Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, y también investiga sobre el actual desarrollo de las empresas peruanas. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881".

domingo, 14 de agosto de 2022

Los planes peruanos para ocupar Guayaquil en 1941

 

Portada del diario El Universo de Guayaquil, 30 de julio de 1941.

La Guerra de 1941 entre Perú y Ecuador se inició el 5 de julio, cuando fuerzas ecuatorianas atacaron puestos de la peruanos en la frontera (ver aquí). El Agrupamiento del Norte del ejército peruano se enfrentó al ejército ecuatoriano en la llamaba batalla de Zarumilla del 23 al 31 de julio (ver aquí), tras lo cual, las fuerzas peruanas ocuparon Puerto Bolívar, Machala y otras localidades de la provincia ecuatoriana de El Oro.

El Agrupamiento del Norte estaba al mando del general Eloy Ureta Montehermoso, quien dejó unas memorias sobre la guerra (“Apuntes sobre una campaña”) en donde habla de las medidas que tomó y de las diversas acciones bélicas, pero en ninguna parte menciona sobre su plan o intención que él mismo tuvo para ocupar Guayaquil, a pesar de la información existente sobre esto en los archivos militares.

En la “Colección Documental del Conflicto y Campaña Militar con el Ecuador en 1941. Volumen IV”, se encuentra el documento 889 sobre sugerencias del general Ureta para operaciones futuras, fechado en Piura el 7 de agosto de 1941. En este documento, Ureta recomienda:

“Si se considera las posibilidades de acción y de transporte de nuestra Escuadra Naval, demostradas hasta hoy, las que no permiten alejarse demasiado de nuestras bases terrestres y aéreas, parece oportuno contemplar una operación de desembarque en la Costa de GUAYAQUIL a fin de operar sobre este Puerto cuya conquista traería como resultado la desorganización completa del Ejército ecuatoriano, que ya ha sufrido fuertes pérdidas en la batalla del ZARUMILLA y cuya moral se encuentra fuertemente abatida.

5º- La operación sobre GUAYAQUIL, cuya preparación correspondería al Estado Mayor General del Ejército o a este Agrupamiento si esta Superioridad lo cree conveniente, puede llevarse a cabo con los medios siguientes:

5 BBII (3 del Agruptº y 2 por enviarse de LIMA).

1 Fracción de Carros de Combate (se estudia las posibilidades de desembarque)

2 Grupos de Artillería (1 del Agruptº y otro a enviarse de LIMA).

1 R.C. del Agrupamiento.

Servicios y otros elementos sacados del Agrupamiento”

En las conclusiones de este informe, Ureta señalaba “en previsión de operaciones futuras conviene buscar la decisión de la guerra en la región de GUAYAQUIL”.

Puesto ecuatoriano de Chacras capturado el 23 de julio
(Apuntes sobre una Campaña de Eloy Ureta)

El plan de Ureta fue desechado por el Estado Mayor General del Ejército. Al teniente coronel Jefe de la 3ra. Sección, José del Carmen Marín Arista, le tocó redactar los puntos de vista del Estado Mayor General, fechado en Lima el 21 de agosto de 1941, que dice lo siguiente.

I) A falta de Plan de Guerra, el E.M.G. para sus trabajos de ha fijado como objetivo del primer período de la guerra, la línea Alausi-Yaguachi-Guayaquil-Santa Elena.

El Plan de Operaciones contempla para su conquista tres fases estratégicas:

Ia.- Apoderarse de los pasos de la Cordillera del Portete-Tinajillas en condiciones de permitir la continuación de la ofensiva hacia Cuenca.

IIa.- Conquista de la línea Alausi-Yaguachi, para aislar Guayaquil del interior.

IIIa.- Conquista de Guayaquil-Santa Elena, actuando simultáneamente por mar (Operación principal) y por el Este.

….

II) Como se vé, el Agrupamiento Norte ha realizado su acción en las dos primeras direcciones, alcanzando un primer objetivo, pero sin obtener los resultados que se esperaba de su conquista, puesto que el grueso de las fuerzas ecuatorianas se ha replegado. Como las operaciones se han paralizado inmediatamente después, esa parte del Ejército enemigo no ha sido desorganizado.

Contra las fuerzas de la región Zaruma-Loja, no se ha hecho nada.

Si se emprende una acción sólo por mar, el enemigo está en condiciones de oponer el grueso de su Ejército por lo menos al Este del Guayas (ver información especial de la 2ª sección), ya que dispone de todas sus comunicaciones con el interior y no se ve obligado ha hacer frente a ninguna amenaza por tierra.

