Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, aunque también investiga sobre el desarrollo de las empresas peruanas en la actualidad. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881". Si desean adquirirlo, escribir al e-mail elinaresm@hotmail.com

sábado, 16 de agosto de 2014

La emisión clandestina de billetes del Banco de Trujillo en 1879. El billete de 20 centavos

El Banco de Trujillo fue fundado en 1871 y operó en una casona que pertenecía al inglés Eugenio Loyer, quien estaba casado con la peruana Ana Manuela Hoyle y Moreno (1843-1925), ambos accionistas del banco. Loyer firmó un contrato de alquiler de diez años por su casa con el banco a razón de 120 soles mensuales. En la actualidad, dicha casona está ubicada en la esquina de la calle Independencia y jirón Gamarra y ahí opera una óptica. Desde 1871 a 1879 tuvo como gerentes a José Goicochea y a Bernardino Calonge y Ochaita.

El banco llegó al año de 1879 con un país que atravesaba una larga crisis económica, sin crédito externo tras el default de la deuda externa en 1876. Un ejemplo de la crisis fue que el Banco de Lima, uno de los más grandes del país, entró en liquidación en febrero de 1878.

Antigua sede del Banco de Trujillo
Foto de Google Earth

En la noche del 27 de enero de 1879 se iba a celebrar la junta de accionistas del Banco de Trujillo pero en la tarde de ese día circuló una hoja suelta firmada por el seudónimo “Unos accionistas”, la cual fue publicada semanas después por los diarios limeños La Patria (13/II/1879) y El Comercio (05/II/1879). En esta hoja se cuestionaba la administración del Banco de Trujillo y señalaba que para el año 1879 el banco ya “no hace operaciones de ninguna clase”, aunque “mantiene un tren de empleados que cuesta 30 y tantos mil soles anuales de gastos”. Otros cuestionamientos eran porque se les da dividendos de sólo 60 mil soles si la ganancia son los intereses anuales que se cargan a los deudores, que van entre 15% y 18% sobre una colocación de S/. 800,000, debiendo ser la ganancia por lo menos de 120 mil soles; por la renuncia del cajero Julio Vásquez, un joven a quien califican de honrado, que ganaba 2,400 soles anuales y circulaba “la voz de que su renuncia es origen de no haber querido sentar algunas operaciones á que se le obligaba”;  así como por qué no se publicaban los estados mensuales del banco desde agosto de 1878, por qué los gerentes tienen una renta fija mensual de 400 soles cada uno cuando los estatutos señalan que este monto es para los gerentes en conjunto, entre otras irregularidades cometidas  por el  gerente Goicochea.

La principal acusación que hacía esta hoja suelta, era que el banco había hecho una emisión clandestina de más de 50 mil soles en billetes de 10 y 20 centavos. Debemos indicar que el Decreto del 8 de diciembre del 1873 establecía que ningún banco podía emitir billetes de valor inferior a 4 soles, aunque billetes de centavos de sol circularon hasta la víspera de 1879. El Decreto del 18 de diciembre de 1873 autorizó la emisión de 250 mil soles en billetes al Banco de Trujillo y al 31 de diciembre de 1877, los billetes de este banco ascendían a S/. 156,252.


Ante estas acusaciones, el Prefecto de La Libertad, Carlos Ferreiros, intervino el banco el mismo 27 de enero. La comisión interventora, conformada por los subprefectos Alejandro Pinillos y Manuel Sebastián Valdivia, comprobó una emisión espuria de 38 mil soles en billetes fechados en 1876.

El seudónimo de “Unos accionistas” publicó un nuevo comunicado el 4 de febrero, día en que se iba a efectuar una nueva junta de accionistas del banco intervenido. En el comunicado señalaba que la emisión espuria de billetes había servido para que los gerentes compren acciones “en provecho propio”, que los gerentes habían concluido oficialmente su gestión en junio de 1878 y siempre se habían reelegido desde el año 1871 por “la gran cantidad de acciones compradas, origen de la emisión clandestina” (El Comercio 11/II/1879 y La Patria 13/II/1879) y pedía que la junta de accionistas decida la incineración en plaza pública de 70 mil soles en billetes de 10 y 20 centavos que existían sin haberse emitido, además de los billetes de otros tipos que existían firmados y sin firmar, porque los acreedores del banco podían exigir a sus accionistas el 50% del capital no pagado del banco. El banco tenía un capital de 2 millones de soles y entendemos que sólo la mitad había sido pagada.


El mismo comunicado explicaba la relación entre el directorio y los dos gerentes y su responsabilidad en la emisión clandestina de billetes: “… el un director, Cárlos Archimbaud primo hermano del gerente Calonge, después de haber estado siempre ligado por intereses particulares, actualmente comen y viven juntos; el otro señor Quevedo, para poder ser director ha tenido el señor Calonge que prestarle de sus acciones las diez que representa; y el otro señor Valderrama que poseía cinco compradas por su esposa, ha tenido que prestarle otras cinco el señor Goicochea, según esto, el personal todo es un individuo lo cual no garantiza nuestros derechos, que acaban de comprobarlo la emisión sorprendida”.

Creemos que la junta de accionistas votó por la incineración inmediata de los billetes, pues en la actualidad quedan pocos billetes del Banco de Trujillo, que tal vez fue liquidado después de esos acontecimientos, aunque durante 1879 figura con una suscripción mensual de 2 mil soles como donativo para la guerra con Chile sin saber hasta cuando hizo efectiva esa donación.

El Specimen de 20 centavos

Como ya hemos explicado, una parte de la emisión de los billetes de 10 y 20 centavos del Banco de Trujillo era clandestina, no figuraba en los balances del banco, los cuales fueron incinerados.

Tenemos a la vista un specimen del billete de 20 centavos, similar a los billetes que circularon. Una de las cosas que me llamó la atención es que este specimen cuenta con numeración 0005 y he visto otro con la numeración 0006, mientras specimen de otros billetes generalmente no tienen numeración o salen con 0000. Es probable que estos specimen se cuenten dentro de la emisión total.

El billete de 20 centavos del Banco de Trujillo era de color verde con negro, fue impreso por la American Bank Note Company y contaba con las siguientes características:



En el anverso, el billete contaba en cada lado con la representación del dios Hermes (mitología griega) o Mercurio (mitología romana), dios mensajero, de los viajeros, de los pastores, de los comerciantes y de los ladrones, y al centro con una viñeta de 20 centavos. En el reverso contaba en cada extremo con una viñeta de 20 centavos y en medio decía “El Banco de Trujillo fundado en 1871”.

Bibliografía

Camprubí Alcázar, Carlos. 1957. Historia de los Bancos en el Perú (1860-1879). Lima: Editorial Lumen

Dancuart, P. Emilio. 1908. Anales de la Hacienda Pública del Perú, Tomo X - 1875 á 1878. Lima: Imprenta de La Revista


Vega Cárdenas, Miguel Adolfo. “El primer banco de Trujillo”, en: La Industria de Trujillo, 8 de noviembre de 1990: http://historiadocumentaldetrujillodelperu.blogspot.com/2008/09/el-primer-banco-de-trujillo.html

Artículo publicado en la revista Magazzine Perú Numismático de agosto del 2014


No hay comentarios.:

Publicar un comentario