Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, aunque también investiga sobre el desarrollo de las empresas peruanas en la actualidad. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881". Si desean adquirirlo, escribir al e-mail elinaresm@hotmail.com

miércoles, 9 de diciembre de 2015

JAB, el nuevo imperio del café que hace temblar a Nestlé

Así como hay una concentración en el mercado mundial de la cerveza, también hay una concentración en el mercado mundial del café procesado. Quien está desarrollando esta concentración y apunta a ser el nuevo líder mundial del café es JAB Holding Company de la familia alemana Reimann, que el último lunes 7 compró a la productora de cápsulas para cafeteras (pods) Keurig Green Mountain Inc de EEUU por US$ 13,900 millones.

“A nosotros nos gusta el café. Más y más gente consume café en mercados emergentes” dijo hace dos años el holandés Bart Becht, presidente del directorio de JAB.(1)

Pods de Keurig
Foto de Associated Press

Si bien el mercado de café en pods es muy poco desarrollado en Perú, es uno de los más importantes en los países desarrollados. Según datos de Euromonitor, con su última adquisición JAB alcanza el 41% del mercado de pods para cafeteras, por encima del 28% de Nestlé, conocida en Perú por su cafetera Dolce Gusto. Keurig domina el mercado de pods en Estados Unidos, mientras Nestlé lo hace en Europa. En cuanto al mercado mundial del café procesado, JAB alcanza el 20% según Euromonitor, apenas por detrás del 22% de Nestlé.

Keurig tiene alianzas con Starbucks, Dunkin’ y otras empresas a las que abastece de pods K-cup con sus marcas. Uno de los principales accionistas de Keurig es Coca Cola, con el 17%, el cual está de acuerdo con la operación.

La adquisición de Keurig es toda una sorpresa, pues antes de que esta sea anunciada, sus acciones habían caído en más de 60%, principalmente por problemas de compatibilidad de sus pods con su nueva generación de cafeteras. El precio pagado por JAB fue de US$ 92 por acción, un 78% más alto que la cotización del viernes último y ya se anunció que las acciones de Keurig serán deslistadas de bolsa.

Pablo Zuanic, analista de Susquehanna Financial Group, indica que “en largo plazo, JAB puede expandir las cafeteras Keurig a Europa” (2) y señaló a Bloomberg que la próxima compra de JAB podría ser Dunkin’ Donuts.

“Habrá una guerra de precios en el mediano plazo. JAB ha demostrado ser muy agresivo”,(3) vaticina Alain Oberhuber, analista de MainFirst Bank AG. En efecto, en los últimos tres años, JAB se ha convertido en un gigante de la industria alimentaria y amenaza con desplazar pronto a la suiza Nestlé, aunque sus productos aún no llegan a Perú.

Cafetera de Keurig
Foto de Daniel Acker para Bloomberg

LAS ADQUISICIONES CAFETERAS DE JAB

JAB incursionó en el mercado del café en junio del 2012, cuando adquirió una participación en la holandesa D.E Master Blenders 1753 BV, productora de la marca de café y té Douwe Egberts y de los pods marca Senseo. Al mes siguiente, adquirió Peet’s Coffee & Tea Inc –un distribuidor de café gourmet y té de EEUU- por US$ 1,000 millones. JAB cerró ese año con la adquisición de Caribou Coffee Co –un retailer de café expreso de EEUU- por US$ 340 millones.

En abril del 2013, JAB adquirió la totalidad de DE Master Blenders 1753 por € 7,500 millones, unos US$ 10,400 millones.

En mayo del 2014, JAB se convirtió en el segundo del mercado mundial del café al adquirir la unidad cafetera de Mondelez –dueña de la marca Jacobs- por US$ 5,000 millones. JAB fusionó esta empresa con D.E Master Blenders, creando una nueva llamada Jacobs Douwe Egberts, con sede en Países Bajos y en donde Mondelez tiene el 49% de las acciones.

En septiembre del 2014, JAB compró a la norteamericana Einstein Noah Restaurant Group –un retail de cafeterías y bagels- por US$ 374 millones.