La importancia de Guayaquil y Libertad estriba en que son los Puertos de mayor rendimiento y mejor comunicados para recibir material de guerra del exterior. Esta importancia se ve disminuida por nuestra superioridad marítima bien que el bloqueo pueda ser siempre burlado.

En cuanto a los recursos de vida, no hay nada apreciable en el triángulo Santa Elena-Guayaquil-Pasorja. Los abundantes recursos de vida de la región de Guayaquil se hallan al Este del Guayas y del Daule. El Abastecimiento de la operación tendría que hacerse íntegramente por vía marítima.

Es posible que conquistado Guayaquil nos encontremos frente al grueso del ejército enemigo, cubierto por la extensa zona de obstáculos y pantanos que se encuentran al Este. Basta observar el terreno y considerar los medios que disponemos para operaciones de esta clase, para darse cuenta de las dificultades que experimentamos para batir a ese grueso, bien comunicado con sus centros de recursos del interior.

Por eso el Plan de Operaciones contempla esta fase después de haber aislado Guayaquil del interior y de modo que las fuerzas consagradas a su defensa tengan que batirse con un obstáculo a la espalda en poder nuestro.

El Estado Mayor General opina por el mantenimiento del Plan de Operaciones y que la conquista de Guayaquil, en la forma propuesta no garantiza “la desorganización total del ejército ecuatoriano”.

Estima así mismo que es todo interés y conveniente que se prepare la acción de desembarco en la costa de Guayaquil por estudio coordinado de los Estados Mayores del Ejército, Marina y Aviación por que dicha acción se haya contemplado en el Plan de Operaciones.

Puesto que el Comandante del Agrupamiento Norte encontrándose en el lugar puede disponer de elementos de apreciación importantes, es conveniente que estudie también la operación por su parte, remitiendo dicho estudio al E.M.G. para coordinarlo con el que este prepare”.

 

El Estado Mayor General del Ejército elaboró un estudio que figura como documento 1353 de la “Colección Documental del Conflicto y Campaña Militar con el Ecuador en 1941. Volumen VII”, en donde indica el dispositivo de las fuerzas ecuatorianas: la 1era Zona Militar en Quito con 1700 hombres, la IIa Zona Militar en Riobamba con 246 hombres, la IIIa Zona Militar en Cuenca con 1100 hombres, la IVa Zona Militar en Guayaquil (4 BB. II. dos de ellos en reorganización, 2 G.A. uno de ellos en reorganización, 1 B. Ing°, 1 G.C., 1 Bat. A. A. A., 1 Cía. de Transmisiones en reorganización, 2 Batallones de Guardias Nacionales, 1 Batallón de Carabineros de Machala en reorganización y 1 Cía. de Carabineros del Guayas) con 4098 hombres, Va Zona Militar en Loja con 4117 hombres y destacamentos orientales con 1046 hombres, un total de 12307 hombres. Sobre la defensa de Guayaquil decía lo siguiente:

“Como elementos disponibles y de 1er. empleo pueden disponer de la 1ra. Zona Militar cuyo efectivo aproximado es de UN MIL SETENCIENTOS HOMBRES, los que serían transportados a Guayaquil de inmediato, sin esperar la movilización o desdoblamiento de las unidades.

A este efectivo se sumaría el G.C. de guarnición en Riobamba, lo que daría un efectivo total de UN MIL NOVECIENTOS CUARENTISEIS HOMBRES, redondeando: DOS MIL HOMBRES.

Además de estos efectivos, existen la Ira. y IIa. División de Carabineros, que teniendo en cuenta el empleo que se les ha dado en la Va. Zona (Provincia de El Oro y Loja), pueden participar formando parte de las tropas de defensa.

En este caso, sin descuidar su misión de orden público, estas unidades podrían alcanzar un efectivo de UN MIL HOMBRES.

El total global ascendería a TRES MIL HOMBRES, que sumados a las fuerzas de Guayaquil alcanzaría a SIETE MIL HOMBRES.

Efectivos estos que 30 días después puede elevarse a 12 ó 15,000 hombres, bajando los efectivos de complemento de las unidades Ira. Zona Militar y completando las unidades por BB. II. de Guardias Nacionales que se podrían crear en Guayaquil y Provincia de Manabi por ser la más próxima.

El aumento de 8 a 12,000 hombres que se completa para vivir en la zona está comprendido entre el 3 y 5% de la población total de Guayaquil, el que puede permanecer sin un mayor esfuerzo a la vida económica de la Provincia, con el agregado de que lo que le faltara podría ser bajara del interior en perfectas condiciones”.

