Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, aunque también investiga sobre el desarrollo de las empresas peruanas en la actualidad. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881". Si desean adquirirlo, escribir al e-mail elinaresm@hotmail.com

domingo, 3 de julio de 2016

Copa América Centenario: mejor que las dos Copas anteriores


El domingo pasado terminó la Copa América Centenario, un torneo extraordinario para celebrar los 100 años de la competición de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

Si bien yo tenía dudas de la calidad del juego de este torneo, pues muchas estrellas como Neymar no iban a jugar –incluso la primera fecha fue mala-, realmente me sorprendió el buen nivel que tuvo en los últimos partidos, por lo que pienso que este torneo fue superior que las dos Copas Américas anteriores (la del 2011 es la peor que he visto) y mejor –o menos aburrida- que la actual Euro que se viene disputando.

Creo que parte de la mejora del torneo es que se elevó la cantidad de países participantes de 12 a 16, eliminando la clasificación de los mejores terceros de las nueve Copas anteriores. El que se clasifiquen los mejores terceros como se venía haciendo, origina que muchos equipos salgan a especular por el empate en la fase de grupos. Tomemos como la ejemplo la Euro, cuyo nivel ha bajado muchísimo ahora que clasifican los mejores terceros.

Pienso que en el futuro las Copas Américas deben jugarse con 16 países, invitando a seis de la Concacaf. Si bien algunos de los invitados podría tener un nivel bajísimo como lo tuvo Haití, creo que es mejor contar con un país de ese nivel para evitar que en un grupo de cuatro se clasifiquen tres y no dos.

Entre los puntos malos de la Copa, estuvieron los errores de organización, como confundir los himnos nacionales, pero el peor de todos fue la definición de las cabezas de grupo. El campeón vigente Chile tuvo que ser cabeza de grupo y desplazar a alguno de los otros cabezas de grupo, como México o Brasil. Por este “arreglo”, vimos en la primera fecha que se enfrentaron los finalistas del año pasado, Argentina y Chile, cuando un encuentro así no debió efectuarse en la fase de grupos.

NO LLORES POR MI ARGENTINA

Realmente no veo un buen nivel de juego de equipo de Argentina desde la selección que jugó el mundial de Alemania 06 bajo la batuta de José Néstor Pékerman. Ni Basile, ni Maradona, ni Batista, ni Sabella, ni Martino han logrado hacer un equipo acorde con la calidad de jugadores que tiene. Recordemos que la selección de Pékerman fue eliminada del mundial en tanda de penales por el local Alemania.


En los partidos previos a la final, Argentina era muy superior y se imponía fácilmente a sus rivales. Por cuestiones de fixture, Argentina no se enfrentó a equipos que siempre le complicaron la vida en este torneo: Brasil, Uruguay y Colombia. Brasil le ganó a Argentina las finales del 2004 y el 2007, Uruguay eliminó por penales a Argentina en su torneo del 2011 (y también le ganó a la Argentina de Maradona en la semifinal de 1987) y Colombia empató con Argentina en el 2011 y en el 2015, siendo eliminado el país de la cumbia por penales en este último torneo.

En primera fase, Argentina había vencido a un débil Chile, a Panamá y a Bolivia. En los cuartos de final y semifinal se enfrentó a Venezuela y a EEUU, equipos que le tuvieron miedo y no le ocasionaron mayores ocasiones de peligro. De esta manera, Argentina llegó a la final por el peso de su camiseta y nombres de sus jugadores sin haber tenido la ocasión de enfrentarse a un rival que le exigiera.

Es importante mencionar que el técnico de Argentina, Gerardo Martino, convocó a varios jugadores para la Copa que no estaban en la mejor de sus formas, por lo cual está siendo fuertemente criticado. Javier Pastore, Ezequiel Lavezzi, Erick Lamela, Ángel Di María y Lionel Messi llegaron lesionados. Di María fue cambiado en la final sin que se haya hecho notar su presencia en el partido, Messi no jugó dos partidos de la fase de grupos por su lesión y Pastore no llegó a jugar ningún partido.

DE MENOS A MÁS

A diferencia de Argentina, Chile tuvo un desempeño malo en sus dos primeros partidos y fue elevando su nivel hasta llegar a la final. Tengo la impresión que luego de su discutido triunfo a Bolivia, los jugadores se acordaron que eran campeones y no podían jugar de esa manera. El gran mérito de su técnico, Juan Antonio Pizzi, es continuar con la misma forma de juego que venía haciendo Chile desde la época de Bielsa y que fue mejorada por Sampaoli.


Podemos decir que el fixture favoreció a Chile. Si bien el rival más difícil de todos, Argentina, le tocó en el primer partido, en las siguientes fechas le tocó rivales más o menos fáciles de ganar: Bolivia y Panamá. En cuartos de final y semifinal se enfrentó a rivales realmente exigentes y también candidatos a la Copa: México y Colombia. Salió airoso de ambos encuentros con notoria ventaja. Esos rivales le permitieron a Chile llegar en su mejor forma a la final.

Si bien Chile tiene buenos jugadores, es el que mejores en juego de equipo a nivel mundial, tanto así que también podría salir airoso si jugara la Euro. Esto fue demostrado en semifinales, cuando le tocó enfrentar a Colombia sin su estrella Vidal.

La final fue un partido con mucho golpe. A diferencia de la final del año pasado, Chile no fue superior a Argentina, sino ambos fueron parejos con ligera ventaja para Argentina. La mejor ocasión de gol se la perdió Higuaín, pero también Agüero se falló una ocasión de gol que normalmente convertía en el Manchester City.

Realmente el partido se malogró por la actuación del árbitro Heber Lopes. Si a muchos nos pareció un exceso la expulsión del chileno Marcelo Díaz, totalmente injustificable fue la expulsión del argentino Marcos Rojo.

En la tanda de penales, nuevamente Chile fue superior, con la particularidad que esta vez falló Messi, cuando el año pasado, él fue el único argentino que pudo anotar.

Aunque algunos califican a Chile como la bestia negra de Argentina, yo creo que eso es un exceso. Chile pasará a la historia por haber dos Copas en tanda de penales, pero esto no significa que haya ganado el partido. Para la Fifa, oficialmente Chile empató con Argentina y esto quedará así en las estadísticas generales.

Lo mejor de esta Copa para Chile es que legitima su triunfo del año pasado, pues hubieron comentarios que recordaban el dedo que Gonzalo Jara le metió al uruguayo Edinson Cavani, provocando su expulsión o que señalaban que Chile solo ganó porque jugó de local. Ahora ya todos están convencidos que fue la selección con el mejor juego en equipo de América de los últimos dos años.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario