Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, y también investiga sobre el actual desarrollo de las empresas peruanas. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881".

miércoles, 17 de noviembre de 2021

La batalla de Ingavi y la muerte de Gamarra

 

Muerte de Gamarra en la batalla de Ingavi. El cuadro se encuentra en el CEHMP.

Tras el fin de la Confederación Perú-Boliviana a consecuencia de la batalla de Yungay (20/01/1839), el mariscal Agustín Gamarra asumió el Poder Ejecutivo de Perú con el título de presidente provisorio y “Restaurador del Perú”. El Congreso reunido en Huancayo en 1839, emitió una nueva Constitución, la quinta desde su Independencia. También convocó a elecciones en donde Gamarra fue electo como presidente en 1840.

Desde el inicio del mandato de Gamarra, las relaciones con Bolivia eran tirantes porque Perú exigía que le devolviese los estandartes tomadas en la guerra de 1835, así como la liberación de los prisioneros peruanos y una indemnización por los gastos de la guerra contra la Confederación. El 19 de abril de 1841 se firmó un tratado de paz en Lima que indicaba un arbitraje para definir el monto que Bolivia pagaría a Perú.(1)

En 1841, el presidente Gamarra se dirigió al sur del país, supervisando al ejército que luchaba contra la sublevación del coronel Manuel Ignacio de Vivanco, prefecto de Arequipa que se había autoproclamado como “Regenerador” del país. El ejército al mando del general Ramón Castilla derrotó a las fuerzas rebeldes, Vivanco huyó a Bolivia en abril y el grueso del ejército peruano se quedó en el sur del país.

Mientras tanto, el exProtector de la Confederación Perú-Boliviana, Andrés de Santa Cruz, residía en Guayaquil y apoyó la expedición militar del coronel Manuel Angulo, que partió de ese puerto e invadió Piura en abril de 1841, pero fue derrotado por las fuerzas del gobierno el mes siguiente.(2)

Por otra parte, el presidente de Bolivia desde el fin de la Confederación, el general José Miguel de Velasco, tuvo que contener varias sublevaciones en su país. Una de ellas fue liderada por el general José Ballivián, que tuvo que refugiarse en Perú en 1840. Finalmente, en junio de 1841 hubo un golpe de Estado que proclamó como presidente a Mariano Enrique Calvo de la Banda y Cuéllar, un fiel partidario de Santa Cruz que esperaba el retornó de su líder.(3) Fue en ese momento que Gamarra decidió invadir Bolivia para acabar con los partidarios de Santa Cruz.

El diario El Peruano publicó que Andrés de Santa Cruz zarpó de Guayaquil en buque de guerra de Estados Unidos con dirección a Cobija, (4) el único puerto en la costa boliviana de aquella época. Noticia que fue desmentida después.

Bolivia estaba totalmente dividida. Los partidarios de Santa Cruz controlaban La Paz, los partidarios de Ballivián controlaba las ciudades de Sucre y Potosí y Velasco estaba en el sur del país, cada uno con sus grupos armados. Ante la invasión peruana, todos se unificaron en torno a la figura de Ballivián.

LA BATALLA DE INGAVI

El 1° de octubre de 1841, el ejército peruano invadía Bolivia, mientras la marina peruana ocupó Cobija en la costa boliviana. Ramón Castilla era el general en jefe del ejército peruano, pero el supremo mando lo tenía el presidente Agustín Gamarra, quien acompañaba la expedición. Las fuerzas peruanas ocuparon La Paz el 15 de octubre y hubo un pequeño combate con un batallón boliviano en Mecapaca el 21 de octubre.

Si bien muchos dicen que la idea de Gamarra era anexar La Paz, su correspondencia publicada no trasluce eso.

José Ballivián organizó su ejército y fue a enfrentarse a las fuerzas peruanas. El choque entre ambos ejército fue en Ingavi el 18 de noviembre de 1841, duró 50 minutos y en ese momento, fue la mayor derrota que sufrió el ejército peruano desde la independencia. Murió el presidente Agustín Gamarra y fue tomado prisionero el general Ramón Castilla.

La versión más ampliamente difundida de la batalla de Ingavi es una publicación promovida por el Gobierno de Ballivián en La Paz y Valparaíso, llamada “Campaña de 40 días, hecha por el ejercito boliviano al mando de S.E. el jeneral Ballivian, contra el ejercito invasor del Peru a las ordenes del jeneralisimo de sus armas D. Agustin Gamarra”, que si bien es muy interesante y con bastantes detalles, no deja de ser una versión de parte. Según este libro, el ejercito boliviano tuvo 6 oficiales y 208 individuos de tropa muertos y 434 heridos, mientras el lado peruano tuvo 500 muertos, 422 heridos y prisioneros Ramón Castilla, 24 jefes, 150 oficiales y 3200 individuos de tropa. También le tomaron al ejército peruano 8 cañones, 3400 fusiles, 290 lanzas, mayor número de sables y todo el parque.

Este libro indica que las fuerzas bolivianas eran de 39 jefes, 309 oficiales y 3,778 hombres de tropa, y las peruanas de 23 jefes, 235 oficiales y 5,199 hombres, una diferencia importante a favor de Perú, pero esto no se reflejaría en la correspondencia de Gamarra. Diez días antes de la batalla, Gamarra le escribía al general Antonio Gutiérrez de la Fuente que “… Yo estoy agarrado de La Paz y no la soltaré sino después de nuestros tratados concluídos.

Entre tanto tenemos bajas y pobreza y ambas enfermedades crecerán si se prolonga la campaña.

Para reforzarnos tenemos nuestra fuerza del Norte. De oficio pido 300 infantes y 150 caballos, todos veteranos… Tambien pido contingentes y alguna pólvora. Sin estos aumentos talvés nos veremos en estrechuras, y nos espongamos a perder tantas y tan fundadas esperanzas”.(5)

LAS PRIMERAS NOTICIAS DE LA BATALLA Y DE LA MUERTE DE GAMARRA

Fue en El Restaurador, un diario oficial para el departamento del Cusco, que en su edición del 27 de noviembre de 1841 informó sobre la derrota peruana en Bolivia. Publicó el parte oficial del general Miguel San Román -fechado en el Desaguadero el 19 de noviembre- que comienza diciendo que “El contraste sufrido por el Ejercito en el campo de Incahue el 18 del que rije, en que fueron prisioneros S.E. el Jeneralisimo Presidente de la Republica y el B.S. Jeneral en Jefe…”.

El mismo diario publicó una proclama del comandante general del departamento del Cusco, coronel José Antonio Merino, en donde informa que “Dicen los malévolos, que en Bolivia sufrió nuestro Ejercito un contraste…”, fechada desde el cantón de San Jerónimo el 25 de noviembre.

En Lima se enteraron a través del diario El Peruano, que el 4 de diciembre publicó el mismo parte de San Román, remitido por el prefecto de Arequipa el 23 de noviembre. El Peruano solo se publicaba los días lunes, miércoles y sábados, además de ediciones extraordinarios los domingos o algún otro día. El miércoles 8 de diciembre

Entonces tenemos que la noticia del desastre se difundió rápidamente: en Arequipa el 23, en Cusco el 25 de noviembre y en Lima el 4 de diciembre, pero ninguna de estas informaciones indicaba sobre la muerte de Gamarra, sino que presumiblemente estaba prisionero.

El Restaurador del Cusco era un diario que se publica los miércoles y sábados. En su editorial del sábado 4 de diciembre informaba que “Por noticias que nos han sido trasmitidas de muy buen origen y por las que hemos visto publicadas en el Constitucional de Puno, ya no nos queda la menor duda de que S.E. el Jeneralisimo de las armas peruanas terminó sus dias y dio fin a su carrera de honor, peleando como el último soldado en el cuadro de infantería que mandó formar contra cabelleria”.

El sábado 11 de diciembre, el Restaurador informaba que el cadáver de Gamarra había sido “ultrajado con iniquidad” y “… ha sido pisoteado por un ingrato que todo se lo debe y no ha dejado a su Patria el consuelo de que posea sus restos”.

Esa edición del diario relataba una versión de la batalla en donde las fuerzas peruanas no pasaban de 4 mil combatientes, mientras las fuerzas bolivianas contaban con 7 mil soldados y su caballería pasaba de 1,300 hombres. Esta versión narraba que “… el Jeneral Presidente fué muerto al principio de la acción. Su caida fué un anuncio de los males de la patria…. La noticia de su muerte fue repetida mil veces por el eco aterrador de la fama y se helaron los corazones y cayeron las armas…”.

En Lima se conoció la muerte de Gamarra por el diario El Peruano, que en su versión del lunes 6 de diciembre señalaba que “Descuartizado, pisoteado y arrastrado por las calles el cadáver de uno de los mas antiguos capitanes de la América del Sur…. No es menos espantosa y execrable la degollación de todos los jefes prisioneros que cayeron en poder de tan bárbaros enemigos…”.

Esa misma edición del diario tenía una versión del enfrentamiento, al que llamaban batalla de Incahue (en verdad, las versiones peruanas la llaman con este nombre). Al final se publicaba un testimonio del coronel Lopera “que acaba de llegar del sur”, contaba que “el Jeneralisimo Presidente fue tomado con una herida mortal, pero aun con vida, y que en ese estado fue insultado y acabado de asesinar con dos tiros de fusil, arrastrado su cadáver por el campo, despojado y escanecido…”.

LAS VERSIONES DE LA MUERTE DE GAMARRA EN EL SIGLO XX

Uno de los sobrevivientes de la batalla de Ingavi o Incahue fue José M. Pereyra, quien con el grado de coronel participó en la batalla de San Juan (13/01/1881) en la guerra con Chile. Un nonagenario Pereyra dio una entrevista que fue publicada en el diario El Comercio el 28 de febrero de 1920, en donde narraba incidentes en las fuerzas peruanas durante la batalla Ingavi y sobre la muerte de Gamarra contó lo siguiente:

El General Gamarra, viéndola perdida, FUE A HACERSE MATAR. Se adelantó hasta la primera línea. En el camino lo hirieron en el lado izquierdo del cuello y sujetándose la herida con la mano de ese lado, llegó hasta el lugar que ocupaba el batallón “Punyán”, que resistió.

Se le desmontó el caballo por los tenientes Manuel Sauri y Francisco Diez Canseco, de ese batallón. Entre los dos, con mochilas, le improvisaron un asiento para que descansara. Se sentó sobre ellas y mientras con un pañuelo se sujetaba la herida, investigaba la situación con su anteojo, que sostenía con la mano derecha. Derrepente abrió los brazos y cayó de espaldas. ¡Había recibido un balazo mortal en la cabeza!

… San Román, Comandante General de la Infantería, se retiro de la línea apenas comenzada la batalla. Gamarra, al ver que se retiraba San Román quiso contener el desorden, se adelantó para atacar, hasta que lo mataron”.(6)

Durante el siglo XX, se difundió una versión controversial de la muerte de Agustín Gamarra, a través de Abraham Valdelomar y Luis Alberto Sánchez, sobre que Gamarra fue asesinado aprovechando la batalla, en venganza por maltratos recibidos. Esta versión se plasmó en el libro “Un crimen perfecto. El asesinato del Gran Mariscal don Agustín Gamarra, Presidente del Perú” (1943) de Alfredo González Prada, en donde narra que el asesino, en estado de agonía en una hacienda costera, en 1873, le confesó a Manuel González Prada que él era un soldado del ejército peruano en la batalla de Ingavi y que mató a Gamarra como venganza en maltratos recibidos. El historiador Jorge Basadre incorporó esta versión a su monumental obra “Historia de la República del Perú”, aclarando lo siguiente:

1°) Gamarra, inmediatamente antes de la batalla  o al ver lo ocurrido en la primera fase de ella, estuvo resuelto a morir y no intentó siquiera abandonar el campo; 2°) La información de que fue herido al tratar de contener la dispersión parece la más probable; 3°) No hay sino el testimonio de una sola persona en el sentido de que un soldado vengativo aprovechó de la oportunidad para asesinarlo; 4°) Es verosímil la versión de Castilla de que Gamarra fue ultimado por mano boliviana (después de señalar los sitios exactos de los dos balazos que coinciden con los que presenta la casaca actualmente conservada en el Centro de Estudios Histórico-Militares).”.(7)

Notas

(1) Basadre, Jorge. 1999. Historia de la República del Perú 1822-1933. Universidad Ricardo Palma-La República, Octava Edición, Tomo 2, p. 384.

(2) Ídem, p. 403.

(3) Ídem, p. 385.

(4) El Restaurador; Cusco, sábado 6 noviembre de 1841. Noticia de El Peruano.

(5) Gran Mariscal Agustín Gamarra, Epistolario. Recopilación, prólogo y notas de Alberto Tauro del Pino. 1952. Facultad de Letras Universidad Nacional Mayor de San Marcos, p. 392. Carta de Gamarra a La Fuente del 8 de noviembre de 1841.

(6) José Luis Salmón, “Ingavi (18 de noviembre de 1841)”, en: Revista de la Sociedad Fundadores de la Independencia, Vencedores el 2 de Mayo y Defensores Calificados de la Patria. Año I. Octubre – Diciembre de 1943. N° 5, pp. 9-14.

(7) Basadre, Ídem, p. 393.


miércoles, 3 de noviembre de 2021

El diario del batallón Lima N° 8 en la Guerra de 1879.

 


Hace unos meses me preguntaba si la memoria de Fernando Chávarri sobre la campaña del sur en la Guerra con Chile había sido publicada o aún existía en manuscrito (ver aquí). Mi amigo Jonatan Saona la encontró -en Google Books- publicada en una revista de la Sociedad Fundadores de la Independencia del año 1943.

Más que una memoria, es un registro diario de las actividades diarias del batallón Lima N° 8, en donde estaba enrolado Fernando Chávarri, quien era soldado, pero no un soldado cualquiera, pues sabía leer y escribir, lo que le permitió posteriormente, obtener ascensos de oficial hasta el grado de mayor. Cabe señalar que la mayoría de soldados del ejército peruano en esa época eran analfabetos, muchos no hablaban español y habían sido enrolados forzosamente (levas) de comunidades campesinas.

El diario, que aparentemente llevó Fernando Chávarri por encargo de algunos de sus superiores, parte desde el 2 de abril de 1879, cuando el batallón Lima N° 8 se embarca en el Callao con dirección a Iquique, hasta la batalla del Campo de la Alianza (Tacna) el 26 de mayo de 1880.

Si bien por momentos Chávarri hace una narración seria y formal, por otros, narra anécdotas y vivencias diarias lo que enriquece el texto, como la siguiente:

Uno de los tantos días de ejercicio, la 3a. compañía por vía de descanso formó pabellones en un corraloncito cercado; donde el soldado Maldonado a ocultas de sus superiores, fumó un cigarrillo y al terminarlo, botó la colilla al suelo, sin fijarse que había salitre, tanto en el piso, como en unos costalitos que estaban arrumados. Dicha colilla prendió fuego. Fué tanta la confusión de que el señor Capitán Ayulo por salvar algunos fusiles que estaban en peligro de quemarse entró al corralito y con tan mala suerte de que se le cayó y se quemó el único Kepis que para el diario tenía”.

A continuación, les adjunto la parte de la revista donde está el diario de Chávarri.


Diario de Marchas Del Batal... by Ernesto Linares Mascaro

miércoles, 6 de octubre de 2021

Los futbolistas más caros de las eliminatorias sudamericanas para Qatar 2022

 

Foto: AFP/Conmebol

Ahora que se inicia esta nueva fecha triple de las eliminatorias sudamericanas, es bueno repasar cuales son los jugadores con los traspasos más caros a nivel de clubes.

Para nadie es un secreto que Brasil es una de las selecciones que tiene a los mejores futbolistas a nivel mundial. En Sudamérica, creo que solo Argentina puede hacerle frente. Neymar se convirtió en el futbolista más caro del mundo cuando el PSG pagó la cláusula de rescisión de su contrato con Barcelona por 222 millones y recibe del club  30 millones netos anuales. Coutinho es otro jugador carísimo, pero sobrevalorado, al igual que Arthur, que tuvo una buena Copa América en el 2019, pero su nivel está en descenso. Brasil también cuenta con dos de los arqueros más caros del mundo: Alisson y Ederson. A pesar de esto, no cuenta con un delantero superestrella, como antaño lo fueron el gordo Ronaldo o el baixinho Romário; ni Vinicius, ni Firmino ni Gabriel Jesus están cerca a ese nivel.

Brasil tiene una lista de jugadores con traspasos de clubes tan larga y cara, que decidí separar a los brasileros del resto de selecciones. A continuación, la lista de brasileros más caros.

El PSG tiene en su plantel a varios de los seleccionados brasileros y argentinos por los cuales pagó sumas millonarios por su fichaje.

En la actualidad, Messi es el futbolista mejor pagado del mundo. El PSG le paga un sueldo anual de 40 millones netos y tuvo la gran ventaja de contratarlo como jugador libre, por eso no aparece en la siguiente lista.

Como observamos, después de los brasileros, son los argentinos los futbolistas más caros, aunque sin llegar al volumen de la selección verdeamarela. También los colombianos y uruguayos tienen una presencia importante. Por el lado paraguayo, solo destaca Almirón, mientras Chile, Ecuador y Venezuela (que tiene más jugadores que Perú y Ecuador en el extranjero) se encuentran más atrás. También se nota que son pocos los jugadores por los que los clubes hayan pagado más de  30 millones, como es en el caso de Brasil.

Los jugadores peruanos no son tan caros. Ningún club ha pagado más de 10 millones por el fichaje de algún jugador peruano, como antaño lo hicieron por Vargas o Farfán. Sus ingresos también son bajos en comparación a brasileros, argentinos y colombianos. Incluso, ninguno de los que juegan en la MLS (los sueldos de esa liga son públicos) figura en el top de los mayores sueldos. Entre los jugadores peruanos mejores pagados están Ruidiaz con US$ 2.1 millones anuales, Lapadula con 1.8 millones al año y Guerrero con US$ 140 mil mensuales. A continuación, la lista de los futbolistas peruanos con los traspasos más caros a nivel de clubes.




miércoles, 7 de julio de 2021

La segunda vuelta del 2021: resultados de la ONPE y encuestas

 

Flash del boca de urna de la segunda vuelta.

Aún el JNE no proclama al presidente, pero con los resultados la ONPE al 100% desde el 15 de junio (Pedro Castillo 46.86% y Keiko Fujimori 46.626%) ya se puede evaluar el desempeño de las encuestadoras en segunda vuelta.

Desde el 2006, hay una prohibición de publicar encuestas la última semana previa a las elecciones (antes era de 15 días), pero estas circulan en medios de comunicación del extranjero (principalmente en Reuters) y en redes sociales.

En las elecciones del 2011 y 2016, circularon encuestas el jueves (3 días antes de las elecciones) y viernes. Las del sábado eran simulacros de votos realizados en los mismos distritos donde las empresas encuestadoras iban a efectuar el boca de urna. En esta ocasión, no se difundió ninguna encuesta el jueves, lo cual fue realmente raro.

DIFERENTES RESULTADOS EN EL BOCA DE URNA Y EL CONTEO RÁPIDO

Desde que tengo memoria (las elecciones municipales de 1986), siempre se realiza una encuesta de boca de urna, en donde generalmente, el candidato que queda primero gana las elecciones.

También el día de las elecciones, las empresas encuestadoras emiten el conteo rápido (creo que se realiza desde el año 2000, no sé si antes), que se realiza sobre los votos de un determinado número de mesas de sufragio y es bastante precisa en comparación al resultado final.

Anteriormente, eran dos o tres encuestadoras las que realizaban estos trabajos. En el año 2016, fueron Ipsos, GfK y CPI las que realizaron el boca de urna, aunque solo Ipsos y GfK hicieron el conteo rápido. Para este año, solo Ipsos realizó boca de urna y conteo rápido, tal vez porque los canales de televisión estaban falto de recursos para financiar estas encuestas.

Este año se produjo algo que muy pocas veces sucede: el boca de urna dio como ganadora a Keiko Fujimori (50.3% contra 49.7%) y el conteo rápido a Pedro Castillo (50.2% contra 49.8%), aunque ambos resultados dentro del margen de error. En el simulacro de voto realizado el día anterior a las elecciones, Keiko también ocupaba el primer lugar. Obvio que el conteo rápido tiene mayor precisión y validez.

Media hora antes de que el conteo rápido fuera emitido, vi a Keiko Fujimori en la televisión con los ánimos por los suelos; al parecer, sus personeros ya le habían entregado los resultados preliminares (aunque a las 6 pm ya la había visto, algo desesperada, pidiendo a la gente que vaya a votar). Después de difundir el conteo rápido, América TV finalizó su transmisión electoral a las 11 pm, cuando en primera vuelta se había quedado hasta la 1:30 am.

En el pasado también hemos tenido resultados controvertidos con las encuestadoras.

En la primera vuelta del año 2000, los resultados boca de urna de Apoyo, Datum y CPI dieron como ganador a Alejandro Toledo, seguido de Alberto Fujimori, pero el conteo rápido de Apoyo dio a Fujimori el primer lugar, aunque todo dentro del margen de error. La gran diferencia con lo que sucedió este año, es que el simulacro de voto de Apoyo del día anterior daba como ganador a Fujimori.

También en la primera vuelta del 2006 pasó algo similar, pero entre el segundo y tercer puesto. El boca de urna de Apoyo y Datum dio el segundo lugar a Lourdes Flores, pero los conteos rápidos dieron el segundo lugar a Alan García. La diferencia con lo que pasó este año nuevamente fue el simulacro de voto del día anterior (publicado en Reuters Latinoamérica): en la de Apoyo salió Alan García en segundo lugar, que se cristalizó luego por el conteo de la ONPE.

En las elecciones municipales del distrito limeño de San Martín de Porres del 2014 pasó algo parecido. El boca de urna dio por ganador a Adolfo Matos (39% en Ipsos y 45% en CPI) y en segundo lugar quedó Freddy Ternero, pero en el conteo rápido de Ipsos, quedó primero Ternero (38%) y Matos (36%) en segundo lugar. El resultado de la ONPE dio por ganador a Matos (37.04%) sobre Ternero (36.78%).

Ahora veamos los resultados de las diferentes encuestadoras.

LAS ENCUESTAS DEL IEP

El IEP es nuevo haciendo encuestas. El área de Estudios de Opinión la inició Hernán Chaparro, un experimentado encuestador que trabajó desde sus orígenes Apoyo para luego el crear su propia empresa: Conecta (2003), que después se convirtió en GfK. En el 2018, Ipsos compró GfK en una operación global, lo que llevó al final de GfK en Perú. Actualmente, Patricia Zárate Ardela es la jefa de Estudios de Opinión del IEP.

Desde el inicio de la pandemia, el IEP solo ha realizado encuestas por llamadas a celulares, lo cual es una gran limitante, pero lo compensa siendo la encuestadora que abarca más distritos en el país. Su última encuesta cubrió 547 distritos en 24 departamentos con un universo de 24,290,921 personas.

El IEP fue la encuestadora que dio la mayor ventaja inicial de Pedro Castillo sobre Keiko Fujimori: 20 puntos. Después, se fue acortando la distancia y se observó un sostenido crecimiento de Keiko. En su última medición, a dos días de las elecciones, se observa como Keiko pasa a Castillo por una décima. Estas encuestas tenían margen de error de 2.5%, 2.8% y la última de 2.2%. En su última encuesta, Keiko supera a Castillo (40.9% contra 49.8%), aunque con empate técnico desde el 28 de mayo.

Hacer click en la imagen para agrandar

“Fujimori obtiene su mayor votación en Lima Metropolitana, mientras Castillo la obtiene en el sur y centro. En el norte y oriente están empatados según nos muestran los intervalos de confianza. Un par de grupos clave en el ascenso de la candidata han sido las mujeres y los jóvenes de 18 a 24 años”, señala Zarate en dicho informe.

Pienso que la pregunta más importante que hizo el IEP fue la de por quien votaron en primera vuelta a quienes pensaban votar por Castillo o Keiko. Ninguna otra lo hizo. Una similar hizo Ipsos Apoyo en abril del 2011. Sus resultados a continuación.

Hacer click en la imagen para agrandar

LAS ENCUESTAS DE CPI

CPI fue la encuestadora de mayor prestigio en la década de 1980. Hoy aún tiene cierto prestigio, porque es la principal (o única) que mide el rating de las radios. Siempre fue dirigida por Manuel Saavedra (desde antes que yo naciera), pero desde el año pasado, el gerente general de CPI es Omar Castro Morales, quien también es gerente general de Corporación Universal (radios La Kalle, La Karibeña y Exitosa). Las encuestas de CPI han salido en los dominicales Punto Final (Latina), Panorama (Panamericana) y Cuarto Poder (América TV) y también en RPP.

Realizó boca de urna para las elecciones generales y municipales hasta el 2016.

Su último simulacro de voto cubrió 133 distritos en 22 departamentos con un universo de 22,711,214 personas.

Su primera encuesta le dio una ventaja a Castillo de 12 puntos, pero ya mostraban un empate técnico desde el 8 de mayo, con Keiko superando a Castillo en el último simulacro de voto (45% contra 44.8%). Tuvieron un margen de error entre 2.4% y 2.5%.

Hacer click en la imagen para agrandar

LAS ENCUESTAS DE DATUM

Datum es una antigua encuestadora de la que recuerdo hacía sondeos en Lima para las elecciones de 1990. Fue fundada por Manuel Torrado Bermejo y actualmente la dirige su hija, Urpi Torrado Hudson. Datum realizaba boca de urna y conteo rápido hasta las elecciones municipales y regionales del 2014.

Para algunos periodistas, no es muy confiable. Marco Sifuentes de La Encerrona señaló que en su programa ha evitado brindar los resultados de esta encuestadora (ver aquí).

Sus encuestas son publicadas, regularmente, en los diarios Perú21 y Gestión desde hace más de una década.

Su primera encuesta le dio una ventaja a Castillo de 14 puntos sobre Keiko, pero desde el 6 de mayo mostraba un empate técnico. Sus estudios siempre fueron con margen de error de 2.8%.

Su último simulacro de voto, al 27 de mayo, cubrió el ámbito nacional con tamaño de población de 22,353,779 electores. Tengo conocimiento de un simulacro de voto de Datum al 2 junio con una ventaja para Castillo de 0.2%, pero no llegó a mis manos.

Hacer click en la imagen para agrandar

LAS ENCUESTAS DE IPSOS

El Grupo Apoyo realizó sus primeras encuestas con motivo de las elecciones municipales de 1986. Muy pronto adquirió prestigio por la precisión de sus resultados, principalmente sus simulacros de voto que efectúa un día antes de las elecciones.

En el 2007, Ipsos adquirió Apoyo Opinión y Mercado y mantuvo a su personal clave, como Alfredo Torres y Guillermo Loli. La empresa después cambió de nombre por Ipsos Perú y es la encuestadora de mayor prestigio en el país. Yo he sido testigo de como diversas empresas la han contratado para estudios de diversa índole. Sus encuestas electorales siempre son publicadas en El Comercio y en América TV y es la que más realiza encuestas privadas.

Su primera encuesta le dio una ventaja a Castillo de 11 puntos, pero después se incrementó la intención de voto de Keiko y mostraban empate técnico desde el 14 de mayo.

Sus estudios fueron con una población de 24,290,921 en 130 distritos y un margen de error de 2.5% y 2.8%.

En la semana de prohibición de encuestas, salió el resultado de una encuesta privada de Ipsos al 31 de mayo, en donde Castillo tenía 45.3% y Keiko 43%, pero el pdf nunca me llegó. Esa semana también se difundió un simulacro de voto el 4 de junio y el simulacro final del 5 de junio, el cual tuvo margen de error de 1.4% y una cobertura de 134 provincias.

Hacer click en la imagen para agrandar