Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, y también investiga sobre el actual desarrollo de las empresas peruanas. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881".

martes, 3 de diciembre de 2019

Las 17 familias más ricas del Perú en el 2019



Como es común en Latinoamérica, son familias los que controlan las principales empresas. En algunos casos, estos grupos familiares las conforman hermanos (como en el caso de los Rodríguez de Leche Gloria), en otros padres con sus hijos separados de sus otros familiares (como lo es en los Belmont), pero en otros, abarcan primos y/o sobrinos (Brescia, Romero).

Este año, bajaron en su cotización las acciones de muchas empresas que cotizan en bolsa debido al contexto internacional, a lo que se sumó una reducción en la producción de minerales de las empresas que son controladas por las familias que figuran en esta lista (Benavides, Hochschild, Del Castillo, Marsano).

Los montos que aparecen en esta lista de las 17 familias peruanas es básicamente un estimado en base a la cotización en bolsa de sus empresas o su comparación con similares que cotizan en bolsa, a lo que en algunos casos se agrega una estimación de su patrimonio inmobiliario o disponibilidad de efectivo por alguna transacción.

Las consecuencias de la crisis política y social que se vive en Bolivia, Chile y Ecuador no se reflejarán hasta el próximo año en los estados financieros de las empresas. De las familias que figuran en esta lista, nueve tienen inversiones en Chile (Brescia, Romero, Rodríguez, Belmont Graña, Hochschild, Fishman, Quevedo, Verme, Wiese), siete en Ecuador (Romero, Rodríguez Pastor, Rodríguez, Belmont Graña, Belmont Dauelsberg, Fishman y Rizo Patrón) y seis en Bolivia (Romero, Rodríguez Pastor, Rodríguez, Belmont Graña, Belmont Dauelsberg).

La fortuna de tres de las familias de la lista (Brescia, Romero y Rizo Patrón) proviene del Siglo XIX.

Las-familias-m-s-ricas

A continuación, una descripción de cada una de las familias.

Fortunato Brescia Moreyra, presidente de Minsur. Foto: BBVA Perú

1. BRESCIA: 5,940 millones
La familia ha organizado sus empresas en 10 holdings llamados Breca.

Breca Pesca es la propietaria de Tasa, la mayor productora de harina de pescado en el mundo, presidida por Mario Brescia Moreyra, que cuenta con 10 plantas, 48 embarcaciones y una utilidad de US$ 40 millones.

Una de sus empresas más activas es Intursa (Breca Turismo) -presidida por Pedro Brescia Moreyra-, que vendió sus cuatro hoteles Libertadores, marca que tenía desde 1995. Vendió dos hoteles (Trujillo y Arequipa) en noviembre del año pasado por S/ 75.7 millones y los dos restantes (Lima Golf y Lago Titicaca) en agosto último por S/ 47.8 millones, quedándose con nueve hoteles: dos Aloft, un Courtyard, tres Luxury Collection, dos Marriot y el Westin Lima.

Los Brescia tienen el 46.12% del BBVA Perú, el segundo banco del país, el cual es presidido por Alex Fort Brescia.

Fernando Romero Belismelis, presidente de Corporación Primax. Foto: Portafolio de Colombia

2. ROMERO: US$ 5,560 millones
Su empresa industrial Alicorp, continua muy activa. En enero compró Intradevco (Sapolio, Dento, etc.) por US$ 490 millones (la mayor adquisición del grupo en su historia), en marzo compró el 25% de Masterbread (ya tenía el 75% restante) y en septiembre vendió el 0.5% de acciones de Credicorp que tenía por US$ 104 millones.

Otra de sus empresas, Palmas del Espino, adquirió la empresa Igasa (fabricante de aceites y jabones para terceros) antes que termine el 2018.

La acción de Credicorp, el mayor holding financiero del Perú y en donde la familia controla el 14%, llegó a máximos históricos (US$ 242) aunque luego bajó, pero se mantiene a niveles del 2018.

3. RODRÍGUEZ PASTOR: US$ 4,060 millones
Los hermanos Rodríguez-Pastor Persivale controlan el holding Intercorp Perú, el cual es accionista mayoritario de dos grandes empresas que listan en bolsa: Intercorp Financial Services, a través de la cual controlan el Interbank, Inteligo e Interseguro, e InRetail Perú Corp, que controla los malls Real Plaza, los supermercados Plaza Vea, las cadenas de boticas MiFarma e Inkafarma y el laboratorio Química Suiza. Hace poco se inauguró el Real Plaza Puruchuco (13/11/19), que es el mall más grande de Perú.

Intercorp Perú también controla la cadena de colegios Innova Schools, la UTP, la Escuela de Arte Corriente Alterna, las tiendas Oechsle, la Clínica Aviva y negocios inmobiliarios.

La única figura conocida de la familia es Carlos Rodríguez-Pastor, quien pasa más tiempo del año en EEUU que en Perú. Él también es fundador y dirige el fondo de capital privado Nexus Group, con muchas inversiones en Perú: Cineplanet, Casa Andina, etc.

Carlos Rodríguez-Pastor fue pionero en invertir, a través de Interseguro (hoy Inteligo), en el fondo neoyorquino Royalty Pharma, el cual tiene los derechos de regalías de medicamentos para la artritis, diabetes, esclerosis, cáncer, etc. Hace 18 años que Carlos Rodríguez-Pastor es miembro del comité de inversiones de Royalty Pharma.



Vito Rodríguez Rodríguez, Claudio Rodríguez Huaco y Jorge Rodríguez Rodríguez. Foto: La Razón de Bolivia.

4. RODRÍGUEZ: US$ 3,040 millones
La principal empresa de los hermanos Rodríguez sigue siendo Leche Gloria, aunque cada año que pasa tiene menos utilidades debido a los escándalos por los que pasó la empresa, así como cambios de hábito de consumo de los peruanos. Antaño, la reinversión de las fabulosas utilidades de Gloria permitió el crecimiento del grupo económico.

Coazúcar es un holding que en Perú opera los ingenios azucareros de Casa Grande, Cartavio, San Jacinto y Agrolmos y las empresas agrícolas Sintuco y Chiquitoy, y en Ecuador el ingenio La Troncal y la productora de alcoholes Producagro. En septiembre del 2018 vendió su ingenio San Isidro en Argentina por US$ 26 millones. Desde el 2017 se ha visto afectada económicamente por los bajos precios del azúcar y en el 2018 tuvo pérdida neta por S/ 228 millones.

A través de Holding Cementero, controlan sus empresas de cemento en Perú, Ecuador y Bolivia. En este último país,s también tiene una pequeña empresa de juguetes de tela y madera llamada Anatina Toys, que proporciona a tallares artesanales la totalidad de la materia prima e insumos para la producción de los juguetes.

5. BENAVIDES: US$ 1,180 millones
Los hermanos Benavides Ganoza son los principales accionistas de Compañía de Minas Buenaventura, fundada por su padre, Alberto Benavides de la Quintana. Otra empresa fundada por su padre, Inversiones Benavides 777, desarrolla proyectos inmobiliarios de oficinas prime sobre sus terrenos: el 2015 inauguró el edificio Leuro y ahora tiene en construcción el edificio Leuro Sur.

El más destacado de los hermanos es Roque Benavides, quien es el presidente de Buenaventura, es miembro del directorio del BCP y de Unacem y del BCP y es presidente de la Agrupación Los Gigantes para el Pastor Alemán. Está casado con Thessa Navarro-Grau, accionista de Consorcio Minera Horizonte.

Una de las hermanas que es Mercedes Benavides, quien fue miembro del directorio de Inversiones La Rioja (hotel Marriott) y gerente general de Minera El Brocal. Actualmente, ella es gerente general de Inversiones Sor Ana y presidenta de Relocation y Consultoría.

El mayor de los hermanos es Alberto Benavides, conocido filósofo, autor de varios libros y director de la Biblioteca Abraham Valdelomar de Huachacina.

Claudia Belmont Graña. Foto: Stanford University

6. BELMONT GRAÑA: US$ 1,110 millones
Eduardo Belmont Anderson fundó Belcorp en 1988, empresa de venta directa de cosméticos, actualmente presente en 14 países del continente y que comercializa las marcas L’Bel, Ésika y Cyzone. Previamente, con su hermano Fernando, había fundado Yanbal en 1967 y Ebel en Colombia en 1985.

Su CEO es la venezolana Érika Herrero Bettarel, quien reside la mayor parte del año en Colombia, país desde donde se manufactura el 85% de los productos de Belcorp.

Una de las hijas de Eduardo, Daniela Belmont Graña, es directora de Belcorp. Su esposo es Rafael Franco Montes, gerente general de One 4pl, una empresa logística con oficinas en siete países.

Claudia Belmont es quien está más involucrada en el negocio familiar y aparece como directora de varias empresas: Belcorp Holding, Esika International, L’Bel International, etc. Eduardo "Eddie" Belmont es gerente de Recursos Humanos de Belcorp y gerente general del hotel Arennas Mancora. 

La familia también controla Metrocolor, una de las mayores imprentas del Perú.

7. HOCHSCHILD: US$ 1,090 millones
Eduardo Hochschild Beeck tiene el 50.6% de las acciones Hochschild Mining, minera que opera minas de plata en Perú y Argentina. El año pasado, Hochschild Mining invirtió US$ 2.5 millones en un yacimiento de tierras raras en Chile a cambio del 6.2% de las acciones y en octubre pagó US$ 56.3 millones para adquirir el 93.8% restante.

Miembro del directorio de Hochschild es Dionisio Romero Paoletti, mientras Eduardo Hochschild es miembro del directorio del BCP y Pacífico Seguros que preside Romero.

Eduardo Hochschild también tiene el 45.7% de Cementos Pacasmayo, cementera con operaciones en el norte país. También es el principal patrocinador de la Universidad de Ingeniería y Tecnología – UTEC, institución sin fines de lucro.

8. BELMONT DAUELSBERG: US$ 1,030 millones
Fernando Belmont Anderson fundó Yanbal en 1967, la cual actualmente, está presente en 11 países. El 2018 tuvo ventas por US$ 994 millones, su máximo histórico. El nombre de Yanbal es un homenaje a su hija mayor Janine Belmont Dauelsberg, quien es la presidenta ejecutiva del grupo.

La empresa comercializa sus productos de belleza con las marcas Yanbal y Unique.

9. LINDLEY: US$ 720 millones
Los hermanos Lindley Suárez tienen el 3.7% de la empresa mexicana Arca Continental, embotelladora de Coca Cola en México, EEUU, Argentina, Ecuador y Perú, en donde también embotella Inca Kola. Johnny Lindley es miembro del consejo de administración de Arca y presidente de Corporación Lindley, la subsidiaria de Arca en Perú.

A través de su empresa Lindcorp participan en el negocio retail con su tienda por conveniencia Tambo+ y la de belleza Aruma. Ya cuentan con 370 tiendas Tambo+ y 20 tiendas Aruma, y su plan es llegar a 600 tiendas Tambo+ en el 2021 y a 120 tiendas Aruma el 2022.

10. MULDER: US$ 610 millones
El holandés Frederic Mulder y su esposa griega Mary Panas, llegaron a Perú en 1947 para trabajar en Química Suiza, una distribuidora de productos farmacéuticos que dirigía Gaston Schmalz, viejo amigo de Mulder de un colegio en Suiza. Tiempo después, Química Suiza pasa al control de Mulder, ingresa al negocio de laboratorio y se expande a Bolivia, Ecuador y Venezuela.

En el 2018, los hermanos Jan, Leonardus y Catherine Mulder Panas venden Quicorp –que agrupa Química Suiza y las boticas MiFarma- a InRetail Peru por US$ 591.4 millones. Después de la venta, la familia adquirió la distribuidora de alimentos para mascotas Dicopet, el centro comercial Royal Plaza e invirtió en construir el strip center Plaza Santa Catalina, inaugurado en abril. La familia repotenció QSI, empresa que ofrece productos para la industria textil, de alimentos, minería, construcción, agroquímicos y que representa las cintas 3M.

Jan Mulder está casado con Sylvia Fort Brescia, cuya familia encabeza esta lista.  Su hijo, Paul Mulder Fort, dirige Emefin, oficina corporativa de la familia. Leonardus Mulder dirige los centros comerciales y su hijo Nicolás Mulder López de Romaña maneja el negocio de alimentos para mascotas Superpet.

Mario Fishman Lerner, gerente general de Krowdy. Foto: Facebook de Krowdy

11. FISHMAN: US$ 600 millones
El Grupo Fishman empezó su despegue empresarial cuando adquirieron la empresa de sal Emsal y el complejo papelero de Paramonga en la privatización de la década de 1990. Hoy en día, la familia Fishman tiene el 94.5% de Quimpac, la mayor productora de sal para consumo doméstico, cloro, soda cáustica, entre otros productos químicos, con operaciones en Colombia y Ecuador. Su empresa Papelera Nacional fabrica papeles, cartones, cuadernos, etc. QC Terminales es un operador portuario en Ecuador y Chile.

A fines del año pasado vendieron su negocio eléctrico (25.1% de Kallpa, Cerro del Águila y Samay I) a I Squared Capital por US$ 341.8 millones. A inicios de este año, participaron en el aumento de capital de Graña y Montero con US$ 53.2 millones, a cambio del cual recibieron el 10% de acciones de la constructora.

Marcos Fishman Cotlear es el presidente de las empresas del grupo. Uno de sus hijos, Simon Fishman Lerner, dirige Quimpac y otras empresas del grupo. El otro, Mario Fishman Lerner, es fundador de la cazatalentos digital Krowdy.

Guido del Castillo. Foto: Proactivo

12. DEL CASTILLO: US$ 460 millones
Guido del Castillo Echegaray es un ingeniero cusqueño que trabajó para las empresas mineras Highland Queen y Hochschild y a fines de la década de 1970 adquiere varias minas pequeñas que pertenecieron a esta última, al mismo tiempo que mantuvo un largo litigio con el empresario alemán Rolf Laumer por concesiones mineras que pertenecieron a Highland Queen.

Su fortuna actual proviene de inicios de este siglo, cuando comienza las operaciones de Aruntani, minera que se convierte en una de las principales productoras de oro de Perú. La reinversión de utilidades le permite operar otras minas y actualmente tiene las empresas Aruntani, Anabi y Apumayo en operación. El grupo empresarial también cuenta con pequeñas centrales hidroeléctricas, una empresa de seguridad minera,

Guido del Castillo es presidente del Patronato de la UNI, universidad que el año pasado inauguró un coliseo que lleva su nombre. También financia actividades de arqueología prehispánica en Lima y Callao y es propietario del Museo Mineralógico Andrés del Castillo.

13. RIZO PATRÓN: US$ 450 MILLONES
La familia Rizo Patrón es la principal accionista de Unión Andino de Cementos – Unacem, la más grande productora de cemento, concreto y hormigón del país, con operaciones en Perú y Ecuador, y también cuenta con varias centrales hidroeléctricas en el país. Unacem nació el 2012 producto de la fusión de Cementos Lima y Cemento Andino, empresas creadas por Jaime Rizo Patrón Remy.

El líder de la cuarta generación de la familia es Ricardo Rizo Patrón de la Piedra, presidente de Unacem. Su esposa es Luz María Olaechea Álvarez Calderón, presidenta de la Asociación Civil Patronato Amigos del Ballet Municipal y fundadora del restaurante El Tambo de Tacama, ubicado en la casa hacienda Tacama.

14. MARSANO: US$ 440 millones
Los hermanos Marsano Conroy controlan Minera Aurífera Retamas SA-Marsa, que explota un yacimiento de oro en Pataz (La Libertad). Su bisabuelo fue Tomás Marsano, considerado el hombre más rico del Perú en su época, quien hizo una fortuna con sus minas en Huancavelica y urbanizando Miraflores y Surquillo.

Los Marsano Conroy también cuentan con un family office, MC Kapital, pero no ha mostrado mayor actividad en el último año.

La Asociación Marsa ha colaborado con el club de fútbol Deportivo Llacuabamba, último campeón de la Copa Perú. 

15. QUEVEDO: US$ 430 millones
La fortuna familiar la inició en 1967, el huamachuquino Rafael Quevedo Flores con sus negocios avícolas, conocidos 20 años después como Grupo Rocío, nombre de su principal avícola.  Hoy la familia tiene el 17% de las acciones de Hortifrut, empresa chilena que es una de las mayores productoras mundiales de berries. Hortifrut tiene operaciones en Chile, Perú, México, España, EEUU.

En el 2005, la familia fundó la empresa ganadera Lactea, que es la mayor productora de leche fresca y cuenta con un laboratorio de biotecnología para reproducción.

Simpatizante aprista, Rafael Quevedo fue ministro de Agricultura en 2010-2011. Su hijo, Ulises Quevedo Berastain, es miembro del directorio de Hortifrut y gerencia las empresas del grupo en Perú. Rafael Quevedo Berastain y Rocío Quevedo de Portugal son directores de Mediterraneo Chicken y Rafael Quevedo Sturla es gerente general de Inmobiliaria Macarena del Pacífico, en donde son directoras sus hermanas Gabriella y Paula; esta última ha trabajado en Fuxion.

16. VERME: US$ 420 MILLONES
Los hermanos Verme Giannoni han reducido su participación en Credicorp de 1.6% a menos del 1%, pero continúan siendo los segundos accionistas en importancia del holding financiero más importante del país, del cual fueron cofundadores en 1995. La familia también es cofundador de Inversiones Centenario y de Corporación Cerámica.

La figura más destacada es Juan Carlos Verme, quien es presidente del Patronato del Museo de Arte de Lima (MALI), al cual ha realizado importantes donaciones y su proyecto actual es restaurar el Parque de la Exposición.

Caridad de la Puente Wiese, directora de W Capital

17. WIESE: US$ 400 MILLONES
Augusto Wiese Eslava y su hermano Fernando, hijos de un inmigrante alemán, adquirieron en 1917 la Casa Wagner, una importante importadora de la época. Debido a la II Guerra Mundial, fue liquidado el Banco Alemán Transatlántico (filial del Deutsche Bank), cuyos activos fueron adquiridos por los hermanos Wiese y les sirvió para fundar en 1943 el banco que llevó su apellido por más de seis décadas. Los nietos de Augusto Wiese vendieron las acciones aún tenían en ese banco al Scotiabank en el 2006.

Después de la venta del banco, la tercera generación conservó varios negocios que ha ido vendiendo en los últimos años: el 30.7% de Seguros Sura y el 30% de Hipotecaria Sura a Intercorp por S/ 275 millones (2017), el 3.3% que tenía en Sura Asset Management a CDPQ por US$ 112 millones (2018) y el 50% que tenía en Inmuebles Comerciales (que opera 11 malls MegaPlaza en Perú) por US$ 120 millones.

Actualmente, la familia concentra sus inversiones en su fondo privado W Capital, que en el 2017 se convirtió en el principal accionista de Civitano, un holding gastronómico que comenzó con el restaurante La Nacional, después adquirió Pescados Capitales y Juicy Lucy y después se convirtió en el accionista mayoritario de la empresa chilena Santabrasa, que en el país del sur opera El Gaucho, Don Bife y Burger Truck. Ahora en Chile han inaugurado los restaurantes La Criolla y Zambo.

Otro negocio de W Capital es la empresa Comunal, que maneja oficinas de coworking. Este año, el fondo adquirió los activos de la empresa hotelera Selina en Perú y tiene varias inversiones inmobiliarias.



sábado, 30 de noviembre de 2019

Lo que vi de la final de la Copa Libertadores




Hace una semana fui al Estadio Monumental a ver la final de la Copa Libertadores, el partido de fútbol más emocionante que he visto en el estadio. No solo el partido fue interesante, también lo fue
La enorme cantidad de extranjeros que hubo en las calles de Miraflores y Barranco es lo más cerca que Perú ha tenido de la fiesta que se vive en un Mundial de Fútbol.

Fue impresionante ver a los hinchas argentinos y brasileros alentando a su equipo en el estadio. Estuve en tribuna Oriente, casi frente al arco donde se hicieron todos los goles, cerca de la hinchada de River en popular. No cabía ni un alfiler, todos los asientos llenos por donde  estaba. Quienes llegaron tarde, tuvieron que sentarse en la esquina, pegado a popular.

El público en el estadio fue impresionante. La mayoría eran brasileños hinchas del Flamengo, aunque muchos peruanos que asistieron al juego, hinchaban por River. También me pareció que en los palcos, la mayoría era hincha de River. Creo que esto se debe a que desde niño he visto que el fútbol argentino se difunde bastante en Perú, incluso la revista El Gráfico tenía buena recepción en Lima.

Lo que me sorprendió fue ver un brasileño que alentaba a River y usaba una camiseta del equipo argentino, de esas que vendían afuera del estadio a S/ 30. También me sorprendió que a la salida, los hinchas argentinos y brasileños encontraron sus gorras, banderolas y correas (y hasta un brasileño, su cajetilla de cigarros) afuera del estadio, en el lugar en donde las habían dejado porque no se podía ingresar con al recinto deportivo.

Cuando Gabigol anotó el segundo gol del Flamengo, se fueron una gran cantidad de argentinos del estadio. Fue triste ver, al final del partido, a niños argentinos llorando con sus padres.

Los comerciantes hicieron su agosto. El vaso de gaseosa lo vendían a S/ 10 y una botella de Pepsi de litro y medio lo vendían a S/ 40.

Casi no había agua y sumado a la prohibición de gorros fue fatal. Vi a una argentina que le echaba gaseosa Pepsi a su hijo en la cabeza por el calor.

El estadio no me pareció que estuvieran muy bien para la final. Es el estadio más grande del país, pero el Estadio Nacional lo veo más cómodo. El Monumental estaba muy sucio y sus baños son pequeños, tanto así que se formaban enormes colas para su ingreso, además que no todos los caños funcionaban. Quise comprar souvenirs se agotaron rapidísimo.

Creo que hay cosas que se deben solucionar para la próxima, pero que bien que esta final se haya realizado en nuestro país.



sábado, 5 de octubre de 2019

Las 40 mejores canciones que he escuchado en mi vida


Decidí elaborar un ranking de las 40 mejores canciones que he escuchado en mis 40 años de vida. Fue más difícil de lo que pensaba, primero porque me era complicado elaborar un ranking y después, porque mis preferencias por determinar si tal canción debería estar en mi lista variaba a cada momento.

Al final, decidí no elaborar un ranking (como hice en los anteriores post), sino colocar las 40 canciones en el orden en el cual las escuché. No necesariamente, las más antiguas están primero, porque algunas canciones antiguas las escuché después de varios años del que fueron grabadas.

Concierto de Radiohead en Lima. Foto del autor

Mi lista a continuación.

1. Boys don’t cry (1979) de The Cure
Este tema lo escuché en alguna radio a mediados de la década de 1980. Es uno de los temas más antiguos que recuerdo y que me gustó bastante de niño, a pesar que no entendía lo que decían en ese entonces.



2. Pedro Navaja (1978) de Rubén Blades
Cuando era niño se escuchaba mucha salsa. No solo en las radios, también en las reuniones familiares o a las que mis padres me llevaban.

Uno de los temas que más me gustaba era Pedro Navaja de Rubén Blades, porque contaba una historia que parecía real y que yo la entendía. Me parece que la empecé a escuchar después que mi padre alquiló para ver en Betamax (prestado de mi abuelo) una película en donde Andrés García hacía de Pedro Navaja, que si bien era muy mala, no por eso dejaba de gustarme la canción.



3. Persiana Americana (1986) de Soda Stereo
Soda Stereo estuvo muy de moda en Perú en la década de 1980, llegando dos veces a Perú (1986 y 1987). En su primera visita realizaron conciertos no solo en Lima, sino también en Arequipa y Trujillo.

De esa época recuerdo mucho el tema Persiana Americana. Años después, leyendo un especial de Soda Stereo en la revista Caleta, supe que la letra original era del argentino Jorge Antonio Daffunchio y la escribió inspirada en la película “Body Double” (1984). Para esa época (año 1996) ya había visto esa película en la madrugada de un domingo en Frecuencia Latina (Canal 2).

Tus ropas caen, lentamente, soy un espía, un espectador. Y el ventilador desgarrándote, sé que te excita pensar hasta donde llegaré”. Sin duda alguna, este tema era perfecto para el soundtrack de la película de Brian de Palma. 



4. El Día de mi Suerte (1973) de Willie Colon y Hector Lavoe
Lavoe tocó en la Feria del Hogar en 1986 pero es después de ese año que yo escuchaba sus canciones, muy populares en aquel entonces. La que más me gustaba era “El Día de mi Suerte”, por su espectacular sonido de trombones.

Años después supe que esta canción no era de la época en que la había escuchado inicialmente (1986-1988), sino antes, cuando Colon y Lavoe conformaron el dueto más famoso en la historia de la salsa.



5. 3e sexe (1985) de Indochine
En 1988 arribó a Perú el grupo francés Indochine (llamado Indochina por los peruanos de esa época) e hizo cuatro conciertos en Lima. Puso de moda varios de sus temas en francés. Uno de los temas que más me gustaba era 3e sexe (le decían Tercer sexo en las radios), a pesar que no hablaba francés de niño, y causó cierta polémica en esa época por su referencia al homosexualismo.

Cuando estudiaba en Alianza Francesa supe que Indochine seguía más activo que antes (aunque nunca más regresó a Perú) y que 3e sexe se había convertido en un himno de la tolerancia sexual en Francia (“Et j'aime cette fille aux cheveux longs et ce garçon qui pourrait dire non”/ “Y me gusta esa chica de cabellos largos y ese joven que podría decir que no”).

Si bien me gustaba su versión original, ahora prefiero su versión acústica que la toca Indochine en sus últimos conciertos.



6. La Rebelión (1986) de Joe Arroyo
Recuerdo que para la Navidad de 1988 mi madre me regaló un walkman (aunque no era de Sony), un aparato que me parecía una maravilla. También me regaló un cassette con salsa, la música que estaba muy de moda en esa época, como el reggaetón lo está hora.

El cassette era de esos grabados o piratas que vendían en el Mercado del Callao. Si bien tenía tema de varios artistas, destacaban las canciones de Joe Arroyo y su orquesta La Verdad. De esos temas, La Rebelión era el que más me gustaba. De alguna manera la sentía cercana, porque mi abuela materna es afrodescendiente. Lo que me impactó más fue que era una canción que hablaba de la época de la esclavitud de los negros, algo que no escuchaba en otros temas.



7. November Rain (1991) de Guns N’ Roses
Cuando llegué a secundaria, algunos de mis amigos escuchaban Guns N’ Roses. Por entonces, yo no tenía un equipo para escuchar CDs, pero tampoco era un grupo que me llamara la atención hasta que grabaron su disco doble “Use Your Illusion”. El primer tema del álbum que fue promocionado y me gustó fue “Don’ Cry”, pero la introducción de “November Rain” y su espectacular video me convirtieron en uno de sus seguidores.

La canción la escuché en 1992 y recuerdo que después se promocionó mucho una gira que Guns hizo por Sudamérica, pero no porque tocara en Perú (lo mejor que vino ese año fue Juan Luis Guerra), sino porque habían sorteos para ir a su concierto a Bogotá.



8. Creep (1992) de Radiohead
En los inicios de la década de 1990, Radio Ritmo (hoy Ritmo Romántica) era una radio que usualmente pasaba las canciones de los artistas de Televisa, pero Sammy Sadovnik (hoy periodista deportivo de Telemundo) tenía un programa en donde pasaba música en inglés, de artistas poco o nada conocidos en el país: REM, Bon Jovi, etc. A fines de 1992, empezó a propalar Creep, tema de una banda inglesa que recién empezaba sus pininos en el mundo musical: Radiohead.

Muchos años después me sorprendió darme cuenta que en esa emisora sonara Creep antes de que se convirtiera en un hit mundial. Después, el tema sonó en Radio Miraflores y Radio Doble Nueve, que habitualmente pasaban este tipo de artistas.



9. Smells Like Teen Spirit (1991) de Nirvana
Confieso que esta fue la única canción que escuché de Nirvana mientras Kurt Cobain estuvo vivo. El resto la escuché después. Fue una de las primeras canciones que la llamaban de música alternativa, aunque no entendía bien a que se referían en ese momento.

Me gustaba mucho como pasaba el ritmo de lento a rápido y lo espectacular del video.



10. Under the Bridge (1991) de Red Hot Chili Peppers
Este es otro tema que escuché en 1992 de un desconocido grupo (para mí) llamado Red Hot Chili Peppers, que en esa época pensaba que era nuevo, pero ya tenía cierta trayectoria.

La canción es algo deprimente (“Sometimes I feel like I don't have a partner, sometimes I feel like my only friend”/ “A veces siento como si no tuviera un compañero, a veces me siento como mi único amigo”) y Anthony Kiedis confesó que la escribió en un momento de soledad y en donde refleja como las drogas impactaron en su vida.



11. Friday, I’m in love (1992) de The Cure
Este tema del álbum “Wish” me gustó desde la primera vez que la escuché, porque su inglés era fácil de entender y yo no dominaba ese idioma como ahora.

Si bien The Cure era conocido por ser una banda new wave deprimente y sombrío, esta canción era bastante alegre y optimista: “I don't care if Monday's blue, Tuesday's grey and Wednesday too, Thursday I don't care about you it's Friday I'm in love”/ “No me importa si el lunes es azul, si el martes es gris y el miércoles también, jueves no me importas, es viernes, estoy enamorado”).

El videoclip es un homenaje al director de cine mudo Georges Méliès.



12. Everybody Hurts (1992) de REM
Era común escuchar la música de REM en algunas radios FM en los 90s (ahora creo que nadie lo pone) y fue en 1993 que escuché este tema de su álbum “Automatic for the People”, que había salido un año antes. Fue una época en que se grabaron muy buenos álbumes de rock.

If you think you've had too much of this life, well hang on, cause everybody hurts” (Si piensas que tu tuviste demasiado de esta vida, sostente, porque a todo el mundo le duele) dice la letra de la canción, que es un canto a la vida y a la hermandad, como lo es el video.



13. Plush (1992) de Stone Temple Pilots
En 1993 empecé a escuchar las radios Miraflores y Doble Nueve, que eran las únicas que pasaban música del grupo Stone Temple Pilots, una banda nueva cuyo único álbum era “Core”, del cual me gustaban “Plush” y “Creep” (el mismo título de la canción de Radiohead que sonaba por aquel entonces).



14. The more you ignore me, the closer I get (1994) de Morrissey
Si bien para 1994 había escuchado varias canciones de Morrissey y sabía que en el pasado fue vocalista del grupo The Smiths, recién me volví fan de él cuando escuché este tema en Radio Doble Nueve (creó que fue la única radio que lo emitió en su momento). Antes de esa fecha, no me había tomado la molestia de buscar algunas canciones de él.



15. Interstate Love Song (1994) de Stone Temple Pilots
Este fue un tema que solo pasaban en las radios Miraflores y Doble Nueve. Para mí, es el mejor tema de la banda y el que mejor cantaba el desaparecido Scott Weiland.


16. Loser (1994) de Beck
Los domingos había un programa llamado Ayer y Hoy en Frecuencia Latina (Canal 2) en donde pasaban el ranking Billboard y se despedía con un videoclip en inglés. Fue en uno de esos domingos que vi el video de “Loser” de un entonces desconocido Beck. De inmediato me gustó, era muy diferente a lo que yo escuchaba por aquel entonces.



17. Come out and play (1994) de The Offspring
El punk se volvió a poner nuevamente de moda en 1994 (aunque en Perú pasaron muy pocas canciones). Green Day se volvió un éxito comercial con su álbum “Dookie” y The Offspring con el “Smash”. En este último álbum destaca “Come out and play”, que hizo conocido a la banda.

Desde entonces, he seguido la carrera de The Offspring, pero a mi parecer, ninguno de sus temas supera a este.


18. Yellow Ledbetter (1992) de Pearl Jam
En 1994 empecé a escuchar a Pearl Jam, que para entonces ya tenía varios temas conocidos ("Alive", "Black", "Daughter"). Fue entonces que encontré este tema.

"Yellow Ledbetter" lo pasaba Radio Doble Nueve por 1994. No estaba en ningún álbum de la banda, sino en el CD single de “Jeremy” (1992). Una versión acústica de este tema también lo pasó Doble Nueve por 1995. Después, este tema ha salido en CDs recopilatorios de la banda aunque con la letra ligeramente cambiada.



19. A tientas (1994) de Duncan Dhu
Mikel Erentxun ya había tenido un muy debut como solista cuando se reunió nuevamente con su grupo Duncan Dhu para grabar el álbum “Piedras”. La primera canción que escuché de este álbum es “A tientas” y pienso que es lo mejor que hizo el grupo, superior a “En algún lugar” (1987).

Desde entonces, sigo la carrera de Mikel Erentxun, quien ha venido varias veces a Perú y he ido a más de uno de sus conciertos.



20. Babies (1994) de Pulp
A fines de 1994 conocí la banda británica Pulp a través de Radio Miraflores. Esta radio fue la única que en ese momento pasaba "Babies", un tema que había salido en 1992, pero que remezclada volvió a salir en el álbum "His 'n' Hers" (1994). Fue a partir de ese momento que me volví fan de Pulp y regularmente sigo las grabaciones de Jarvis Cocker, que me parece un gran artista subvalorado.

Babies cuenta con dos videoclips. Subí el más popular de ellos.



21. Lithium (1991) de Nirvana
Tras el suicidio de Cobain, las canciones de Nirvana empezaron a escucharse en algunos radios (no más de tres) y yo empecé a escuchar todos sus álbumes. Coincidió con que el tema “The man who sold the world” de su MTV Unplugged empezó a sonar en Radio Miraflores. Sin duda, “Nevermind” es su mejor álbum y de ese disco, “Lithium” es una de mis preferidas.

Cobain dijo que Lithium era la historia de una persona que tras romper con su pareja, se vuelca a la religión para escapar del suicidio.


22. Cryin’ (1993) de Aerosmith
Una de las cosas buenas que trajo el canal Uranio 15 es que en 1994 pude ver la trilogía de videoclips de Aerosmith: Crazy, Amazing y Cryin’ (en ese orden los vi, aunque sé que es al revés). Cryin’ me parece que fue lo mejor que hizo Aerosmith.



23. Linger (1994) de Cranberries
Si bien Cranberries se hizo conocido en Perú en 1994 con su tema “Zombie”, yo prefería Linger, cuyo videoclip es un homenaje a la película “Alphaville” de Jean-Luc Godard. Mención aparte para la malograda Dolores O'Riordan, quien me parecía una de las mejores voces que he escuchado, y lo prueba el siguiente video en vivo.


24. Today (1993) de The Smashing Pumpkins
En 1995, unos amigos de mi colegio eran fans de Smashing Pumpkins (hoy The Smashing Pumpkins). En una entrevista a la revista Rolling Stone, Billy Corgan dijo que la parecía divertido escribir una canción que diga que hoy es el mejor día de tu vida porque nada puede ser peor.



25. El Asesino de la Ilusión (1995) de Leusemia
En diciembre de 1995, un reportaje del diario El Comercio anunciaba el retorno del grupo Leusemia, uno de los que integró la movida subterránea en 1985. Yo nunca había escuchado de ese grupo y recién lo pude escuchar el año siguiente en uno de esos programas caletas de rock peruano en AM. Después me compré su álbum “A la mierda lo demás” (1995), sin duda alguna, uno de los mejores de la historia del rock. Tiene buenos temas (“Al colegio no voy más”, “Un lugar”), pero el mejor es el “El Asesino de la Ilusión”.

Daniel F confesó que compuso la canción contra el gobierno de Fujimori (“Pagando las noches de fusilamientos, gente desaparecerá ¿en dónde están?”).



26. Better Man (1994) de Pearl Jam
Fue en 1996 que me puse a escuchar el álbum “Vitalogy” de Pearl Jam, que había sido lanzado en diciembre de 1994. Me pareció muy bueno, en especial su tema “Better Man”, el cual forma parte de un trio conformado por “Nothingman” y “Leatherman”, que también están en el mismo álbum.

Según Eddie Vedder, la canción trata de una mujer atrapada en una relación abusiva (“She lies and says she's in love with him, can't find a better man”/ “Ella miente y dice que está enamorada de él, no puede encontrar un mejor hombre”).



27. Blow up the outside world (1996) de Soundgarden
Seguía a Soundgarden desde que lanzó su álbum “Superunknow” (1994), el cual tenía el tema “Black Hole Sun”, cuyo espectacular video lo veía en Uranio 15. Pero me empezó a gustar más cuando lanzaron el álbum “Down on the Upside” (1996).

El tema “Blow up the outside world”, compuesta por Chris Cornell, comienza con “Nothing seems to kill me no matter how hard I try” (“Nada parece matarme, no importa cuanto lo intente”), sorprendentemente escrita 21 años antes de su lamentable suicidio. El videoclip se basa en la técnica Ludovico de la película “A Clockwork Orange” (1971).



28. The Universal (1995) de Blur
Desde 1994 venía escuchando las bandas del nuevo Brit Pop: Oasis, Elastica, Pulp, etc. Una de las que más me gustaba era Blur. De este grupo había escuchado "Girls & Boys", "Country House", pero creo que su punto máximo fue "The Universal" de su álbum "The Great Escape" (1995).

A partir de ese momento, empecé a seguir la carrera de Damon Albarn, no solo lo que produjo en Blur, sino también en su banda virtual Gorillaz.

El video del tema también es un homenaje a la película "A Clockwork Orange".



29. Angry Chair (1992) de Alice in Chains
La primera vez que escuché a la banda Alice in Chains fue en Radio Miraflores en 1995 con su tema "Heaven beside you". Después escuché otros temas más antiguos como "Man in the Box" o "Rooster" a través del canal músical 33 UHF, pero el que realmente me gustó fue Angry Chair, que recién lo vi por 1996. Por ese entonces, ya eran conocidos y habían salido varias noticias sobre los problemas de salud de Layne Stanley (y también de Scott Weiland) y de que la banda ya no realizaba conciertos por ese motivo.


30. Sed de sed (1989) de Daniel F
Fue en 1997 que salió un cassette recopilatorio de canciones de Daniel F y pude escuchar este tema. Originalmente, Daniel F lo sacó en su maqueta “Kursiles Sobrantes”, en donde él toca todos los instrumentos. Para 1997 o 1998 salió un video con una versión nueva de este tema interpretado por Leusemia, mejor que la original grabada por Daniel F. Finalmente, salió otra versión incluida en el álbum “Al final de la calle” (2000), aunque me quedó con la versión del video.


31. Enjoy the silence (1990) de Depeche Mode
Otro grupo que escuchaba mucho en la universidad (y recién lo pude ver en vivo el año pasado) fue Depeche Mode. Mi tema favorito de ese grupo es “Enjoy the silence”, tema que con el paso de los años, la ha ido mejorando en sus conciertos y con más de un remix.


32. Lust for Life (1977) de Iggy Pop
La película “Trainspotting” (1996) se estrenó en Lima en 1997 y recuerdo que estuvo en cartelera del desaparecido Cine Orrantia por uno o dos años. Esa película tenía un buen soundtrack (Lou Reed, Ice MC, Underworld, etc.), pero el que más destacaba era este antiguo tema de Iggy Pop, incluso salió un video en esa época con imágenes de la película.



33. Sunday Bloody Sunday (1983) de U2
Desde niño, había escuchado varias canciones de U2 y muchas de ellas me habían gustado: “With or without you”, “Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me” y “Miss Sarajevo”, pero recién en la universidad escuché sus temas antiguos y encontré este maravilloso tema político.

La canción trata sobre la masacre de Bogside o “Bloody Sunday”, en donde el ejército británico abrió fuego contra unos manifestantes en Irlanda del Norte, ocasionando 14 muertos y 14 heridos.



34. Just like heaven (1987) de The Cure
Esta canción del álbum “Kiss me, Kiss me, Kiss me” me parece que es una de las mejores de The Cure.

Robert Smith dijo que el “Show me how you do that trick” (“Muéstrame como haces ese truco”) del inicio de la canción, es como cuando niño preguntaba como se hacía un truco de magia, pero esta vez referido a un truco de seducción.



35. Más Poder (1999) de La Sarita
Recuerdo que en mayo de 1998, junto con mi tío César y mis amigos Julio y Alex, fui a mi primer festival de rock en la Concha Acústica de Marte, organizado por los 50 años de los Derechos Humanos. Allí se presentaron varios grupos peruanos, muchos de los cuales no tenía una sola producción en estudio: Metadona, Demente Común, La Raza, etc. Uno de los que se presentó de noche, casi de fondo, era La Sarita.

Recuerdo que el concierto de La Sarita fue espectacular, el mejor de aquella jornada, con una puesta en escena que no tenía otro grupo peruano. Era un grupo relativamente nuevo, pues meses antes se había presentado, en el Festival Niño Malo.

Es una lástima que esa fuerza interpretativa nunca la han podido trasladar a ninguno de sus álbumes. El tema Más Poder (una evidente canción política) fue uno de los primeros que compuso la banda. A todos mis amigos siempre les dije que lo mejor es ir a un concierto de La Sarita que escuchar su CD, aunque espero que en el futuro puedan trasladar esa vitalidad a un estudio de grabación.

Actualmente, el grupo continúa bajo el liderazgo del guitarrista Martín Choy, mientras el vocalista Julio Pérez está con sus proyectos solistas.


36. First Date (2001) de Blink-182
Blink-182 es una de las muchas bandas punk que surgieron en USA en la década de 1990, aunque su mayor repercusión fue en el Siglo XXI.

"First Date" fue compuesta por el entonces guitarrista del grupo, Tom DeLonge (ahora en Angels & Airwaves), basado en el recuerdo de su primera cita con su esposa Jennifer Jenkins. Como muchos videos de la banda, el de esta canción es cómico y está basado en el film "Dazed and Confused" (1993).




37. Fall to pieces (2004) de Velvet Revolver
En el Siglo XXI se pusieron de moda las "Superbandas", grupos que eran conformados por integrantes de otras bandas que tuvieron relativo éxito. La más conocida fue sin duda, Audioslave, pero a mí gustaba más Velvet Revolver. Su mejor tema me parece que fue "Fall to pieces", en donde el malogrado Scott Weiland contaba sobre su adicción a la heroína y los problemas que le ocasionaron en su matrimonio.




38. First of the gang to die (2004) de Morrissey
En la época de la universidad escuchaba mucho a Morrissey, tanto los nuevos de esa época (“Alma Matters”, “You're the One for Me, Fatty”), como los antiguos que hizo con The Smiths ("Panic", "This Charming Man", "Heaven knows I'm miserable now") y desde que culminé mis estudios, siempre estoy atento a sus producciones.

El 2004 lanzó el álbum “You are the Quarry”, de la cual este single me parece sensacional, una historia ficticia sobre un pandillero llamado Héctor.


39. Walk (2011) de Foo Fighters
Como todo fan de Nirvana, siempre estuve atento a todos los álbumes de Foo Fighters. Me gustaron mucho sus temas “Big me”, “Learn to fly” y “The Pretender”, pero el que más me gustó fue “Walk” del álbum “Wasting Light” (2011).

El videoclip es un homenaje al film “Falling Down” (1993).



40. Silk (2015) de Wolf Alice
Wolf Alice debe ser la mejor banda que ha salido en los últimos años de Reino Unido. La sigo desde que lanzó su primer álbum, llamado “My Love is Cool” (2015), que tiene temas como “Bros” y “Freazy”, pero mi favorito sin duda alguna es “Silk”, que fue parte del soundtrack de “T2 Trainspotting” (2017).

Just looking for a protector, God never reached out in time. There's love, there is a savior, but that ain't no love of mine” (“Solo busco a un protector, Dios nunca llega a tiempo. Allí hay un amor, un salvador, pero ese amor no es mío”), dice parte de la canción.



A continuación, la lista de las canciones en Spotify.





domingo, 15 de septiembre de 2019

Los mejores libros de historia que he leído



Hace unos ochos años, mi amigo Juan Carlos Florez me dijo que en su biblioteca tenía 250 libros de la Guerra con Chile (ahora me dice que tiene más de 500), lo que me pareció una barbaridad. Recuerdo que fui a mi casa a contar los libros que tenía de ese tema y me sorprendí que eran 92, de los cuales me faltaban leer solo cinco. Allí me di cuenta de la gran cantidad de libros de historia que he leído en mi vida, aunque el grueso se concentra en el tema de la Guerra con Chile, por eso no se extrañe la gran cantidad de libros que tengo sobre ese tema en el ranking sobre libros de historia que he elaborado.

En la elaboración del ranking, he dejado del lado los libros de historia general del Perú (como los de Basadre, Paz Soldán, Mejía Baca, etc.) porque pienso que estos libros son de otra categoría y merecen un ranking aparte. Entre estos libros, están “La Historia de la Corrupción en el Perú” de Alfonso Quiroz, los tomos de “Historia Marítima del Perú” -escrito por diversos autores, algunos muy buenos (Melitón Carvajal, Héctor López Martínez, Fernando Romero, Percy Cayo)-, el Diccionario geográfico-estadístico del Perú y el Atlas Geográfico del Perú de Mariano Felipe Paz Soldán y otras joyas bibliográficas.

También he dejado fuera de este ranking los libros que son fuente primaria (recopilación de documentos, reproducción de periódicos antiguos, memorias, etc), de los cuales me he comprado varios en los últimos años. La finalidad es concentrarme en libros en donde el autor desarrolla alguna investigación o descripción de los hechos en base a documentos, testimonios, etc.



20. Historia de la Campaña del Perú en 1838 (1878) de Gonzalo Bulnes

Gonzalo Bulnes publicó este libro sobre la guerra que Chile y aliados peruanos emprendieron contra la Confederación Perú-Boliviana cuando tenía 27 años y es una de sus mejores obras. En su prefacio hace notar que la mejor obra publicada de esa guerra hasta ese momento era el “Diario militar de la campaña que el Ejercito unido restaurador abrió en el territorio peruano el año de 1838” de Antonio Plasencia (también la tengo en mi biblioteca, pero no la incluyo en el ranking al considerarlo fuente primaria), pero él lo consideraba muy parcializado a favor de los peruanos aliados de Chile.

El interés del autor al publicar la obra era resaltar la figura de su padre, el general Manuel Bulnes, quien fue jefe del Ejército Unido Restaurador y presidente de Chile (1841-1851).

Como dice el título, Bulnes desarrolla la guerra desde 1838 hasta 1839. Cuando trata de la decisiva batalla de Yungay, trata de refutar una versión de Ramón Castilla sobre ese encuentro en donde su padre no queda muy bien parado.


19. Los Romero: fe, fama y fortuna (2013) de Francisco Durand

Desde el 2000, he leído diversos artículos de Francisco Durand sobre los grupos económicos peruanos y su relación con el poder, pero desde el inicio mostraba que su principal interés era el Grupo Romero.

Este libro es una historia no autorizada del Grupo Romero (que hace algunos años, publicó una historia oficial) que trata desde sus orígenes y los principales personajes de cada una de sus cuatro generaciones, así como sus relaciones con el poder.

Para este libro, Durand realizó una exhaustiva investigación histórica, que comprendió no solo entrevistas a exfuncionarios del Grupo Romero, sino también un viaje a España.

18. Lima: apuntes históricos, descriptivos, estadísticos y de costumbres (1867) de Manuel Atanasio Fuentes

Una de las joyas bibliográficas del Siglo XIX. El original fue publicado en París y en el Siglo XX hubo dos reediciones en Lima, todas ellas son muy escasas y su precio en libreros de viejo no baja de S/ 200.

Como dice el título, el libro es dedicado a Lima, tanto historia como costumbres. A pesar que se publicó hace más de 150 años, no hay ninguna obra que la supere.



17. La Campaña de la Breña. Memorias del Mariscal del Perú D. Andrés A. Cáceres (1921) de Zoila Aurora Cáceres

Zoila Aurora Cáceres fue una notable escritora e hija del héroe de la guerra con Chile, Andrés A. Cáceres.

Si bien el libro se llama Memorias, en verdad es una investigación en base a una inmensa cantidad de documentos de la época que le proporcionaron, así como también consultó diversa bibliografía existente en aquel entonces. Por supuesto, Zoila Aurora se dedica a exaltar la figura de su padre en toda la obra.

Solo se publicó un tomo de esta obra, correspondiente al año 1881. En 1951, Zoila Aurora escribió que toda la obra son dos tomos, de los cuales publicó el primero con su propio peculio y es un esfuerzo que ya no puede hacer. Según la autora, el segundo tomo abarca hasta la batalla de Huamachuco en 1883 y sé que permanece en una colección privada.


16. Estrategias del Poder. Grupos Económicos del Perú (2002) de Enrique Vásquez Huamán

Enrique Vásquez fue coautor de un libro sobre el Grupo Romero (1988) y 14 años después, publicó un libro más extenso, con la amplia historia de cuatro grupos económicos peruanos: (Romero, Brescia, Wiese y Bentín), junto con cinco pequeñas historias de otros grupos más chicos (Piaggio, Bunge & Born, Ferreyros, Raffo y Cosapi).

El autor explica la estrategia que adoptaron los grupos económicos desde 1968 hasta la crisis de 1999, en un período en donde el país pasó de una política económica proteccionista a una política neoliberal, pasando por la peor crisis económica del Siglo XX.


15. Guano y Burguesía en el Perú (1974) de Heraclio Bonilla

Hace como 17 años me compré la segunda edición de este libro. Un libro de historia económica, que trata de como el guano, la principal fuente de ingresos del erario nacional, pasó de manos de los consignatarios al monopolio de Dreyfus y el detonante de la crisis económica a mediados de la década de 1970.

Hay disponible un versión gratuita online (ver aquí).


14.  Banqueros en conflicto: estructura financiera y economía peruana, 1884-1930 (1989) de Alfonso W. Quiroz Norris

El historiador Alfonso Quiroz se hizo conocido póstumamente por su obra “Historia de la corrupción en el Perú”. Años antes de que esto sucediera, tuve la oportunidad de leer su espectacular obra “Banqueros en conflicto”. Este libro trata de como era el sistema financiero peruano desde el fin de la Guerra con Chile hasta la crisis económica de 1929-1931.

Trata de manera especial la historia del Banco del Perú y Londres, que en cierto momento llegó a ser el más grande del país, cuyas acciones cotizaron en la Bolsa de Valores de París y que fue el primer banco peruano que quebró en el Siglo XX.


13. Grau (2006, 2007, 2008 y 2011) de Guillermo Thorndike

A lo largo de su vida, Thorndike publicó varias novelas históricas, incluso publicó una serie de cuatro novelas sobre la Guerra con Chile, pero recién en los últimos años de su vida, se dedicó a realizar una seria investigación histórica (contando con cierta ayuda de la Marina de Guerra del Perú, de la organización Brigada Naval y otros) sobre la vida de Miguel Grau.

El resultado es estupendo. Si bien es una biografía de Grau con redacción de novela histórica, realiza una gran cantidad de citas a pie de página con el Sistema APA. La obra no solo se ciñe a Grau, sino detalla muchos aspectos de la vida en Lima, así como cuenta diversos aspectos de la historia del país y de la historia internacional en los convulsos años que le tocó al marino peruano.

La obra se publicó en seis tomos. Los primeros tres se publicaron en el 2006 y los tres restantes (están agotados y es difícil conseguirlos usados), en los años siguientes.

El tomo VI se publicó de manera póstuma y es lamentable que Thorndike no llegara a terminar su obra. El relato se queda en marzo de 1879, pero el editor lo empalmó con la vieja novela 1879 que Thorndike había publicado en 1979, la cual sí es una novela histórica que tiene muchísimos errores. Por esta razón, este es el peor tomo de todos y lo mejor hubiera sido que lo publiquen de manera incompleta.

12. Los Dueños del Perú (1964) de Carlos Malpica Silva Santisteban

Este libro se convirtió en un best seller en la década de 1960. Si bien cuando salió era un libro de actualidad, los cambios durante el gobierno de Velasco lo convirtieron en un libro de historia económica.

La primera vez que lo leí estaba en la universidad. Después me conseguí la tercera edición (1968) y la sexta edición (1974). Cada una de ellas tiene ligeras diferencias, con ligeras actualizaciones porque los tiempos cambiaban.

El político izquierdista Carlos Malpica fue un gran investigador, lo que reflejó en todos sus libros. Si bien en sus obras hace notar su tendencia política (en este caso, estaba a favor de la Reforma Agraria), los datos que muestra son veraces.

En base a información del Ministerio de Agricultura, Malpica elabora en este libro una lista de todos los hacendados del país.

El libro también tiene secciones dedicadas a las principales empresas mineras, las principales empresa petroleras y los principales grupos pesqueros del país, en base a información de gremios empresariales y a la obtenida por investigaciones del Congreso. En algunos casos, con breve historia.



11. Narración histórica de la Guerra de Chile contra el Perú y Bolivia (1884) de Mariano Felipe Paz Soldán

Paz Soldán, miembro de una conocida familia de intelectuales, fue el primer peruano en publicar una versión casi total sobre la guerra. La escribió cuando la guerra aún no acababa (por eso no abarca toda la guerra) y es tan visceral, que no solo es parcializada a favor de Perú, sino que también es en contra del bando político que representaba Nicolás de Piérola.

Paz Soldán la publicó en su exilio en Buenos Aires, en un tiraje tan corto que fue casi desconocido en Perú hasta que se reeditó casi 100 años después, en 1979, en una bella edición de Milla Batres. Fue esta última edición, en tres tomos, la que yo leí cuando tenía 20 años. La edición original era de un solo tomo y está disponible en varias páginas web (ver aquí).

10. Guerra del Pacífico (1911, 1914 y 1919) de Gonzalo Búlnes

Bulnes era ya un destacado escritor cuando se realizó la guerra entre Chile, Perú y Bolivia, pero tardó casi tres décadas en publicar su versión sobre el conflicto, que fue el primer intento de un estudio neutral sobre el mismo (sin embargo, al final siempre está a favor de la posición de su país). También fue una de las últimas obras publicadas en Chile con la Ortografía de Bello.

Su estudio no solo se basa en documentos de la época, sino también en lo que vio él, lo que le tocó vivir (como cuando su hermano fue hecho prisionero) y testimonios que escuchó en su momento (aunque algunos no me parece que fueron verdaderos).

La versión original se publicó en tres tomos, cada uno en diferentes años. Yo leí los tomos originales de la excelente página web Memoria Chilena (ver aquí).



9. Historia de los bancos en el Perú 1860-1879 (1957) de Carlos Camprubí Alcázar

Un libro que está bien cotizado entre los libreros de viejo con justa razón.
El autor cuenta como se desarrolló la banca en el Perú desde los inicios de la Independencia hasta la crisis desatada por la guerra con Chile. No se limita a explicar el desarrollo empresarial, sino también los intentos políticos de regularla en una época de “libertinaje bancario”, porque cada banco emitía sus propios billetes o papel moneda y había una alta especulación con el tipo de cambio entre billetes y monedas de plata contante y sonante.

De alguna manera, el libro explica como la crisis bancaria repercutió (u ocasionó) la grave crisis económica que vivió el país en los años previos a la guerra con Chile. También incluye historia de cada banco de la época.


8. Historia de la Artillería y de la Marina de Guerra en la contienda del 79 (1983) de Jorge Grieve Madge

Jorge Grieve comenzó la investigación para este libro como una reivindicación del apellido de su abuelo Juan Grieve, quien fundió varios cañones para la defensa de Lima en la Escuela de Artes en plena Guerra con Chile.

El libro pasa a explicar los avances y la capacidad de la artillería a lo largo del Siglo XIX hasta la guerra de 1879, así como su desempeño a lo largo de la guerra. No solo se limita a eso, sino también al desarrollo de los buques de guerra y sus armas, así como de los fusiles de los ejércitos combatientes.

El libro ha quedado un poco desfasado por las investigaciones recientes, pero me parece muy entretenido y básico para todos los interesados en armamento sobre la Guerra con Chile.


7. La Campaña de la Resistencia en los Andes 1881-1883 (2009) por Francisco Yábar Acuña

Francisco Yábar es un marino retirado que también es historiador. Una de sus principales temas de interés fue la resistencia peruana al ejército chileno después de la ocupación de Lima (1881).

En el 2009 publicó “La Campaña de la Resistencia en los Andes” es una obra en tres tomos que trata sobre el desarrollo del conflicto desde enero de 1881 a julio de 1882, en donde alternan los intentos y conferencias de paz con la situación política y la situación militar, aunque esta última solo llega a febrero de 1882. La investigación le tomó a Yábar 11 años y no solo consultó archivos públicos, sino también privados, archivos chilenos y periódicos de provincia que nadie antes había consultado.

Los libros están finamente editados papel couché y el autor ha anunciado los siguientes tres tomos de esta obra, que abarcarían de 1882 hasta octubre de 1883, aunque sin dar una fecha sobre su publicación.


6. The war between Peru and Chile (1882) de Clements R. Markham

Tenía 10 años cuando leí “La guerra entre Perú y Chile”, una traducción en español de la obra en inglés de Markham. A pesar que era niño, me gustó mucho, porque está redactado de una manera interesante y simple.

Markham manifiesta que escribió este libro porque la versión de Chile “ha sido muy escuchada”, a diferencia de las versiones de Perú y Bolivia. El resultado es un libro casi neutral, porque por muchos momentos, el autor deja relucir su simpatía por el Perú. Recordemos que para ese entonces, Markham ya había publicado “Cuzco to Lima”, “Travels in Peru and India” y “A Memoir of the Countess of Chinchon”.

El explorador inglés indica que las fuentes de su libros fueron publicaciones chilenas e información que le llegó de cartas particulares, esta última, muy importante porque ofrece datos que no salen en publicaciones chilenas de la época.  

El libro está dedicado a Francisco de Paula González Vigil. La versión en inglés está disponible online (ver aquí).



4. Andean Cocaine: The Making of a Global Drug (2009) de Paul Gootenberg

Paul Gootenberg es un historiador norteamericano que ha pasado largas temporadas en Perú para escribir dos libros sobre historia económica del Perú y otro sobre la cocaína.

Este es su cuarta obra, dedicada al origen de la industria de la cocaína, que fue uno de los principales productos de exportación de Perú después de la Guerra con Chile, hasta su prohibición total y el surgimiento de los carteles colombianos. También describe como al inicio, la cocaína fascinó a los norteamericanos (inclusive, la Coca Cola tuvo cocaína hasta 1903) y luego fueron los principales promotores de su prohibición a nivel mundial, influyendo en el gobierno peruano para su regulación.

3. Estudio Socio-Histórico del Epistolario Meiggs 1866-1885 (2007) de Alejandro Salinas Sánchez

Alejandro Salinas debe ser el mejor historiador del momento.

Salinas cuenta que en el 2002 encontró los Meiggs Papers dentro de un fondo de la desaparecida empresa estatal Enafer en un almacén de la Avenida Colonial. El historiador no solo se limitó a transcribir los documentos del Archivo Meiggs, sino también a realizar un serio estudio sobre ellos.

En base a la correspondencia de Henry Meiggs, Salinas narra las aventuras del empresario norteamericano en Chile, Bolivia y Perú, su interés en la de deuda peruana y como construyó un inmenso lobby para impulsar sus proyectos ferrocarrileros en el Perú. El estudio describe como un grupo ministros y congresistas, como Francisco García Calderón o Luciano Benjamín Cisneros, fueron lobbystas de Meiggs o de Dreyfus.

Por voluntad del autor, el libro está disponible gratis online (ver aquí).

3. Guerra del Pacífico (1879, 1880 y 1881) de Benjamín Vicuña Mackenna

Benjamín Vicuña Mackenna debe ser el escritor más prolífico de Chile. Fue el primero en publicar una historia sobre la independencia del Perú, vivió exiliado en Lima y durante muchos años entabló correspondencia con muchos políticos y personalidades peruanas, como Miguel Grau.

En plena guerra entre Chile, Perú y Bolivia, el escritor chileno escribió extensos reportajes en el diario El Nuevo Ferrocarril y también publicó cuatro libros sobre el conflicto. Fue el primero en llamar a este conflicto como la Guerra del Pacífico.

En 1879 publicó su libro “Las dos Esmeraldas” y al año siguiente, “Historia de la Campaña de Tarapacá”. En 1881 publicó “Historia de la Campaña de Tacna y Arica” y la “Historia de la Campaña de Lima”. En la introducción de este último, señaló que ese volumen “es la continuación natural de los tres que le han precedido” sobre la guerra, es decir, consideró a todos como una sola obra y así lo he tomado yo.  

Los libros son realmente extensos, de más de 900 páginas. El “Historia de la Campaña de Tarapacá” se compone de dos volúmenes de más de mil páginas cada uno. Cada libro tiene una gran cantidad de anexos.

El lado negativo de su obra es que sus libros son bien parcializados a favor de Chile, pero se entiende por el contexto en que fueron publicados.

En los libros trata sobre la inmigración chilena a la costa boliviana en años previos a la guerra, sobre la convulsa vida política de Bolivia, la crisis económica y política peruana, los vaivenes de la política chilena, las conversaciones diplomáticas sobre la paz y el desarrollo completo de la guerra hasta la caída de Lima.

Una versión online de “Las dos Esmeraldas” está disponible aquí.

El Tomo I de “Historia de la Campaña de Tarapacá” está disponible online aquí.

Una versión online de “Historia de la Campaña de Tacna y Arica” está disponible aquí.

Una versión online de “Historia de la Campaña de Lima” está disponible aquí.


2. El Poder Económico en el Perú (1989, 1992) de Carlos Malpica Silva Santisteban

Cuando Carlos Malpica fue senador, apoyó el proyecto de estatización de la banca del presidente Alan García (1987). En esa época recopiló gran información de los bancos intervenidos, de los regulares, etc., que la utilizó para escribir esta monumental obra.

Esta investigación fue publicada en tres tomos: los dos primeros en 1989 y el tercero en 1992. El primero trata de los bancos nacionales, el segundo está dedicado a financieras, aseguradoras y bancos regionales, y el tercero a las empresas de capital extranjero.

Desde el primer momento, Malpica desarrolla su tesis de que cada banco nacional agrupa a diversos grupos económicos, que trata la entidad financiera de su control como una fuente de crédito. De esta manera, cada entidad financiera es una asociación de grupos económicos. Fuera de esto, también trata de grupos nacionales que no tenían inversiones financieras, así como las inversiones de empresas extranjeras en el país, que no eran muchas en ese entonces.


1. Fuerzas Sutiles (2001) de Francisco Yábar Acuña

Originalmente, este libro era la tesis de maestría de Historia del marino Francisco Yábar. Según el autor, la investigación le duró 11 meses y la realizó cuando estuvo al frente del Archivo Histórico de Marina, contando con el apoyo de los integrantes de la organización Brigada Naval.

Yo vi el libro a la venta en US$ 55 en el 2002 y no lo compré en ese entonces porque no tenía dinero. Lo lamenté porque el libro se agotó rápidamente (tuve que comprarme uno usado) y recuerdo que en el 2012 ya cotizaba en S/ 320 en libreros de viejo.

El tema central de libros son los intentos y experimentos peruanos para el uso de torpedos durante la Guerra con Chile debido a la inferioridad de la escuadra peruana frente a la chilena. El estudio desarrolla la formación de las Fuerzas Sutiles, una flotilla conformada por lanchas, para la defensa del Callao y también trata del uso y disposición de artillería para la defensa de la costa peruana.

Tiene una bella presentación en papel couché, con varias fotos y planos.