Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, aunque también investiga sobre el desarrollo de las empresas peruanas en la actualidad. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881". Si desean adquirirlo, escribir al e-mail elinaresm@hotmail.com

domingo, 19 de agosto de 2018

El fútbol sudamericano en Rusia 2018

Messi en octavos de final. Foto: Getty Images

Desde que era niño, después de cada mundial, siempre los periodistas deportivos se dedican a debatir sobre si el fútbol europeo o sudamericano es superior, pero los resultados de este mundial han decepcionado en ese aspecto a los comentaristas sudamericanos. Por cuarto mundial consecutivo ha campeonado un equipo europeo y de los cinco mundiales disputados este siglo, solo tres han tenido a equipos sudamericanos como semifinalistas.

Para mí, en la comparación entre el fútbol europeo y sudamericano siempre gana el europeo por dos razones: tienen más dinero y son más países. Además, que lo sucedido en este mundial, no es más que el reflejo de la crisis dirigencial por la que pasan todos los países sudamericanos.

Si bien muchos quedaron decepcionados con los resultados de los países sudamericanos, yo creo que se exagera un poco. La verdad es que el honor sudamericano siempre es defendido por Argentina y Brasil, los únicos equipos de esta parte del mundo que han sido campeones en los últimos 60 años.

Veamos lo que sucedió con los equipos sudamericanos (menos Perú que lo trataré en otro post) a lo que agrego lo que le sucedió en los últimos mundiales.

Neymar y Paulinho tras el partido de octavos de final. Foto: Getty Images

EL JOGO BONITO DE BRASIL

Tite ha demostrado ser el mejor entrenador que ha tenido Brasil este siglo. En un equipo que no tiene tanto jugadorazos como tenían las selecciones de Francia 98, Corea Japón 2002 y Alemania 2006, pero que juega muy bien.

Lamentablemente se encontró en cuartos de final con Bélgica, país que contaba con la mejor selección de su historia. Fue un partido en donde Bélgica, con un Hazard en gran nivel, superó a Brasil por 2 a 1, pero uno de sus goles fue un autogol. El autogol de Fernandinho condicionó el partido, además que este jugador era un manojo de nervios y demostró que no sirve para partidos de esta categoría. Fue notable como la ausencia del volante Casemiro fue decisiva en la eliminación brasileña.

Si Bélgica controló el primer tiempo, Brasil lo tuvo contra las cuerdas a su rival en el segundo tiempo, pero inexplicablemente, jugadores como Coutinho fallaron ocasiones de gol que normalmente anotaban en sus clubes. El descuento de Brasil lo anotó Renato Augusto, un jugador que normalmente es suplente en su selección pero que tiene categoría.

Este partido de Brasil me hizo recordar a su eliminación en Italia 90 y Sudáfrica 2010, ambas casi inexplicables. En Italia 90, Brasil era superior a Argentina en octavos de final, pero una genialidad de Maradona permitió el gol de Caniggia, además que Branco jugó drogado por un somnífero suministrado por los argentinos (leer aquí). En Sudáfrica 2010, Brasil fue superior a Holanda, pero perdió 2 a 1 en donde también hubo un autogol que desconcentró a Brasil por unos minutos y después ya no pudo recuperarse.

En Alemania 2006, Brasil tenía un equipazo pero llegó a cuartos de final sin brillar mucho. Fue eliminada por Francia en un partido extraordinario de Zidane, quien dio pase para el gol de Henry, pero que lo anotó gracias a que Roberto Carlos dejó su marca porque se agachó a levantarse la media. Si no fuera por ese error, el partido habría quedado cero a cero.

El Brasil del 2014 no jugaba bien y solo llegó a semifinales por ser el equipo local, despidiéndose de su Mundial con dos goleadas.

NO LLORES POR MÍ ARGENTINA

Para muchos la gran decepción fue Argentina. La generación conformada por Messi, Higuaín, Agüero y Di María no ha obtenido ningún título, ellos ya están de salida y los que vienen atrás no son más brillantes. En este mundial jugaron cuatro partidos, perdieron dos, empataron uno y ganaron solo uno.
Para mí, Argentina estuvo casi al mismo nivel que el mundial pasado (que llegó a la final), solo que tuvo la mala suerte de enfrentarse a Francia en octavos de final. Equipos como Argentina se crecen en partidos de eliminación directa y si no se enfrentaba a los galos, probablemente llegaban hasta la final y Sampaoli permanecía como seleccionador. Lo notable es que Argentina fue la única selección que le pudo hacer tres goles a Francia.

Creo que la mejor selección argentina de este siglo fue la que llegó para el Mundial de Corea Japón 2002, pero con jugadores desgastados por la extensa temporada europea (no habían fechas FIFA y la Champions tenía dos fases de grupos) fueron eliminados en primera fase, aunque solo perdieron un partido, el primero que fue contra Inglaterra, país que también tenía su mejor selección de este siglo.

La Argentina de Alemania 2006 era muy fuerte, pero quedó eliminada en tandas de penales por el equipo local. Era difícil eliminar a Alemania en su mundial, solo lo pudo hacer Italia que fue la campeona.

Argentina también llegó con una buena selección a Sudáfrica 2010, pero era dirigida por Maradona y fue eliminada por goleada ante Alemania.

Cavani ante Portugal. Foto: Getty Images

URUGUAY: NO ES CUESTIÓN DE GARRA SINO DE FIXTURE

Uruguay se presentó con su mejor selección de este siglo, incluso superior a la ganadora de la Copa América 2011; sin embargo, fue eliminada en cuartos de final ¿Qué pasó? Pues le tocó enfrentarse a Francia sin Cavani, su mejor jugador desde hace algún tiempo. Aún con Cavani, considero que le habría sido difícil superar a Francia. Tal vez hubiera llegado a semifinales si le tocaba un rival más fácil, como Suecia.

Cuando Uruguay venció 2 a 1 a Portugal en octavos, muchos entusiastas fanáticos de la celeste dijeron que fue un resultado sorpresivo y de que Uruguay eliminó a Portugal en los octavos de final del Mundial de Rusia gracias a la tradicional garra charrúa, pero esto no es cierto. Antes del partido, Uruguay era favorito en todas las casas de apuestas, en todas, así como fue favorito en sus tres partidos de la fase de grupos. Uruguay superó a Portugal y sus rivales en primera fase porque era un buen equipo y tenía mejores jugadores.

La garra charrúa se entiende como la capacidad de sobreponerse ante un resultado adverso o vencer a un equipo superior. La mayor hazaña de la garra charrúa fue voltearle el partido a Brasil en el famoso Maracanazo del Mundial de 1950. También se mostró la garra cuando empató con Argentina 1 a 1 y después la eliminó por penales en la Copa América del 2011.

En el Mundial de Sudáfrica 2010, el fixture ayudó a que Uruguay llegara a semifinales, no la garra. Tras quedar primero en su grupo, Uruguay eliminó a Corea del Sur en octavos y a Ghana en cuartos. En este último partido, Ghana era un equipo sin historia y todos daban por descontado de que Uruguay lo eliminara; lo sorpresivo fue que el partido vaya a tiempos suplementarios, en donde Suárez evitó con la mano que Ghana anotará un gol, una clara acción antifutbolística. Uruguay superó a Ghana por penales, pero luego cayó ante Holanda en semifinales y Alemania en el partido por el tercer puesto. Si a Uruguay le tocaba otros rivales diferentes a Corea o Ghana, probablemente no llegaba a semifinales.

En Brasil 2014, Uruguay tenía mejores jugadores que en Sudáfrica 2010, pero llegó a octavos golpeado anímicamente por la expulsión de Suárez, difícil de superar para cualquier equipo. Uruguay quedó eliminado por Colombia, que también tenía un gran equipo y que ya le había goleado 4 a 0 en eliminatorias. Su eliminación no fue sorpresa.

Un capítulo aparte es Oscar Washington Tabárez, el entrenador que más años ha estado dirigiendo a la selección uruguaya. Tabárez es una persona de verbo florido y frecuentemente, su nombre aparece en notas periodísticas que solo hablan bien de él (¿habrá contratado a alguna consultora de RRPP?). Si bien diversos artículos resaltan que Uruguay ahora juega mejor que antes, creo que esto también se debe a que goza de una buena generación de jugadores. Mi opinión personal es que es un entrenador sobrevalorado, sus equipos practican un fútbol que no me gusta, aunque admito que es respetado y se lleva bien con los integrantes de su selección, lo cual ya es un logro importante. Yo tengo la sensación de que Uruguay hubiera jugado un poco mejor sin Tabárez.

La primera vez que escuche de Tabárez fue cuando dirigía Peñarol en 1987 y vino a Lima por Copa Libertadores a jugar contra Alianza Lima y San Agustín. Era el clásico equipo uruguayo que privilegiaba la marca y fue campeón de la Libertadores ese año. Luego lo vi (por TV) dirigiendo a Uruguay en las eliminatorias para Italia 90, en donde enfrentó a Perú. Uruguay clasificó pero su actuación en el Mundial no fue buena: quedó tercero en su grupo y en octavos de final (en esa época clasificaban los mejores terceros) fue eliminado por el equipo anfitrión. Después lo vi dirigiendo a Boca Juniors, que si bien fue campeón en Argentina y tenía como goleador a Batistuta, quedó eliminado en semifinales en la Copa Libertadores ante Colo Colo en un partido que terminó en una descomunal pelea en donde el mismo Tabárez se enfrentó a dos periodistas (leer aquí).

Luego dirigió, por poco tiempo, al Milan en 1996. Tabárez no se adaptó al equipo italiano, porque su fútbol era básicamente de contraofensiva y especulador, mientras la tradición del Milan es de siempre salir a atacar a su rival. Después vi que Tábarez dirigió a Boca Juniors en el 2002 sin éxito alguno. Su nuevo ciclo en la selección uruguaya empezó el 2006 y por el momento, parece que continuará.

EL DORADO COLOMBIANO

En la última década, Colombia ha tenido una buena generación de jugadores que casi opaca la a generación que lideraba el “Pibe” Valderrama y le ha permitido clasificar a dos mundiales consecutivos.

A pesar que Radamel Falcao no jugó el Mundial Brasil 2014 por estar lesionado, Colombia hizo un buen papel. No solo quedó primero en su grupo, sino que practicó un fútbol que le gustaba a todos. Venció fácil a Uruguay en octavos de final pero en cuartos le pesó la historia. Colombia había practicado un mejor juego que Brasil durante el torneo y tenía jugadores igual de buenos, pero muchos de sus jugadores estuvieron nerviosos durante el partido, tal vez porque nunca habían llegado a esas instancias. De todas maneras, casi todos vaticinaron que quedarían eliminados ante Brasil.

Después de cuatro años, muchos colombianos esperaban mucho de su selección, pero cuatro años no pasan en vano. El mejor jugador colombiano en estos momentos, Falcao, tiene 32 años. En el 2014, muchos pensamos que James Rodríguez llegaría a más; fue uno de los mejores jugadores del mundial de aquel año, junto con Robben, Messi y Neymar, pero después de una buena temporada en el Real Madrid su nivel bajó mucho, tal vez por sus salidas nocturnas (leer aquí).

En Rusia 2018, sorpresivamente Colombia perdió su primer partido ante Japón (tras una tonta expulsión de Sánchez), pero después venció a Polonia y Senegal.(1) En octavos se enfrentó a Inglaterra, que era el favorito porque tenía mejores jugadores, pero Colombia jugó bien (a pesar de la ausencia de James) ante un mezquino equipo inglés. Colombia quedó eliminado por penales, pero si clasificaba, no dudo que habría llegado a semifinales.

HACIA QATAR

Por ahora, solo veo fijo a Brasil para el próximo mundial. Si bien Argentina, Colombia y Uruguay tiene buenos jugadores, sobre el resto de los países sudamericanos, veremos como se desenvuelven en las eliminatorias.

MI HINCHAJE

Yo nunca he sido de las personas que apoya a tal país en un partido del Mundial porque es sudamericano. No me lamentaba que hayan quedado eliminados Argentina, Colombia, Brasil o Uruguay y si bien en diferentes partidos tuve alguna simpatía por Argentina, Brasil o Colombia, era porque jugaba algún futbolista que gozaba de mis simpatías. De la misma manera, también he tenido simpatías por Francia, México, España, Costa de Marfil, etc.

El único equipo del que soy hincha es Perú, por el cual lamento cuando pierde un partido o queda eliminado de un torneo y me molesto cuando no juega bien. Los demás de Sudamérica me importan poco.

NOTA

(1) Cuando paseaba con unos peruanos por París esperando a que salga mi vuelo a Perú después de ver a la selección en el Mundial, nos encontramos con un vendedor ambulante que creyó que éramos colombianos porque hablábamos en español. Era un senegalés, que hablaba un poco de español, y se lamentaba que su país haya perdido ante Colombia (reconoció que jugó mejor) y quedado eliminado por Japón debido al Fair Play.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario