Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, y también investiga sobre el actual desarrollo de las empresas peruanas. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881".

domingo, 17 de abril de 2022

La Semana Santa en la Lima ocupada de 1881

 

Convento de Santo Domingo. Captura de video de la Municipalidad de Lima.

El ejército chileno ingresó a Lima el 17 de enero de 1881 e inició una ocupación que se prolongó por casi tres años.

En el primer año de ocupación, la Semana Santa se inició el 10 de abril con Domingo Ramos, continuando con Jueves Santo el 14 y Viernes Santo el 15 de abril de 1881, los mismos días que este 2022.

¿Cómo se vivió en Lima esa primera Semana Santa bajo la ocupación chilena? Hay dos testimonios de esa época: uno del diario peruano El Orden y el otro del diario chileno La Actualidad.

El Orden era el diario oficial del Gobierno de Francisco García Calderón, que se había instalado en Magdalena en marzo de 1881. El diario no solo contenía información oficial, decretos, etc., del Gobierno de García Calderón, sino también una editorial, noticias del interior, movimiento bursátil, notas religiosas, reproducía poemas de Carlos Augusto Salaverry, etc. Era de una sola hoja (dos páginas), salía de lunes a sábado, era publicado por la Imprenta del Teatro por Pedro Romero y aparentemente no tenía director, pero varias notas eran firmadas por el presbítero Germán de la Fuente Chávez.

El diario La Actualidad era un periódico fundado y dirigido por el chileno Luis E. Castro.  Era un diario de dos hojas (cuatro páginas), publicado por la imprenta del diario El Peruano (ocupado por las armas chilenas en aquel entonces), tuvo una corta existencia -de enero a mayo de 1881- y recibió un subsidio del ejército chileno. Con el diario El Orden se diferenciaba en que propalaba noticias parcializadas a Chile y en que usaba la ortografía Bello, diferente a la ortografía de la Real Academia que se usaba en Perú.

En la Semana Santa de 1881, El Orden publicó ejemplares el jueves y el sábado, que salían en la tarde de ese día, ya con noticias de la mañana. En la del Jueves Santo del 14 de abril, se publicó una larga editorial titulada “La semana santa en Lima, en 1881”, en donde compara como las familias antes gastaban para la Semana Santa y como se estaba viviendo en 1881.

Por eso durante los días precedentes, el comercio adquiria una animación no acostumbrada, tanto mas cuanto que los precios no eran tan elevados, el dinero abundaba y cada madre quería que sus hijos asistiesen á la iglesia realzando, si fuese dable, los encantos de la inocencia con los artificiales de moda. Los mas antiguos comerciantes de hoy recuerdan sin duda con tristeza esos pasados tiempos, en que vendían en pocos días mas que en un año entero, pues desde la acaudalada y aristocrática señora hasta el ultimo operario, no había quien no hiciese toda clase de esfuerzos para asistir con la mayor decencia á las solemnidades religiosas…

Las sesenta y mas iglesias de la capital no eran demasiado grandes para contener al pueblo piadoso que acudía á ellas á presenciar los Santos Oficios y cumplir los deberes que el Cristianismo impone. Los Virreyes en tiempos mas remotos, y después los Presidentes, con todo su séquito , así como la magistratura y corporaciones, se apresuraban á ser de los primeros en dar este ejemplo de religiosidad al pueblo, y se les veía en los días de Jueves y Viernes Santo concurrir á la Catedral, y en la tarde recorrer varios templos, «andando Estaciones y visitando los Monumentos», contaba El Orden sobre como era antes de 1881 y continuaba como era la situación actual, con la miseria ocasionada por la guerra.

“Ya no es dable ver esa pasada animación del comercio en estos solemnes días, porque hoy las familias, no solo han perdido su opulencia, que las hacia prodigar sus caudales en lujosos vestidos, sino que han olvidado los incentivos de la vanidad fastuosa ante la imperativa voz del instinto que pide:-pan!...

A nadie sorprenda pues ver convertida la capital en una verdadera calle de la Amargura, por donde se ve atravesar la llorosa procesión de todo un pueblo, que marcha hácia el Calvario, con caracteres de marcarda semejanza con los que la religión nos recuerda en estos tristes días. Hoy han desaparecido todas esas solemnidades con que nuestra religiosidad conmemoraba la Redención del linaje humano, y en que éramos acompañados por todos los poderes del Estado; hoy apenas si se abren un rato los templos para que allí se refugien nuestros desgarrados corazones, á fin de sacar del sacrificio de la Divina Victima, fuerzas para consumar el nuestro; hoy Lima, y el Perú mismo, sirven á su vez de espectáculo al mundo, que los contempla pendientes de su Cruz en la cumbre de su infortunio…

Si; el único consuelo que nos ofrece la triste situación nuestra se encuentra en la religión y en la semejanza que, bajo cierto respecto, existe entre el Calvario del Redentor y el de nuestra patria. La presente Semana Santa nos será de gran provecho moral si comparamos una Cruz con otra, y aprendemos en esa gran escuela del sacrificio, la ciencia de la abnegación, para inmolar nuestro individuo en aras de la salvación común”.

El sábado 16 de abril, en el mismo diario, en la sección “Boletín del día”, había una nota llamada “La Semana Santa”, que decía lo siguiente:

“La afligida capital del Perú celebró, como lo preveiamos en nuestro último número, con insólito recojimiento y circunspección la Semana Santa. Las familias creían interrumpir su duelo nacional concurriendo, como en años anteriores, á los templos en la noche del Juéves Sánto, y solo se han permitido ir de día, volviendo en seguida á su clausura obligada. Hoy mismo, Sábado de Gloria, no se ha oido el acostumbrado repique, lo que prueba lo que el duelo aun continua para todos”.

El diario chileno La Actualidad narraba una situación parecida, pero desde otro punto de vista. En su edición del lunes 18 de abril, apareció en la sección Crónica una nota llamada La semana santa. Lo interesante es que cuenta que el tradicional recorrido de las estaciones, o iglesias, de Jueves Santo, no se llevó a cabo porque las iglesias permanecieron cerradas, así como el gobierno civilista de García Calderón no participaba de las actividades de la iglesia pierolista. La nota -con la ortografía Bello que usaban los chilenos- es la siguiente:

“Parece que todo Lima ha cumplido con la iglesia en la semana que ha concluido: tal era la afluencia de jente que llenaba los templos i circulaba por las calles.

Durante los dias jueves i viérnes por antigua costumbre, pues entendemos que no hubo órden ninguna, se interrumpió el tráfico de vehículos i cabalgaduras. Ni aún los vendedores ambulantes alteraban con sus gritos acostumbrados el silencio de la ciudad.

En las ceremonias del jueves santo ofició el arzobispo en la iglesia catedral, i desde las dos de la tarde del mismo dia comenzaron las estaciones. En la noche los templos estuvieron cerrados, así fué que chasco se llevaron los que esperaban las estaciones de otro tiempo de tantas i tan dulces aventuras.

Pero si faltó este profano atractivo, que le ha dado a esta ceremonia tanta popularidad entre los poco creyentes i respetuosos, hubo en cambio de ventaja que la hermosura i gracia tradicional de las limeñas se lució a la plena luz del dia.

El viérnes santo hubo en casi todas las iglesias las ceremonias llamadas de tres horas, i nos dicen que la de Santo Domingo, procesion del Santo Sepulcro dentro de las naves del templo.

Esta procesion ha sido en otros tiempos una fiesta oficial a la que concurria el gobierno; pero por esta vez parece que el gobierno es civilista i la iglesia pierolista, a estarnos a lo que cuenta, de manera que no ha tenido esta pompa mas.

El sábado a las nueve de la mañana, los voladores i cohetes quemados con profusion, i todo el bullicio restablecido indicaban que el luto i la tristeza habian terminado i que borrada la cuenta pasada comenzaba otra nueva.

Habia muerto el pescado i, concluida su rejencia de cuarenta dias, la carne volvía a tomar su imperio sobre los frájiles humanos”.

A continuación, seguía otra nota llamada Retreta, en donde se leía que “Estraordinariamente concurridas estuvieron las que las bandas de música de esta guarnicion ejecutaron en las noches del jueves i sábado en la Plaza Principal”.

lunes, 28 de marzo de 2022

1939: el primer caso de un laboratorio clandestino de cocaína en Perú

 

El primer caso de un hallazgo de un laboratorio clandestino de cocaína, fue en Perú en el lejano marzo de 1939. Es una noticia que pasa cada inadvertida cuando se trata de historias sobre el origen del tráfico ilícito de cocaína.

En este caso estaban involucrado ciudadanos alemanes, lo que no resulta raro tomando en cuenta que en ese entonces, Alemania tenía muchos profesionales químicos farmacéuticos, pues fue un país pionero en ese sector en el mundo. Después de todo, fueron científicos alemanes quienes por primera vez aislaron la morfina (1805) y la cocaína (1860) y fue una empresa alemana (Bayer) la primera en comercializar la heroína (1898) como medicamento para la tos.

LOS ALEMANES, LA COCAÍNA Y OTRAS DROGAS.

Cuando inició el siglo XX, la cocaína era un producto legal. Perú y Java Holandesa fueron los principales productores de hoja de coca y cocaína cruda (sulfato de cocaína) que los laboratorios europeos, principalmente alemanes, la convertían en clorohidatro de cocaína para uso médico, aunque ya era muy conocido su uso recreativo.

En el período 1911-1913 la producción mundial de clorohidrato de cocaína era un estimado de 16,700 Kg anuales, de los que 11,700 Kg se producía en Alemania.(1) Los principales laboratorios alemanes eran: Merck, Boehringer Mannheim, Knoll, Gehe, Riedel y Boehringer Ingelheim.(2)

Debido a las medidas de control impulsadas por Estados Unidos, la producción mundial de cocaína cayó. En 1930 se produjeron 4,680 Kg de clorohidrato de cocaína en todo el mundo, de los que 1,192 Kg eran de Japón y 1,153 Kg de Alemania, una gran caída en comparación a los años previos a la Primera Guerra Mundial como consecuencia de las medidas de control de la Conferencia de Ginebra de la Liga de Naciones en 1925. Paradójicamente, Perú fue uno de los países fundadores de la Liga de Naciones de 1920.

Si bien disminuyó la producción mundial y alemana de cocaína, durante el Gobierno Nazi (1933-1945) en Alemania se promovió la producción y consumo de otras drogas.(3)

LA INVESTIGACIÓN POLICIACA Y EL LABORATORIO EN MIRAFLORES

En 1939 la cocaína era legal y circulaba en algunas farmacias, pero su producción y comercialización estaba regulada.

Según investigación de la Subprefectura e Intendencia de Policía de Lima, habían extranjeros que se dedicaban a la venta de “drogas heroicas” (así la llamaban), “vendiéndolas a personas ya conocidas por ellos que hacen uso de estos estupefacientes, frecuentando, para tal objeto, la Plazuela de La Merced”.(4) El intendente Carlos Zapata Alayza ordenó una vigilancia sobre los traficantes, localizando su domicilio donde elaboraban la cocaína.

El reportaje sobre el caso publicado el 31 de marzo de 1939 en el diario Universal, la casa de estos traficantes era en el entonces balneario de Miraflores, precisamente en la calle Bellavista N° 576, el cual era vigilado.

“Fue así como pudo observarse que a él ingresaban dos individuos extranjeros, los que internaban en dicha casa frascos grandes, iguales a los que empleaban las farmacias, así como otros implementos, no dudándose ya que en ella funcionaba el laboratorio clandestino que se trataba de descubrir” señala el reportaje, agregando que el 28 de marzo se incursionó en el inmueble, encontrándose el laboratorio clandestino con 400 gramos “más o menos” de “droga heroica”, “lista ya para el comercio ilícito, otra cantidad en plena preparación y varias tabletas de regulares dimensiones”.

La policía arrestó a los ciudadanos alemanes Otto Lictzenmayer y Berthold Feuchtipger, dueños del laboratorio clandestino, quienes fueron llevados a la Cárcel Departamental de Varones.

La casa fue intervenida por el juez instructor de turno Aurelio Villa García, el jefe de la sección narcóticos de la Dirección de General de Salubridad Pública Carlos Avalos y del auxiliar de dicha sección Luis García. Los funcionarios de salubridad determinaron que la droga era clorohidrato de cocaína, “habiéndose decomisado, asimismo, los aparatos y demás implementos empleados en su preparación”.

La policía formuló la denuncia ante el Juzgado de Instrucción de turno, a quien le entregó la droga.

Busqué más noticias de este tema, pero no encontré. Ignoró que pasó después con los dos ciudadanos alemanes, pero sí puedo mencionar que cinco meses después se inició la Segunda Guerra Mundial.

La policía peruana no volvió a encontrar un laboratorio clandestino de cocaína en Lima hasta el caso Villa Coca en 1985, cuando explotó el segundo piso de una casa en Surquillo, pero esa es otra historia.

NOTAS

(1) Bosman, Hans Harold (2012). The history of the Nederlandsche Cocaïne Fabriek and its successors: as manufactorers of narcotic drugs, analyzed from an international perpective. Hans Bosman, p. 74.

(2) Ídem, p.77.

(3) Pi, Jaume (15/3/2020). El Tercer Reich, un régimen de adictos (a las drogas). Recuperado de https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-contemporanea/20200315/474098557872/tercer-reich-regimen-adictos-drogas.html

(4) “Descubrieron las autoridades un laboratorio clandestino de drogas heroicas en Miraflores”, en: diario Universal, 31 de marzo de 1939.

 


miércoles, 19 de enero de 2022

Bellavista y su primera etapa como distrito del Callao 1839-1886

 

Plano de Bellavista de 1905 de F. Fajardo editado por Darío Arrus. Se observan calles que hoy existen, como Maranga, Colina, Fajardo, Bolognesi y Heros. La leyenda en el texto. Click para ampliar.

Este 20 de enero, Bellavista cumple 273 años de fundación española. Fundada en 1747 por decreto del virrey José Antonio Manso de Velasco y Sánchez de Samaniego, I conde de Superunda, como una población “con calles, plazas é Iglesia parroquial con vivienda para el cura” (1).

Si bien la Municipalidad Distrital de Bellavista tiene como aniversario el 6 de octubre, puesto que ese día de 1915 se emitió la ley que la nombró como distrito, Bellavista ya había tenido una primera etapa como distrito, que fue desde 1839 hasta 1886, la cual ha caído en el olvido.

Previo a su elevación como distrito, el protector de la Confederación Perú-Boliviana, Andrés de Santa Cruz y Calahumana​, en decreto del 20 de agosto de 1836, erigió “en Gobierno Litoral los pueblos del Callao y Bellavista… El Gobernador de la provincia Litoral del Callao y Bellavista, reunirá los mandos civil y militar y la comandancia de marina de aquel puerto”.(2)

Decreto que crea la Provincia Litoral de Callao y Bellavista. Foto: El Eco del Protectorado. Click para ampliar.

Con el fin de la Confederación, el jefe superior de los departamentos del Norte, Antonio Gutiérrez de la Fuente, “declaró subsistente la creación de esta provincia, con solo el distrito de Bellavista, por decreto de 12 de Abril de 1839”.(3)

A lo largo del siglo XIX, la provincia del Callao contaba solo con dos distritos: Bellavista y Callao.

Bellavista era un pueblo con poca población. Según el censo de 1862, la población del distrito del Callao era de 17,539, mientras el distrito de Bellavista tenía 1,076 habitantes. En el censo de 1876, la población del distrito del Callao era de 34,606, mientras el distrito de Bellavista tenía solo 854 habitantes; es decir, en 14 años el distrito del Callao, casi duplicó su población, mientras el de Bellavista cayó en 21%.

De acuerdo al Diccionario Geográfico de Paz Soldán de 1876, Bellavista tiene “calles como de 7 metros de ancho. Hay un panteón para protestantes; una gran fábrica de fundición de fierro y maquinarias de propiedad del Gobierno, que se ocupa casi exclusivamente en la reparación de los buques de guerra. También existen allí los almacenes fiscales del trigo que se importa por el Callao.(4)

La Guerra con Chile arruinó al Callao y con ello, a Bellavista. La escuadra chilena bloqueó el puerto del Callao desde el 10 de abril de 1880 al 17 de enero de 1881, obligando al Banco del Callao y a otros negocios a mudarse a Lima para evitar daños por los bombardeos. El Callao estuvo ocupado por el ejército chileno desde el 18 de enero de 1881 hasta el 20 de octubre de 1883.

El 23 de octubre de 1883, las autoridades peruanas reasumieron sus funciones en la Municipalidad Distrital de Bellavista y en la Municipalidad Provincial del Callao, pero con una difícil situación económica debido a la guerra, como queda atestiguado en las Memorias Municipales del Callao posteriores a la guerra. El Callao atendía al distrito de Bellavista con un subsidio de 100 soles mensuales, que luego aumentó a 278 soles, “por la parte proporcional que le corresponde del impuesto de mojonazgo”.(5)

En 1886 Gobierno de Andrés A. Cáceres decidió desaparecer el distrito de Bellavista por “innecesaria desde que su administración local y política, puede ser ventajosamente servida por las autoridades de la Provincia Constitucional del Callao”.(6)

De esta forma, llegó a su fin el primer distrito de Bellavista (1839-1886) y el Callao se quedó como una provincia sin distritos, los cuales no volvió a tener sino hasta 1915.

LEYENDA DEL PLANO DE BELLAVISTA DE 1905

Cuadros en blanco: terrenos desocupados.

Cuadros rosados: población de 1855.

Cuadros marrones: población de 1870.

Cuadros amarillos: población de 1905.

Letras

J: jardín.

H: huerta.

P: potrero.

Números

48: Depósito de trigo de Bellavista.

49: Estación de tren de Bellavista.

50: Iglesia de Bellavista y antiguo cementerio.

51: Hospital de San Juan de Dios de mujeres, antiguo cuartel y Factoría del Estado.

52: Club Internacional Tiro al Blanco de Bellavista.

54: Estación del tren eléctrico de Bellavista.

62: Panteón inglés. 

65: Plaza de Bellavista.

NOTAS

(1) Darío Arrus. 1904. El Callao en la época del coloniaje antes y después de la catástrofe de 1746. Fundación de Bellavista. Callao: Imprenta del Callao, pp. 69-70. (puede verse aquí).

(2) El Eco del Protectorado. Lima, 24 de agosto de 1836, decreto de Andrés de Santa Cruz del 20 de agosto. Los ejemplares de este diario le tomé foto en la Biblioteca Central de la Universidad de San Marcos.

(3) Mariano Felipe Paz Soldán. 1877. Diccionario Geográfico Estadístico del Perú. Lima: Imprenta del Estado, pp. 130-131.

(4) Ibídem, p. 104.

(5) Memorias presentadas a la H. Municipalidad del Callao en el año de 1884. Lima: Imprenta de “El País” dirigida por Miguel Marisca, pp. 35-36.

(6) Archivo Digital del Congreso. Ley del 11 de septiembre de 1886 (ver aquí).


lunes, 6 de diciembre de 2021

Las 17 familias más ricas del Perú en el 2021

 

El patrimonio de las familias más ricas del Perú ha disminuido en el 2021, aunque con algunas notables excepciones. La principal causa de esta disminución es el alza del dólar, 12.68% en lo que va del año, pero también porque se realiza la comparación de las empresas peruanas con otras similares que cotizan en bolsa (peruanas y del extranjero) y estas tampoco han subido mucho.

La Bolsa de Valores de Lima se ha recuperado, aunque la cotización de las acciones no se ha disparado debido a la incertidumbre política.

Un análisis de Faro Capital es claro en señalar que hay “un retroceso cercano al 25% en los múltiplos de valorización de las empresas peruanas como resultado del significativo incremento en el riesgo país”.

La pandemia ha ocasionado una caída de los ingresos de la mayoría de los negocios, aunque con dos excepciones en Perú: ventas de alimentos (principalmente en el sector retail) y el cemento. Muchos negocios aún operan con ciertas restricciones, pero el alza de los commodities estuvo beneficiando a los empresarios mineros hasta cierto punto: la incertidumbre política y el conflicto social en Ayacucho cortó el incremento de la cotización de las acciones mineras.

El listado de las 17 familias más ricas del Perú es el siguiente:

Hacer click para agrandar.

La lista del año pasado la pueden ver aquí.

A continuación, una descripción del patrimonio de cada familia.

Fortunato Brescia Moreyra, presidente de Minsur. Foto: BBVA Perú

1. BRECA: US$ 4,920 millones

La familia ha tenido un retroceso en su patrimonio debió a la baja de las acciones del BBVA Perú su principal inversión.

En julio, el proyecto cuprífero Mina Justa (Ica) inició operación comercial, tras inversión de US$ 1,600 millones. La familia Brescia tiene el 60% de Mina Justa a través de Minsur, en donde ellos tienen el 100% de las acciones comunes. Minsur, con operaciones en Perú y Brasil, opera San Rafael (Puno), la mina de estaño más grande de occidente. El 40% de Mina Justa lo tiene Empresas Copec de Chile. Otra subsidiaria de Minsur es Melón, que es la mayor cementera de Chile.

La familia también controla Tecnológica de Alimentos SA (Tasa), que es la mayor productora de harina de pescado. También son los principales accionistas de Rímac Seguros, cuyas utilidades han disminuido este año por los siniestros ocasionados por la pandemia.

El grupo está presente en siete países.

Gabriela Pérez y Carlos Rodríguez Pastor. Foto: Foto: Rob Latour/REX/Shutterstock

2. RODRÍGUEZ PASTOR: US$ 3,950 millones

La familia tiene dos grandes empresas que listan en bolsa: Intercorp Financial Services e InRetail. Si bien las acciones de la primera han caído por la incertidumbre política, las de InRetail ha recuperado sus niveles de prepandemia, gracias a las ganancias de sus supermercados Plaza Vea. A fines del 2020, InRetail adquirió la mayorista Makro por US$ 360 millones, cuyos malls Real Plaza se vieron favorecidos por la ampliación del aforo.

El reverso de la medalla son los hoteles Casa Andina y los cines Cineplanet, ambos bajo el control de Gabriela Pérez, esposa de Carlos Rodríguez Pastor, que se han visto muy afectadas por la pandemia. Los colegios Innova School siguen operando a pérdida.

En febrero, Nexus Group, el fondo de Carlos Rodríguez Pastor, adquirió el 20% de Intralot (ya tenía el 80% restante) por US$ 21 millones. Intralot opera la lotería La Tinka, el portal de apuestas deportivas Te Apuesto, entre otras.

El grupo está presente en 11 países.

3. ROMERO: US$ 3,620 millones

El grupo ha estado muy activo en ventas este año. En octubre vendió su operador logístico Ransa al fondo HIG Capital. El 2012 ya había intentado venderlo al fondo Citi Ventures, sin éxito.

Alicorp ha vendido sus subsidiarias en Brasil y Argentina, ambas a perdida, aunque en agosto repartió un dividendo extraordinario de S/ 500 millones, el más alto en la historia de la empresa.

El principal patrimonio de la familia es su participación en Credicorp, cuyas acciones han caído mucho este año, principalmente por la incertidumbre política. Su subsidiaria Pacífico Seguros se vio muy afectada por la pandemia y este año tiene pérdida récord.

El grupo está presente en 16 países.

Vito Rodríguez. Foto: ATV

4. RODRÍGUEZ: US$ 2,780 millones

Leche Gloria es la principal empresa de los hermanos Vito y Jorge Rodríguez Rodríguez, cuyas ventas se dispararon en la pandemia. También le va bien a Holding Cementero, que agrupa a sus empresas cementeras en Perú, Bolivia y Ecuador, principalmente por las ventas de Yura. A pesar de esto, la valorización de estas empresas no es muy alta porque se le compara con Nestlé, Danone, Grupo Argos y Cemex, cuyo desempeño en bolsa ha bajado este año.

Su negocio azucarero está al vaivén del sector.

El grupo está presente en siete países.

Eduardo Hochschild Beeck. Foto: Vanity Fair/Matias Uris

5. HOCHSCHILD: US$ 810 millones

Las acciones de Hochschild Mining se han remecido por el peligro del cierre de las operaciones en Ayacucho de su subsidiaria Minera Ares, la segunda productora de plata del país. Hasta ahora, la cotización de estas acciones no se recuperan.

Antes del conflicto social en Ayacucho, Hochschild Mining anunció que ejercerá su opción para tener el 60% del proyecto aurífero Snip en Canadá y que escindirá su proyecto de tierras raras en Chile en un nueva empresa.

En diciembre del año pasado, Eduardo Hochschild vendió el 12% de acciones que tenía en Hochschild Mining por £ 123 millones, con lo que ahora tiene el 38.3%.

Cementos Pacasmayo tiene un buen año que se refleja en sus estados financieros, pero no en la cotización de sus acciones.

El grupo está presente en cinco países.

De izquierda a derecha: Eduardo Belmont Anderson, su nieta Andrea Franco Belmont y su hija Claudia Belmont Graña. Foto: Lima/Asia Sur.

6. BELMONT GRAÑA: US$ 740 millones

La pandemia ha afectado gravemente a las compañías que se dedican a la venta directa. En el caso de Belcorp, fundada en 1988 por Eduardo Belmont Anderson, sus ventas han disminuido en 25%, llegando a US$ 880 millones, lo que afecta mucho su valorización como empresa.

Las principales operaciones de Belcorp están en Colombia.

El grupo está presente en 13 países.

De izquierda a derecha: Roque, Blanca, Raúl y Mercedes Benavides Ganoza, con un busto de su padre al medio. Foto: Municipalidad de Miraflores.

7. BENAVIDES: US$ 620 millones

Los hermanos Benavides Ganoza son los principales accionistas de Minas Buenaventura, en donde son accionistas minoritarios algunos de sus familiares (Benavides Alfaro, De la Torre de la Piedra). Las acciones de Buenaventura han caída 41% este año.

Buenaventura es la tercera productora nacional de plata y la cuarta de plomo. Tiene el 43.6% de Minera Yanacocha, que por dos décadas fue la mayor productora de oro y hoy es la segunda. También tiene el 19.6% de Cerro Verde, que es la segunda productora de cobre del país y la sexta del mundo.

El grupo opera en cuatro países.

8. FISHMAN: US$ 570 millones

El negocio familiar se inició vendiendo cuadernos Justus en la década de 1940 y hoy son dueños de Papelera Nacional, la más grande del país. A través de Pacifico Retail tienen el 50% de las librerías Tai Loy.

Su holding Pacifico Corp tenía el 10% de las acciones de la constructora Aenza, pero en agosto han reducido su participación al 8.7% vendiendo a pérdida.

Quimpac es la base del grupo, la mayor productora de sal y soda cáustica del Perú, con subsidiarias en Bolivia, Ecuador y Colombia. La familia también es propietaria de Katrium Industrias Químicas en Brasil.

El grupo tiene inversiones en seis países.

9. LINDLEY: US$ 550 millones

La fortuna actual de los hermanos Lindley Suárez se basa en la venta de Corporación Lindley el 2015 por US$ 900 millones.

Actualmente, tienen una participación minoritaria en Arca Continental, empresa mexicana embotelladora de Coca-Cola e Inca Kola, y son propietarios de las tiendas por conveniencia Tambo, cuyo crecimiento casi se ha detenido en la pandemia.

El grupo tiene inversiones en dos países.


Andrés y Verónica Marsano Conroy. Foto: Facebook.

10. MARSANO: US$ 530 millones

Los hermanos Marsano Conroy son los dueños de Minera Aurífera Retamas (Marsa), que opera la mina San Andrés (Pataz, La Libertad) y sufrió por la paralización de sus operaciones el 2020, pero este año su producción se ha disparado en 67%, convirtiéndose Marsa en la tercera productora de oro del país, habiendo invertido US$ 21 millones este año y US$ 17 millones el 2020.

Paul Mulder Fort, gerente general de Emefin, y Nicolás Mulder López de Romaña, gerente general de SuperPet y SuperZoo. Foto: Cosas.

11. MULDER: US$ 500 millones

La base del patrimonio familiar de los hermanos Mulder Panas fue los US$ 591 millones que recibieron el 2018 por la venta de Química Suiza.

El holding familiar Emefin ahora es dirigido por la tercera generación de la familia y su principal inversión es la adquisición de tiendas para mascotas en el extranjero.

El grupo tiene inversiones en seis países.

12. BELMONT DAUELSBERG: US$ 450 millones

La empresa Yanbal, fundada por Fernando Belmont Anderson en 1967, tuvo una caída en sus ventas de 39%, llegando a US$ 536 millones. Sin embargo, una empresa de la familia, Mafer Real Estate, compró la empresa española Klebert Properties, propietaria de una planta en Madrid.

La CEO de Yanbal, Janine Belmont Dauelsberg, aspira a que las ventas de la compañía suban en 30% y a que el 10% de sus ingresos provengan de sus tiendas virtuales.

Al igual que Belcorp, Colombia es el principal mercado de Yanbal.

El grupo está presente en nueve países.


Richard, Kelly y César Acuña Núñez. Foto: Twitter.

13. ACUÑA: US$ 410 millones

Los hermanos Acuña Núñez controlan dos universidades: Universidad César Vallejo (UCV), fundada por su padre César Acuña, y la Universidad Señor de Sipán, en donde su madre Carmen Núñez es la presidenta.

Por la pandemia, la UCV tuvo una caída de sus ingresos de 16% y la Universidad Señor de Sipán de 8%, pero su valorización ha mejorado porque se le comparada con Laureate, Strategic Education y Ser Educacional, cuya cotización de acciones han subido bastante este año.

César Acuña Peralta figura en la Sunarp como propietario de 17 inmuebles y de 132 vehículos, entre estos últimos, un Mercedes Benz 500 SL.

Evangelina Arias Vargas, presidenta de Minera Poderosa. Foto: revista Nueva Minería.

14. ARIAS VARGAS: US$ 400 millones

Las hermanas Evangelina e Isabel Arias Vargas son las principales accionistas de Minera Poderosa, que este año se ha convertido en la mayor productora de oro del país, gracias a sus minas en Pataz (La Libertad).

Evangelina Arias es presidenta de Poderosa y ha sido presidenta de la Sociedad Nacional de Minería.

Ellas también son importantes accionistas de la Minera San Ignacio de Morococha, en donde la presidenta es Isabel Arias.

El padre de ellas fue Jesús Arias Dávila, destacado empresario minero fundador de Poderosa en 1980.

15. WONG: US$ 360 millones

Los hermanos Wong Lu Vega vendieron sus supermercados Wong en el 2007 por US$ 300 millones y sus acciones en Cencosud por US$ 200 millones el 2011. Desde entonces, afianzaron sus negocios, pero cada hermano también empezó a tener negocios por su cuenta. Este año hicieron oficial su separación, por lo que es la última vez que los presento como un grupo en conjunto.

Tras la separación, Erasmo Wong se queda con los centros comerciales Plaza Lima Norte, Plaza Lima Sur y Mall del Sur, las pollerías Mediterráneo, la maderera Maderacre, la Panistería, la mayor parte de las acciones de la Caja Prymera, predios agrícolas en el norte del país, negocios inmobiliarios y el canal Willax, en donde ha inyectado capital por S/ 68 millones.

Edgardo Wong se queda con el control de las azucareras Paramonga y El Ingenio, con Acuicultores Pisco, con la pesquera Prisco, entre otras.

Efraín Wong es propietario de las tiendas naturistas Flora & Fauna. Sus hijos manejan Inversiones EWS y varias empresas que comienzan con la sigla EWS.

Una característica de esta familia, es que la mayoría de los nombres de la segunda y tercera generación comienza con la letra E, incluso hay varios Erasmo y Edgardo en la familia.

16. PICASSO ARIAS: US$ 350 millones

Al igual que sus hermanas, Carolina Arias Vargas es importante accionista de Poderosa y de San Ignacio de Morococha, a través de Talingo Corporation, pero está separada de sus hermanas debido a una disputa societaria que tuvo con ellas en San Ignacio de Morococha.

El esposo de Carolina es José Picasso Salinas, empresario minero que también tiene participación en Poderosa y San Ignacio de Morococha representado las acciones de Xelor Shipping, Zulema Investment y Sarran Trading. José Picasso es presidente de Volcan Compañía Minera, en donde tiene una participación minoritaria (0.4%).

Otras hermanas de Carolina, Verónica y Mónica, integran el directorio de San Ignacio de Morococha. Sus hermanos Fernando y Daniel controlan Perenesa y Minera Andina de Exploraciones.

Ricardo Rizo Patrón de la Piedra, presidente de Unacem. Foto: Encuentro Iberoamericano Lima 2018.

17. RIZO PATRÓN: US$ 320 millones

Unión Andina de Cementos (Unacem) es la líder del mercado de cementos del país y en estos momentos, sus directivos están planeando una reorganización de la empresa. A pesar de que las ventas de cemento se han disparado en pandemia, por el boom de la autoconstrucción, la cotización de sus acciones no ha subido de la misma manera.

Los hermanos Rizo Patrón de la Piedra, hijos del fundador de la empresa -Jaime Rizo Patrón-, controlan el 36% de acciones de la empresa.