 

Un mes después, el General en Jefe del Estado Mayor General, Felipe de la Barra Ugarte, emitió un memorándum sobre las acciones a tomar para la conquista de Guayaquil, que se encuentra en la “Colección Documental del Conflicto y Campaña Militar con el Ecuador en 1941. Volumen IV”, fechado en Lima el 20 de septiembre de 1941. Detalló dos soluciones: la primera ir por la costa cubriendo la provincia de El Oro y la segunda era “Conquista de los pasos de la Cordillera del PORTETE-TINAJILLAS o por lo menos de la línea ABDON-LURIN-ABDON CALDERON, para cortar todas las comunicaciones hacia LOJA” y “reunir el grueso de las fuerzas para emprender la acción por la Costa Sobre GUAYAQUIL”.

Sobre la primera solución, De la Barra escribió lo siguiente:

Ventajas

a) En ambos casos la operación por la Costa tiene por fin privar al enemigo de los dos puestos importantes de GUAYAQUIL Y SANTA ELENA, utilizar sus recursos y dejar libre acceso de nuestros transportes marítimos…

b) En ambos casos es también es esencial conquistar en el menor plazo, posibles, una cabeza de puente al E. de GUAYAQUIL que sería por ejemplo: BABAHOYO YAGUACHI-MILAGRO para continuar la ofensiva hacia el Este en las direcciones:

-BABAHOYO - GUARANDA -RIOBAMBA.

-MILAGROS -ALAUSI

O en una de ellas, cubierta en la otra para apoderarse de los nudos de comunicaciones de ALAISI o de RIOBAMBA y cortar las fuerzas de las comunicaciones de CUENCA y LOJA….

c) Se evita la operación hacia el PORTETE en el terreno montañoso, en gran parte selvático…

d) Permite la cooperación estrecha de la Marina, de la Aviación y del Ejército y por consiguiente servirnos de nuestras superioridades manifiestas…

Inconvenientes

a) El enemigo prepara activamente la defensa de la Costa en el triángulo: SALINA – GUAYAQUIL – POSORJA y en Isla PUNA; organiza su fuerza aérea, todo lo cual hace prever las dificultades de las operaciones de desembarco…

b) No hay recurso en el territorio de dicho triángulo; los de la región de GUAYAQUIL se hallan al Este del DAULE y del GUAYAS, por consiguiente cubiertos por la importante zona de obstáculos de esa zona. Es necesario pues asegurarse íntegramente los abastecimientos incluso de agua…

c) El adversario, dueño de todas sus comunicaciones con el interior puede reunir fuerzas importantes, por lo menos al Este…

d) Para conquista rápidamente la cabeza de puente al Este de GUAYAQUIL es necesario librar una batalla en terreno excesivamente difícil…

e) La cobertura en la provincia del ORO y en el sector CHIRA por la extensión del frente implica efectivos importantes, del orden de dos D.L. reforzadas por dos Regimientos de Caballería.

f) El enemigo podría reforzar sus fuerzas en la región de LOJA y emprender una ofensiva en la dirección del Valle del CHIRA lo que pondría en peligro la zona Norte; o también emprender una acción para recuperar la provincia del ORO…”.

Sobre la segunda solución, De la Barra escribió lo siguiente:

Ventajas

a) Dados los efectivos que tiene actualmente el enemigo (del orden de 3,500 en LOJA, 2,000 en CUENCA – JUBONES, 1,000 a 1,500 en la Costa al Norte de JUBONES) es posible llevar a cabo las operaciones con tres D.L. 4 R.C. y elementos de refuerzos…

La preparación de la operación terrestre duraría pues menos tiempo y posiblemente podría ejecutarse antes de la estación de lluvias.

b) Ocupando los pasos de la CORDILLERA del PORTETE o la garganta que se halla al Sur (región ABDON CALDERON – LURIN – NABON) y aprovechando del obstáculo del JUBONES y de nuestra superioridad en el mar, la cobertura del Teatro de Operaciones del Norte no demandaría más de una D.L. y uno o dos R.C. Quedarían luego disponibles para la operación por la Costa dos D.L., dos RC, todos los elementos motorizados y mecanizados y elementos de refuerzo…

c) Es posible desorganizar sinó encerrar completamente las fuerzas enemigas de la región de LOJA.

d) Se disminuiría la amenaza a la región de SANTIAGO, puesto que quedaría en nuestro poder la comunicación LOJA–ZARUMA-CUMBARAZA y nos permitiría la ocupación del NAGUEISA y del río ZAMORA.

Inconveniente

a) Hay que atravesar cordillera sucesivamente…

b) Si no se fijan las fuerzas enemigas en la dirección LANCONES-LOJA, es posible que el enemigo refluya hacia el Norte aproximándose así a la región de GUAYAQUIL….

c) En la actualidad, a partir de PASAJE en la dirección del JUBONES, de PIEDRAS en la dirección de ARENILLAS-ZARUMA y de nuestra frontera del CHIRA-MACARA en la dirección de LOJA, no es posible ni el empleo de carros de combate ni el abastecimiento de camiones. Todo abastecimiento tendría que hacerse a lomo de mulo….

d) Contrariamente a la acción por la Costa la cooperación de la aviación sería menos eficaz, por la naturaleza del terreno…

e) Nos obliga a llevar a cabo dos operaciones importantes: uno para la Conquista del Objetivo de la primera fase y otra para apoderarnos de GUAYAQUIL sin que se haya eliminado las dificultades para desembocar al Este de dicho puerto. El inconveniente es mayor si se tiene en cuenta que estas operaciones van a estar distanciadas en el tiempo por varios meses  no sólo por la preparación que requiere sinó también por la estación de lluvias…”.

En sus conclusiones, el general De la Barra indicaba que en la primera solución “el éxito de esta operación puede ser decisivo”, mientras que en la segunda solución “los resultados estrategios son menos importantes; es muy probable que no serían decisivos. Quedaría siempre en pie la operación por la Costa. Prolongaría la guerra y el tiempo influye desfavorablemente para nosotros porque el Ecuador puede armarse…”.

El general De la Barra preparó también dos anexos a su memorándum. En el Anexo N° 1 señala la necesidad de que el Estado Mayor General de la Marina realice estudios sobre: los puntos de la costa para llevar a cabo un desembarco, la capacidad total de los transportes disponibles , cuales serían los medios para el franqueo del Guayas: “patrulleras, botes blindados, apoyo de la artillería de los barcos, etc.” y las facilidades para el embarco de estos medios desde el Callao hasta el norte. También señala que “la intervención de la Aviación es esencial en todas las fases” y pide conocer los medios de los que dispone, los objetivos estratégicos que puede destruir y las bases desde donde actuarán. En el mismo anexo se detalla las acciones a tomar:

“1) Apoderarse de GUAYAQUIL operando en las direcciones determinadas….

2) Dejar libre la navegación por el canal hasta el puerto de GUAYAQUIL.

3) Franquear el GUAYAS al Sur de GUAYAQUIL para conquistar la cabeza de puente mencionada, actuando en la dirección Sur de DURAN-YAGUACHI-BABAHOYO….

4) Los medios necesarios para la operaciones los estima el E.M. Gral. del Ejército, como sigue:

(a) Para la ocupación de GUAYAQUIL y acción hacia el Este:

Del valor de una División de Ejército, reforzada con Artillería, carros de combate, caballería y medios de transporte automóvil, organizados como sigue:

-Una División del Ejército.

-Dos Regimientos de Caballería.

-Dos Grupos de Artillería (de preferencia 155 largo).

-Un Batallón de Carros.

-Dos Batallones de asalto (uno de la G.C. y Policía y otro organizado con el material en curso de adquisición).

-Dos compañías automóviles del Tren.

-Servicios y abastecimientos correspondientes.

Total aproximado: 30,000 hombres

(b) Fuerzas aéreas y navales:

En la mayor proporción posible y cuyo valor será determinado por los Estados Mayores respectivos…

(c) Para el Teatro de Operaciones del Norte (cobertura y reserva)

Otra D.E. repartida como sigue:

-Región de EL ORO:

Una División Ligera

-Región CHIRA-MACARA

Una División Ligera

-Reserva estratégica:

Una División Ligera

(d) En el Teatro del Nor-Oriente

La División de la Selva, reformándola con una unidad en botes blindados (24 a 30 botes tripulados) y medios de aviación.

Para el mantenimiento de los efectivos, en los depósitos el 10% del efectivo total.

Todo esto implicaría la movilización de un Ejército de 65,000 hombres aproximadamente”.

Como vemos, para tomar Guayaquil se necesitaba una mayor preparación por parte de las fuerzas peruanas. Yo creo que también influyó la situación política para que la guerra se congelara y el ejército peruano no fuera más allá de Machala

 


domingo, 17 de abril de 2022

La Semana Santa en la Lima ocupada de 1881

 

Convento de Santo Domingo. Captura de video de la Municipalidad de Lima.

El ejército chileno ingresó a Lima el 17 de enero de 1881 e inició una ocupación que se prolongó por casi tres años.

En el primer año de ocupación, la Semana Santa se inició el 10 de abril con Domingo Ramos, continuando con Jueves Santo el 14 y Viernes Santo el 15 de abril de 1881, los mismos días que este 2022.

¿Cómo se vivió en Lima esa primera Semana Santa bajo la ocupación chilena? Hay dos testimonios de esa época: uno del diario peruano El Orden y el otro del diario chileno La Actualidad.

El Orden era el diario oficial del Gobierno de Francisco García Calderón, que se había instalado en Magdalena en marzo de 1881. El diario no solo contenía información oficial, decretos, etc., del Gobierno de García Calderón, sino también una editorial, noticias del interior, movimiento bursátil, notas religiosas, reproducía poemas de Carlos Augusto Salaverry, etc. Era de una sola hoja (dos páginas), salía de lunes a sábado, era publicado por la Imprenta del Teatro por Pedro Romero y aparentemente no tenía director, pero varias notas eran firmadas por el presbítero Germán de la Fuente Chávez.

El diario La Actualidad era un periódico fundado y dirigido por el chileno Luis E. Castro.  Era un diario de dos hojas (cuatro páginas), publicado por la imprenta del diario El Peruano (ocupado por las armas chilenas en aquel entonces), tuvo una corta existencia -de enero a mayo de 1881- y recibió un subsidio del ejército chileno. Con el diario El Orden se diferenciaba en que propalaba noticias parcializadas a Chile y en que usaba la ortografía Bello, diferente a la ortografía de la Real Academia que se usaba en Perú.

En la Semana Santa de 1881, El Orden publicó ejemplares el jueves y el sábado, que salían en la tarde de ese día, ya con noticias de la mañana. En la del Jueves Santo del 14 de abril, se publicó una larga editorial titulada “La semana santa en Lima, en 1881”, en donde compara como las familias antes gastaban para la Semana Santa y como se estaba viviendo en 1881.

Por eso durante los días precedentes, el comercio adquiria una animación no acostumbrada, tanto mas cuanto que los precios no eran tan elevados, el dinero abundaba y cada madre quería que sus hijos asistiesen á la iglesia realzando, si fuese dable, los encantos de la inocencia con los artificiales de moda. Los mas antiguos comerciantes de hoy recuerdan sin duda con tristeza esos pasados tiempos, en que vendían en pocos días mas que en un año entero, pues desde la acaudalada y aristocrática señora hasta el ultimo operario, no había quien no hiciese toda clase de esfuerzos para asistir con la mayor decencia á las solemnidades religiosas…

Las sesenta y mas iglesias de la capital no eran demasiado grandes para contener al pueblo piadoso que acudía á ellas á presenciar los Santos Oficios y cumplir los deberes que el Cristianismo impone. Los Virreyes en tiempos mas remotos, y después los Presidentes, con todo su séquito , así como la magistratura y corporaciones, se apresuraban á ser de los primeros en dar este ejemplo de religiosidad al pueblo, y se les veía en los días de Jueves y Viernes Santo concurrir á la Catedral, y en la tarde recorrer varios templos, «andando Estaciones y visitando los Monumentos», contaba El Orden sobre como era antes de 1881 y continuaba como era la situación actual, con la miseria ocasionada por la guerra.

“Ya no es dable ver esa pasada animación del comercio en estos solemnes días, porque hoy las familias, no solo han perdido su opulencia, que las hacia prodigar sus caudales en lujosos vestidos, sino que han olvidado los incentivos de la vanidad fastuosa ante la imperativa voz del instinto que pide:-pan!...

A nadie sorprenda pues ver convertida la capital en una verdadera calle de la Amargura, por donde se ve atravesar la llorosa procesión de todo un pueblo, que marcha hácia el Calvario, con caracteres de marcarda semejanza con los que la religión nos recuerda en estos tristes días. Hoy han desaparecido todas esas solemnidades con que nuestra religiosidad conmemoraba la Redención del linaje humano, y en que éramos acompañados por todos los poderes del Estado; hoy apenas si se abren un rato los templos para que allí se refugien nuestros desgarrados corazones, á fin de sacar del sacrificio de la Divina Victima, fuerzas para consumar el nuestro; hoy Lima, y el Perú mismo, sirven á su vez de espectáculo al mundo, que los contempla pendientes de su Cruz en la cumbre de su infortunio…

Si; el único consuelo que nos ofrece la triste situación nuestra se encuentra en la religión y en la semejanza que, bajo cierto respecto, existe entre el Calvario del Redentor y el de nuestra patria. La presente Semana Santa nos será de gran provecho moral si comparamos una Cruz con otra, y aprendemos en esa gran escuela del sacrificio, la ciencia de la abnegación, para inmolar nuestro individuo en aras de la salvación común”.

El sábado 16 de abril, en el mismo diario, en la sección “Boletín del día”, había una nota llamada “La Semana Santa”, que decía lo siguiente:

“La afligida capital del Perú celebró, como lo preveiamos en nuestro último número, con insólito recojimiento y circunspección la Semana Santa. Las familias creían interrumpir su duelo nacional concurriendo, como en años anteriores, á los templos en la noche del Juéves Sánto, y solo se han permitido ir de día, volviendo en seguida á su clausura obligada. Hoy mismo, Sábado de Gloria, no se ha oido el acostumbrado repique, lo que prueba lo que el duelo aun continua para todos”.

El diario chileno La Actualidad narraba una situación parecida, pero desde otro punto de vista. En su edición del lunes 18 de abril, apareció en la sección Crónica una nota llamada La semana santa. Lo interesante es que cuenta que el tradicional recorrido de las estaciones, o iglesias, de Jueves Santo, no se llevó a cabo porque las iglesias permanecieron cerradas, así como el gobierno civilista de García Calderón no participaba de las actividades de la iglesia pierolista. La nota -con la ortografía Bello que usaban los chilenos- es la siguiente:

“Parece que todo Lima ha cumplido con la iglesia en la semana que ha concluido: tal era la afluencia de jente que llenaba los templos i circulaba por las calles.

Durante los dias jueves i viérnes por antigua costumbre, pues entendemos que no hubo órden ninguna, se interrumpió el tráfico de vehículos i cabalgaduras. Ni aún los vendedores ambulantes alteraban con sus gritos acostumbrados el silencio de la ciudad.

En las ceremonias del jueves santo ofició el arzobispo en la iglesia catedral, i desde las dos de la tarde del mismo dia comenzaron las estaciones. En la noche los templos estuvieron cerrados, así fué que chasco se llevaron los que esperaban las estaciones de otro tiempo de tantas i tan dulces aventuras.

Pero si faltó este profano atractivo, que le ha dado a esta ceremonia tanta popularidad entre los poco creyentes i respetuosos, hubo en cambio de ventaja que la hermosura i gracia tradicional de las limeñas se lució a la plena luz del dia.

El viérnes santo hubo en casi todas las iglesias las ceremonias llamadas de tres horas, i nos dicen que la de Santo Domingo, procesion del Santo Sepulcro dentro de las naves del templo.

Esta procesion ha sido en otros tiempos una fiesta oficial a la que concurria el gobierno; pero por esta vez parece que el gobierno es civilista i la iglesia pierolista, a estarnos a lo que cuenta, de manera que no ha tenido esta pompa mas.

El sábado a las nueve de la mañana, los voladores i cohetes quemados con profusion, i todo el bullicio restablecido indicaban que el luto i la tristeza habian terminado i que borrada la cuenta pasada comenzaba otra nueva.

Habia muerto el pescado i, concluida su rejencia de cuarenta dias, la carne volvía a tomar su imperio sobre los frájiles humanos”.

A continuación, seguía otra nota llamada Retreta, en donde se leía que “Estraordinariamente concurridas estuvieron las que las bandas de música de esta guarnicion ejecutaron en las noches del jueves i sábado en la Plaza Principal”.

lunes, 28 de marzo de 2022

1939: el primer caso de un laboratorio clandestino de cocaína en Perú

 

El primer caso de un hallazgo de un laboratorio clandestino de cocaína, fue en Perú en el lejano marzo de 1939. Es una noticia que pasa cada inadvertida cuando se trata de historias sobre el origen del tráfico ilícito de cocaína.

En este caso estaban involucrado ciudadanos alemanes, lo que no resulta raro tomando en cuenta que en ese entonces, Alemania tenía muchos profesionales químicos farmacéuticos, pues fue un país pionero en ese sector en el mundo. Después de todo, fueron científicos alemanes quienes por primera vez aislaron la morfina (1805) y la cocaína (1860) y fue una empresa alemana (Bayer) la primera en comercializar la heroína (1898) como medicamento para la tos.

LOS ALEMANES, LA COCAÍNA Y OTRAS DROGAS.

Cuando inició el siglo XX, la cocaína era un producto legal. Perú y Java Holandesa fueron los principales productores de hoja de coca y cocaína cruda (sulfato de cocaína) que los laboratorios europeos, principalmente alemanes, la convertían en clorohidatro de cocaína para uso médico, aunque ya era muy conocido su uso recreativo.

En el período 1911-1913 la producción mundial de clorohidrato de cocaína era un estimado de 16,700 Kg anuales, de los que 11,700 Kg se producía en Alemania.(1) Los principales laboratorios alemanes eran: Merck, Boehringer Mannheim, Knoll, Gehe, Riedel y Boehringer Ingelheim.(2)

Debido a las medidas de control impulsadas por Estados Unidos, la producción mundial de cocaína cayó. En 1930 se produjeron 4,680 Kg de clorohidrato de cocaína en todo el mundo, de los que 1,192 Kg eran de Japón y 1,153 Kg de Alemania, una gran caída en comparación a los años previos a la Primera Guerra Mundial como consecuencia de las medidas de control de la Conferencia de Ginebra de la Liga de Naciones en 1925. Paradójicamente, Perú fue uno de los países fundadores de la Liga de Naciones de 1920.

Si bien disminuyó la producción mundial y alemana de cocaína, durante el Gobierno Nazi (1933-1945) en Alemania se promovió la producción y consumo de otras drogas.(3)

LA INVESTIGACIÓN POLICIACA Y EL LABORATORIO EN MIRAFLORES

En 1939 la cocaína era legal y circulaba en algunas farmacias, pero su producción y comercialización estaba regulada.

Según investigación de la Subprefectura e Intendencia de Policía de Lima, habían extranjeros que se dedicaban a la venta de “drogas heroicas” (así la llamaban), “vendiéndolas a personas ya conocidas por ellos que hacen uso de estos estupefacientes, frecuentando, para tal objeto, la Plazuela de La Merced”.(4) El intendente Carlos Zapata Alayza ordenó una vigilancia sobre los traficantes, localizando su domicilio donde elaboraban la cocaína.

El reportaje sobre el caso publicado el 31 de marzo de 1939 en el diario Universal, la casa de estos traficantes era en el entonces balneario de Miraflores, precisamente en la calle Bellavista N° 576, el cual era vigilado.

“Fue así como pudo observarse que a él ingresaban dos individuos extranjeros, los que internaban en dicha casa frascos grandes, iguales a los que empleaban las farmacias, así como otros implementos, no dudándose ya que en ella funcionaba el laboratorio clandestino que se trataba de descubrir” señala el reportaje, agregando que el 28 de marzo se incursionó en el inmueble, encontrándose el laboratorio clandestino con 400 gramos “más o menos” de “droga heroica”, “lista ya para el comercio ilícito, otra cantidad en plena preparación y varias tabletas de regulares dimensiones”.

La policía arrestó a los ciudadanos alemanes Otto Lictzenmayer y Berthold Feuchtipger, dueños del laboratorio clandestino, quienes fueron llevados a la Cárcel Departamental de Varones.

La casa fue intervenida por el juez instructor de turno Aurelio Villa García, el jefe de la sección narcóticos de la Dirección de General de Salubridad Pública Carlos Avalos y del auxiliar de dicha sección Luis García. Los funcionarios de salubridad determinaron que la droga era clorohidrato de cocaína, “habiéndose decomisado, asimismo, los aparatos y demás implementos empleados en su preparación”.

La policía formuló la denuncia ante el Juzgado de Instrucción de turno, a quien le entregó la droga.

Busqué más noticias de este tema, pero no encontré. Ignoró que pasó después con los dos ciudadanos alemanes, pero sí puedo mencionar que cinco meses después se inició la Segunda Guerra Mundial.

La policía peruana no volvió a encontrar un laboratorio clandestino de cocaína en Lima hasta el caso Villa Coca en 1985, cuando explotó el segundo piso de una casa en Surquillo, pero esa es otra historia.

NOTAS

(1) Bosman, Hans Harold (2012). The history of the Nederlandsche Cocaïne Fabriek and its successors: as manufactorers of narcotic drugs, analyzed from an international perpective. Hans Bosman, p. 74.

(2) Ídem, p.77.

(3) Pi, Jaume (15/3/2020). El Tercer Reich, un régimen de adictos (a las drogas). Recuperado de https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-contemporanea/20200315/474098557872/tercer-reich-regimen-adictos-drogas.html

(4) “Descubrieron las autoridades un laboratorio clandestino de drogas heroicas en Miraflores”, en: diario Universal, 31 de marzo de 1939.

 


miércoles, 19 de enero de 2022

Bellavista y su primera etapa como distrito del Callao 1839-1886

 

Plano de Bellavista de 1905 de F. Fajardo editado por Darío Arrus. Se observan calles que hoy existen, como Maranga, Colina, Fajardo, Bolognesi y Heros. La leyenda en el texto. Click para ampliar.

Este 20 de enero, Bellavista cumple 273 años de fundación española. Fundada en 1747 por decreto del virrey José Antonio Manso de Velasco y Sánchez de Samaniego, I conde de Superunda, como una población “con calles, plazas é Iglesia parroquial con vivienda para el cura” (1).

Si bien la Municipalidad Distrital de Bellavista tiene como aniversario el 6 de octubre, puesto que ese día de 1915 se emitió la ley que la nombró como distrito, Bellavista ya había tenido una primera etapa como distrito, que fue desde 1839 hasta 1886, la cual ha caído en el olvido.

Previo a su elevación como distrito, el protector de la Confederación Perú-Boliviana, Andrés de Santa Cruz y Calahumana​, en decreto del 20 de agosto de 1836, erigió “en Gobierno Litoral los pueblos del Callao y Bellavista… El Gobernador de la provincia Litoral del Callao y Bellavista, reunirá los mandos civil y militar y la comandancia de marina de aquel puerto”.(2)

Decreto que crea la Provincia Litoral de Callao y Bellavista. Foto: El Eco del Protectorado. Click para ampliar.

Con el fin de la Confederación, el jefe superior de los departamentos del Norte, Antonio Gutiérrez de la Fuente, “declaró subsistente la creación de esta provincia, con solo el distrito de Bellavista, por decreto de 12 de Abril de 1839”.(3)

A lo largo del siglo XIX, la provincia del Callao contaba solo con dos distritos: Bellavista y Callao.

Bellavista era un pueblo con poca población. Según el censo de 1862, la población del distrito del Callao era de 17,539, mientras el distrito de Bellavista tenía 1,076 habitantes. En el censo de 1876, la población del distrito del Callao era de 34,606, mientras el distrito de Bellavista tenía solo 854 habitantes; es decir, en 14 años el distrito del Callao, casi duplicó su población, mientras el de Bellavista cayó en 21%.

De acuerdo al Diccionario Geográfico de Paz Soldán de 1876, Bellavista tiene “calles como de 7 metros de ancho. Hay un panteón para protestantes; una gran fábrica de fundición de fierro y maquinarias de propiedad del Gobierno, que se ocupa casi exclusivamente en la reparación de los buques de guerra. También existen allí los almacenes fiscales del trigo que se importa por el Callao.(4)

La Guerra con Chile arruinó al Callao y con ello, a Bellavista. La escuadra chilena bloqueó el puerto del Callao desde el 10 de abril de 1880 al 17 de enero de 1881, obligando al Banco del Callao y a otros negocios a mudarse a Lima para evitar daños por los bombardeos. El Callao estuvo ocupado por el ejército chileno desde el 18 de enero de 1881 hasta el 20 de octubre de 1883.

El 23 de octubre de 1883, las autoridades peruanas reasumieron sus funciones en la Municipalidad Distrital de Bellavista y en la Municipalidad Provincial del Callao, pero con una difícil situación económica debido a la guerra, como queda atestiguado en las Memorias Municipales del Callao posteriores a la guerra. El Callao atendía al distrito de Bellavista con un subsidio de 100 soles mensuales, que luego aumentó a 278 soles, “por la parte proporcional que le corresponde del impuesto de mojonazgo”.(5)

En 1886 Gobierno de Andrés A. Cáceres decidió desaparecer el distrito de Bellavista por “innecesaria desde que su administración local y política, puede ser ventajosamente servida por las autoridades de la Provincia Constitucional del Callao”.(6)

De esta forma, llegó a su fin el primer distrito de Bellavista (1839-1886) y el Callao se quedó como una provincia sin distritos, los cuales no volvió a tener sino hasta 1915.

LEYENDA DEL PLANO DE BELLAVISTA DE 1905

Cuadros en blanco: terrenos desocupados.

Cuadros rosados: población de 1855.

Cuadros marrones: población de 1870.

Cuadros amarillos: población de 1905.

Letras

J: jardín.

H: huerta.

P: potrero.

Números

48: Depósito de trigo de Bellavista.

49: Estación de tren de Bellavista.

50: Iglesia de Bellavista y antiguo cementerio.

51: Hospital de San Juan de Dios de mujeres, antiguo cuartel y Factoría del Estado.

52: Club Internacional Tiro al Blanco de Bellavista.

54: Estación del tren eléctrico de Bellavista.

62: Panteón inglés. 

65: Plaza de Bellavista.

NOTAS

(1) Darío Arrus. 1904. El Callao en la época del coloniaje antes y después de la catástrofe de 1746. Fundación de Bellavista. Callao: Imprenta del Callao, pp. 69-70. (puede verse aquí).

(2) El Eco del Protectorado. Lima, 24 de agosto de 1836, decreto de Andrés de Santa Cruz del 20 de agosto. Los ejemplares de este diario le tomé foto en la Biblioteca Central de la Universidad de San Marcos.

(3) Mariano Felipe Paz Soldán. 1877. Diccionario Geográfico Estadístico del Perú. Lima: Imprenta del Estado, pp. 130-131.

(4) Ibídem, p. 104.

(5) Memorias presentadas a la H. Municipalidad del Callao en el año de 1884. Lima: Imprenta de “El País” dirigida por Miguel Marisca, pp. 35-36.

(6) Archivo Digital del Congreso. Ley del 11 de septiembre de 1886 (ver aquí).