JAB, LA FAMILIA REIMANN Y LOS 3 SOCIOS

JAB es un holding que no lista sus acciones en bolsa, sino es una empresa totalmente cerrada. El 92.5% de las acciones de JAB lo tienen los hermanos Renate Reimann-Hass (64), Wolfgang Reimann (63), Stefan Reimann-Andersen (52) y Mathias Reimann-Andersen (50), todos ellos de perfil muy bajo. En la última lista de los hombres más ricos del mundo de Forbes, ellos figuran con US$ 4,000 millones cada uno, por el valor de sus acciones en JAB. De acuerdo al Bloomberg Billionaires Index, la fortuna de cada uno de ellos asciende a US$ 4,100 millones.

La fortuna de la familia Reimann se inició en 1828, cuando el químico alemán Ludwig Reimann se unió a la empresa química de su compatriota Johann Adam Benckiser, de donde el holding toma el nombre de JAB. La compañía de Johann Adam Benckiser producía en el siglo XIX ácido cítrico y fosfatos. En 1858, la compañía se muda de Pforzheim a Ludwigshafen am Rhein, en la misma Alemania.

Posteriormente, los descendientes de Johann Adam Benckiser venden su parte en la compañía a la familia Reimann. Albert Reimann, tataranieto de Ludwig Reimann, heredó totalmente la compañía en 1952 tras el fallecimiento de su padre.

Cuando Albert Reimann falleció en 1984, la compañía pasó a manos de sus nueve hijos adoptivos, tocándole un 11.1% a cada uno. En 1996, cinco de ellos compraron las acciones en Johann Adam Benckiser a cuatro hermanos adoptados por su padre de su hermana Else Dubbers. En el 2003, cuatro de los hermanos le compraron su participación en JAB Holding a Andrea Reimann-Ciardelli (58) por US$ 1,000 millones, financiando la compra con la venta de acciones en Reckitt Benckiser. Andrea Reimann-Ciardelli tiene nacionalidad estadounidense y en la última lista de Forbes, sale con una fortuna de US$ 1,040 millones.

La compañía química Joh. A. Benckiser se fusionó con la inglesa Reckitt & Colman en 1999. Desde entonces tiene su sede en Inglaterra y cambió de nombre por Reckitt Benckiser, conocida por producir los condones Durex, la crema para el acné Clearasil, el sacamanchas Vanish, entre otros. En la actualidad JAB tiene el 10% de Reckitt Benckiser.

La diversificación de los negocios de la familia Reimann se debe a que ellos confiaron la administración de su fortuna un grupo de profesionales a quienes llama socios y no sin razón, pues también tienen participación minoritaria en JAB, el 7.5%.

El alemán Peter Harf (69), socio senior de JAB, trabaja para la familia Reimann desde 1981 y fue CEO de JAB entre 1988 y el 2013. Fue el principal artífice de la diversificación y del incremento del patrimonio familiar. Harf llevó a JAB al holandés Bart Becht (59) en el 2011 como presidente del directorio y al francés Olivier Goudet (50) como nuevo CEO. Harf le contó a Bloomberg que fue Goudet quien desarrolló la estrategia cafetera de JAB.(4)

Harf creó en el 2006 el retail de lujo Labelux, que compró marcas de moda y lujo, entre ellas, los zapatos Jimmy Choo por £ 500 millones el 2011. Ese año también mudó JAB de Ludwigshafen am Rhein a Viena (Austria).

JAB tiene el 80% de Coty, una de los más grandes fabricantes de productos de belleza. Coty produce los perfumes Calvin Klein y los esmaltes OPI. El pasado mes de julio, Coty compró el negocio de belleza de P&G por US$ 12,500 millones, la mayor adquisición en el negocio de los cosméticos de la historia. P&G producía los shampoos Wella y Clairol, los cosméticos Max Factor y Cover Girl y los perfumes -bajo licencia- Gucci, Hugo Boss y Dolce & Gabbana.

NOTAS

(1) “Keurig adds grist to JAB’s coffee mill” en la web de Financial Times, el 8 de diciembre del 2015 (ver aquí)

(2) “Nestle to Lose Single-Serve Coffee Crown as JAB Snags Keurig” por Corinne Gretler en la web de Bloomberg (ver aquí)

(3) Ibídem.

(4) “JAB's Billionaire Backers Want to Create a Global Coffee Empire” por David De Jong en la web de Bloomberg (ver aquí)


1 comentario: