación actual fija su tope en 50%.

Estas acciones han conseguido evitar, por el momento, que el tipo de cambio se siga desplomando. El dólar ha subido hasta S/. 2.59 lo que favorece a las empresas exportadoras, que justo este mes tienen que vender dólares para pagar impuestos. El analista Mario Guerrero (Scotiabank) pronosticó que el dólar se mantendría presionado en marzo alrededor de S/. 2.58 y S/. 2.60, mientras Gonzalo Navarro (Santander) también estimó niveles altos del tipo de cambio porque marzo será un mes de dólares escasos a raíz de las medidas del BCR.

ALERTAS Y LA ENFERMEDADES HOLANDESAS. Para el profesor del departamento de Economía de la PUCP, Jorge Rojas, es costoso de e ineficaz evitar la devaluación del dólar mediante la acumulación de reservas en un contexto en que la Reserva Federal de Estados Unidos va a seguir emitiendo dólares por lo que se debe evaluar otras medidas la las medidas más eficientes, como la creación de un impuesto a las entradas de capital. En Chile se creó un impuesto de esta naturaleza en 1991 y duró hasta el año 1999. Otra medida complementaria que propone Rojas es invertir parte de las reservas en infraestructura, educación, salud y seguridad porque estamos acumulando reservas cuando las tasas de interés en los mercados internacionales están por los suelos.

Parodi también cree que el BCR debe evaluar otras opciones para evitar atenuar la entrada masiva de dólares. “Tal vez muchos no creen que sea una medida correcta dar un impuesto como hizo Chile en la década de 1990, pero se puede obligar a los capitales provenientes del extranjero a un mínimo de estadía. Hay un menú de posibilidades que el BCR puede implementar sin ningún inconveniente”, agregó Parodi.

Así las cosas, evitar que el tipo de cambio no se desplome no sólo ayuda a los exportadores, sino que evita que el país se contagie de la famosa “Enfermedad Holandesa”, cuyo nombre fue acuñado por la revista The Economist en 1977 para referirse al declive del sector manufacturero de Holanda desde el descubrimiento de un gran yacimiento de gas natural en Slochteren en 1959. En el caso peruano, por analogía, podría aplicarse a que el masivo ingreso de dólares por la creciente exportación de minerales y afluencia de dólares golondrinos, podría provocar una caída del dólar que desaliente toda actividad industrial o de creación de mayor valor agregado, lo cual sería un gran peligro para el desarrollo.

Publicado originalmente en la revista Correo Semanal el 14 de marzo del 2013

viernes, 19 de abril de 2013

¡Mamita, el apagón!

Publicado originalmente en la revista Correo Semanal el 28 de febrero del 2013

Los cortes de fluido eléctrico en Lima, Arequipa y otras ciudades del sur evidencian que el crecimiento económico demanda una mayor generación eléctrica. Para el 2016 se necesitarán 2.000 MW más de energía, pero en el ínterin habrá que aprender a vivir con estrechez

Como decía el hit de los 90: “Con el apagón, que cosas suceden… que cosas suceden, con el apagón”. El estribillo de la mexicana Yuri, muy popular en los años 90s, cuando Lima y otras zonas del país, eran azotadas por los cortes de energía provocados por Sendero Luminoso, que derrumbaba torres eléctricas adiestra y siniestra, podría volver a escucharse en este verano.

El lunes 25 alrededor de la 1:00 de la tarde, Miraflores y parte de San Isidro -distrito comercial y el distrito financiero por excelencia-, así como Surquillo, Barranco, Jesús María y algunas otras zonas del sur del Lima se quedaron por varias horas sin suministro eléctrico. Durante horas, a los ejecutivos de las empresas y a sus asistentes no les quedó otra que limitarse a conversar sobre la entrega del Oscar o la ola de inseguridad ciudadana. No funcionaban las computadoras ni las centrales telefónicas y a duras penas el internet de los celulares. Desde las primeras horas de ese día los usuarios veían con estupor que se colgaban las páginas web, no llegaban los correos electrónicos no llegaban y la banda ancha de la Red parecía más delgada que nunca.

Lo cierto es que con este apagón de cinco horas –entre la 1:00 p.m. y las 6:00 p.m.- se perdió nada menos que medio día laborable. Si bien el caos no fue intenso, el tráfico si llegó a niveles de locura en las horas punta porque los semáforos también salieron de circulación. Va quedando claro, que a estas alturas del siglo XXI, sin internet y sin luz, volveríamos a la época de las cavernas.

¿QUÉ PASÓ EN MIRAFLORES? Hans Berger, gerente de comunicaciones de la distribuidora Luz del Sur señaló a la opinión pública que este sorpresivo corte de energía eléctrica se debió a la falla en un transformador Siemens en la subestación Neyra de Surquillo. Sin embargo, como veremos más adelante, los problemas de energía se han empezado a agudizar en todo el país.
Por ahora la situación es bastante tensa en Lima y el resto del territorio, que son abastecidos por el llamado Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SEIN). Como se sabe Porque el gigantesco Complejo Hidroeléctrico (CH) de Mantaro, que despacha 880 MW, que representa el 17% de la demanda nacional -estimado en 5,320 MW para febrero del 2013-, ha dejado de operar por cinco días (desde las 00:00 horas del sábado 23 hasta las 08:00 horas del jueves 28 de febrero).

La versión oficial del Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES) es que la represa de Tablachaca (en la provincia de Tayacaja, Huancavelica) se ha llenado de lodo y piedras, y necesita ser purgada con la limpieza y remoción de escombros para así reiniciar su provisión de agua limpia que alimente las turbinas.

Es en este escenario  de tensión, que sorprendió a las autoridades -Jorge Merino Tafur, titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM); Jesús Tamayo del Organismo Supervisor de Inversiones en Energía y Minas (Osinergmin), y César Butrón, presidente del COES- dado que todos ellos esperaban que la paralización de la CH Mantaro pase sin sobresaltos. El propio Butrón prometió a los siete vientos, que sólo la industria y algunas mineras (clientes libres) tendrían alguna probabilidad de un corte eléctrico y que esta, de ningún modo, llegaría a los hogares. Pero no fue así.

REEMPLAZOS Y MÁS APAGONES EN CIERNES. El proceso de sustituir una fuente por otra no es una tarea fácil.

Para Butrón, “como es época de crecientes lluvias, las centrales hidroeléctricas tienen un mayor despacho, además de que han ingresado a operar los ciclos combinados de las centrales térmicas de Kallpa y Enersur en Chilca, lo que implica un 20% de reserva”, con ellos esperaba cubrir holgadamente el 17%  que deja de generar la CH del Mantaro. El ingeniero César Gutiérrez, expresidente de Petroperú y experto en la materia, llama la atención de que esta reserva eléctrica para contingencias bordee apenas el 20%, ya que todos los hogares pagamos en la factura de energía eléctrica por una reserva mucho mayor de 33%.

Goethe en Fausto señaló que “gris es toda teoría y verde el árbol de oro de la vida”. Y no se equivocó, porque en esta época, la furia de los huaicos puede hacer colapsar cualquier central hidroeléctrica o línea de transmisión eléctrica. El mismo lunes 25, a las 5:00 pm, el COES informaba que las centrales hidroeléctricas de Huayllacho y San Ignacio en Caylloma, así como varias líneas de transmisión habían salido del sistema.

Asimismo, Gonzalo Tamayo, socio de Macroconsult, señaló que “en los próximos 60 días se vivirían los momentos más críticos del abastecimiento de energía eléctrica en el país, ya que podrían presentarse complicaciones climatológicas que afectarían muy seriamente el ducto que trae el gas a Lima desde Camisea” (14/02/13).

En este precario equilibrio energético en que vive el país, no deja de llamar la atención que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) haya entregado en septiembre pasado 80 millones de pies cúbicos diarios (MMPCD), que servirán para generar otros 530 MW adicionales, a dos empresas que aún no están listas para operar -Termochilca y Fénix Power- dejando de lado a las centrales térmicas que ya se encuentran operando en Chilca y solicitaban gas para aumentar su despacho de energía.

A estas alturas queda claro que el Gasoducto del Centro –que alimenta la generación de 2,360 MW de las centrales térmicas de Edegel-Ventanilla, Edegel-Santa Rosa, Kallpa, Enersur y Duke Energy- es vital para la seguridad del país porque representa casi la mitad (41%) de la demanda de electricidad. Dicho de otra manera, la seguridad de este gasoducto -que viene siendo asediado por el ‘Camarada Gabriel’- es vital, porque un eventual sabotaje obligaría no sólo a un racionamiento, sino a cortes por plazos indeterminados.

PARA REMATE, EL MISTI EN TINIEBLAS. Los primeros días de febrero, Arequipa, Moquegua, Cusco y Tacna también sufrieron numerosos cortes de electricidad. “Varias ciudades del sur se han sumido en las tinieblas”, lo reconoció el propio Butrón (Foro Energía y Desarrollo de Comex). El funcionario precisó que estos apagones van a continuar principalmente en el Cusco, ya que en el período marzo-abril, se va a tener que paralizar por obras de ampliación la CH de Machupicchu (107 MW), ”lo que la obligará a restringir el servicio eléctrico durante 15 días, afectando principalmente a los industriales y mineros”, aseveró. Sin embargo, miles de hogares también podrían quedarse en ascuas.

Empero, estos no son todos los problemas que vive el sur, ya que el 50% de su demanda (estimado en 1,038 MW para el 2013) viene de otros rincones del país -los sistemas interconectados norte y centro- a través de la Línea de Transmisión (LT) Mantaro-Socabaya (Arequipa), que es una suerte de cordón umbilical que une el norte-centro con el sur, para socorrerlos con electricidad. El ingeniero César Gutiérrez, precisa que por la LT Mantaro-Socabaya, a duras penas se trasmite 300 MW y le llama la atención, que el gobierno se haya demorado más de año y medio para aliviar este problema.

Por lo pronto dos líneas de transmisión están en el tintero: sigue en construcción la LT que partirá desde Chilca y recorrerá la costa sur hasta Montalvo (Moquegua), mientras que el último viernes 21 el Ejecutivo se puso las pilas y anunció la convocatoria de otra LT que partirá hacia el sur desde la CH del Mantaro pasando por Marcona para llegar hasta Montalvo (Moquegua). Ambas servirán de alivio a la única LT existente en el sur. Aunque el panorama pinta preocupante, los especialistas aguardan que se haga la luz.

“En los próximos 60 días se vivirían los momentos más críticos del abastecimiento de energía eléctrica en el país, ya que podrían presentarse complicaciones climatológicas que afectarían muy seriamente el ducto que trae el gas a Lima desde Camisea”.

jueves, 18 de abril de 2013

Tropezar de nuevo con la misma piedra


El gobierno volverá a colocar otra “Primera Piedra” para un gasoducto en el sur. La anterior la puso el presidente Ollanta Humala hace un año, cuando lanzó el proyecto Kuntur en Quillabamba. Ahora ProInversión pretende que el mandatario reincida con el anunciado Gasoducto del Sur Peruano (GSP), pero en julio de 2016

La anunciado Gasoducto del Sur Peruano (GSP) de 1,050 kilómetros que llevará gas natural de las Malvinas (Cusco) hasta Ilo (Moquegua) - pasando por Quillabamba y Anta – ha generado un gran debate debido a su costo. De una cifra inicial de US$1,800 millones saltó a US$2,893 millones, que serán financiados con un aumento del 10% a los recibos de luz que pagaremos todos los peruanos. El viceministro de Energía, Edwin Quintanilla, ha explicado que este súbito incremento se debe a que además del gasoducto, se construirá un poliducto paralelo.

El presidente Ollanta Humala tal vez sueñe con inaugurar esta obra en marzo del 2016, porque el titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM), Jorge Merino, declaró que la meta “es hacerlo en tres años, un año para contar con los permisos respectivos y dos años para la construcción”. Sin embargo, en el mejor de los casos, -como se verá más adelante-, para ese año sólo podrá volver a colocar una nueva primera piedra, tal como lo hizo en Quillabamba hace un año cuando dijo que lo que se estaba haciendo “es el inicio del gasoducto de más de mil kilómetros de distancia”, refiriéndose al gasoducto de la empresa Kuntur.

¿Por qué es difícil que llegue a tiempo, es decir, a 2016?

En primer lugar, en un proceso de licitación internacional, así se lleve a la velocidad de la luz, requiere de un proceso que tarda, en el mejor de los casos, 12 meses. Luego, el ganador de la buena pro necesitará dos años más, por lo menos, para elaborar el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y, paralelamente, gestionar el requisito de la Consulta Previa. Según el director regional de Techint (la constructora del Gasoducto Central), el argentino Pablo Videla, “hoy, un EIA en el Perú se tiene que pensar que tomará un mínimo de 18 meses para su aprobación”.

Pero ahí no acaban los trámites. Con la buena pro y el EIA en la mano, el postor ganador necesitaría de seis meses adicionales para ‘levantar’ los fondos necesarios en el mercado de capitales que le permitan iniciar las obras. Dicho de otra manera, a partir de la convocatoria, que podría darse al final del primer semestre de este año –porque aún falta expedir el reglamento de la Ley N° 29970 y seleccionar el banco de inversión-  se debe esperar un plazo de tres años para empezar la construcción del proyecto. Es decir, a Humala sólo le quedará como premio consuelo colocar una nueva “primera piedra” (con placa recordatoria de por medio) justo en las postrimerías de su mandato.

Para llevar adelante el proceso, el Gobierno ha nombrado una Comisión en ProInversión presidida por Guillermo Lecarnaqué, relacionado al ministro Merino, y otros dos integrantes, Rosa María Ortiz y Gustavo Navarro, muy cercanos al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

LA PROMESA DE ANTA. Hace algunos días, ProInversión circuló una nota de prensa indicando que en el segundo trimestre se daría la convocatoria y que en el tercer trimestre, se adjudicaría la buena pro. Esto no es factible. Suena como la promesa del titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM), Jorge Merino, en Anta (el pasado 10 de enero), cuando al lado del mandatario se comprometió con los cusqueños: “antes de las próximas dos semanas haremos la convocatoria a través de ProInversión”. Llegó el 24 de enero, pasó y hasta ahora, nada.

En una licitación internacional, sin sobresaltos ni impugnaciones, ProInversión tarda no menos de cuatro meses para otorgar la buena pro. En este plazo, se incluye, un mes de la convocatoria y venta de bases, otros dos meses para el período de consultas de los postores y respuestas, otro mes para consolidar las respuestas en las bases.

Sin embargo, en una licitación normal, para la ejecución de un proyecto cuenta con estudios preliminares, que incluyen ruta definitiva, planos, memoria descriptiva, análisis de costos unitarios y presupuesto, pero en el caso del GSP no existe nada de esto. Como no hay una ruta definida con estudios serios, los postores interesados en esta obra, necesitarán de invertir unos tres millones de dólares para realizar los estudios y planos, y contar con otros seis meses adicionales para trazar un bosquejo de la ruta y contar con un presupuesto aproximado, para lo cual tendrían que enviar ingenieros y topógrafos a la zona.

Es decir, a ritmo de campeonato, ProInversión, debería tardar no menos de diez meses para conocer a los ganadores de esta licitación, quienes según la costumbre, requieren de otros dos meses para estar listos para firmar el contrato. En este plazo de 60 días, las empresas constituyen una sucursal en Perú, acreditan apoderados generales, etc.

EL PROBLEMA DE LOS CINCO TRAMOS. El proyecto inicial de ProInversión señala que el gasoducto tendrá un recorrido mínimo de 1,050 kilómetros, lo que comprende dos ramales: uno de redundancia y otro hacia la costa. La función del primero, que va  entre las Malvinas (kilometro 0) y Chiquintirca (km 207), es la de brindar seguridad energética, sirviendo como alternativa en caso de accidente del primer tramo del Gasoducto del Centro.

Para este ramal se han definido dos tramos: el I, que unirá Malvinas con Chimparina (km 82), y el II, entre Kepashiato (km 127) con Chiquintirca. Ambos tramos tendrán un ducto de diámetro de 32 pulgadas (81 centímetros).

Como se puede apreciar, hay un vacío de 45 kilómetros entre Chimparina y Kepashiato, cuya construcción está a cargo del operador del Gasoducto del Centro, la empresa Transportadora del Gas del Perú (TGP). El problema es que el contratista sueco de este tramo, Skanska, se ha corrido de la zona a raíz del secuestro de sus trabajadores por el ‘camarada Gabriel’ (en abril del 2012). Sin embargo, el viceministro Quintanilla acaba de asegurar que llueve o truene se reiniciará la construcción en mayo. No obstante, TGP enfrenta conflictos con las comunidades de Ayacucho por el derecho de servidumbre (de paso) y por si fuera poco, el Frente de Desarrollo Comunal (Fredcom) ha convocado a un paro regional el próximo 20 de marzo, lo que retrasaría aún más la construcción de este ducto.

El segundo ramal irá hacia la costa y su recorrido parte desde la localidad de Kepashiato (Cusco), uniendo el ducto de redundancia con Ilo, pasado por Quillabamba y Anta. ProInversión ha diseñado la construcción en tres tramos: el tramo III partirá desde Kepashiato y bajará hasta Quillabamba en un recorrido de 70 km, mediante un gasoducto de 32 pulgadas. Este ducto alimentará un proyecto de central térmica de Electroperú de 200 megavatios (MW).

El tramo IV unirá Quillabamba con Anta a través de 100 km con un gasoducto más delgado, de 24 pulgadas. Ello responde a una demanda del Gobierno regional, porque de acuerdo al mapa, atraviesa la zona de amortiguamiento de las ruinas de Choquequirao y Macchu Picchu. Una misión casi imposible.

El tramo V va desde Anta hasta Ilo, mediante un gasoducto de 24 pulgadas con una longitud calculada de 730 kilómetros. En Ilo se prevé instalar un llamado Nodo Energético, que no es otra cosa que centrales térmicas con una potencia en conjunto de 2,000 MW. También se instalará en este puerto sureño un Polo Petroquímico para fabricar fertilizantes, explosivos y plásticos. El interesado más constante en este esfuerzo, es la empresa brasileña Braskem.

Se conoce que hasta hoy han pasado por las oficinas del MEM y ProInversión, para empaparse del GSP, las empresas Sempra Energy (accionista mayoritario de Luz del Sur), Empresa Eléctrica de Bogotá y Promigas (ambas accionistas de Cálidda), y las empresas brasileñas Andrade Gutierrez y Kuntur (Odebrecht). En conclusión, licitándose a la velocidad del jamaiquino Ussain Bolt, el actual Gobierno podrá firmar el contrato con los postores ganadores en julio del próximo año (2014) y, a duras penas, estará en condiciones de colocar la primera piedra en julio del 2016. La inauguración sería en 2020. Fecha tan incierta como las Olimpiadas de ese mismo año, que aún no cuentan con sede.



LA RUTA POR MACCHU PICCHU

Una prueba de la improvisación y el apuro con que se viene manejando el proyecto se nota en la ruta sugerida para el GSP. En el bosquejo inicial se incluye un trazo que, al parecer se ha hecho tan sólo con una regla en un mapa por alguna persona que no conoce la zona y que se ha limitado a unir, como Euclides, el camino más cercano, desde Kepashiato hasta Quillabamba, para luego trazar una línea casi recta hasta Anta y continuar hacia Ilo (Moquegua).

Quien realizó este trazo, al parecer, ignora que entre Quillabamba y Anta se encuentran el santuario histórico de Macchu Picchu y el área protegida de Choquequirao, ambas zonas intangibles y en donde será imposible construir. Cabe señalar que el proyecto de Kuntur si tenía en cuenta este aspecto geográfico y para evitar afectar estas zonas se desvía hacia el este, superando así cualquier eventual conflicto.

Publicado originalmente en la revista Correo Semanal el 21 de febrero del 2013