Acerca de mí

Mi foto
Ingeniero en Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional Agraria La Molina, pero que se dedica a un montón de cosas, como escribir en sus ratos libres. Gusta de política, economía, fútbol, música, entre otros. Hobby principal: investigación histórica, principalmente a la Guerra con Chile, y también investiga sobre el actual desarrollo de las empresas peruanas. Es coautor del libro "La Última Resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos el 13 de enero de 1881".

domingo, 28 de febrero de 2021

Fernando Chávarri y sus memorias perdidas sobre la Guerra de 1879

 

Foto: El Comercio, 10 de agosto de 1948

De la guerra de 1879 se han publicado las memorias o testimonios de varios soldados chilenos, como las de Hipólito Gutiérrez (“Crónica de un soldado de la Guerra del Pacífico”), Justo Abel Rosales (“Mi campaña al Perú”), Arturo Benavides Santos (“Seis años de vacaciones”), entre otros.

En cambio, por el lado peruano estas escasean. Lo más rescatable (no incluyo la de Andrés A. Cáceres por ser del alto mando) son los 5 librillos de “Recuerdos de la Guerra con Chile (Memorias de un distinguido)” de José Torres Lara, en donde destaca su narración de las batallas por la defensa de Lima. También sobresale “Impresiones de un Reservista” de Manuel González Prada, pero sale incluido en su compilatorio “El tonel de Diógenes”.

Espero que las memorias de algunos sobrevivientes peruanos de la guerra aún queden en manuscritos conservadas por sus descendientes. Una de ellas es la de Fernando Chávarri, quien fue soldado del batallón Lima N° 8 en la campaña del sur en 1879-1880, el cual estaba al mando del teniente coronel Remigio Morales Bermúdez, que después fue presidente del Perú 1890-1894.

En un reportaje del diario El Comercio del martes 10 de agosto de 1948 sobre tres peruanos que estuvieron en la batalla de Tarapacá (27/11/1879) en el batallón Lima N° 8, aparece extractos de una crónica que escribió Chávarri sobre la Campaña del Sur. Es una lástima que esta crónica no fuera publicada después en su totalidad, pues se trata de la única escrita por un soldado raso peruano sobre la guerra con Chile.

A continuación, un fragmento de lo publicado:

“… el sargento 2° Dionisio Morales Bermúdez, sumamente cansado, llevaba su maletera colgada sobre las caderas en lugar de la espalda. El capitán de la compañía, sin duda por tratarse del hijo del 1er jefe del cuerpo, lo hizo cabalgar a la grupa del mulo. El citado jefe teniente coronel don  Remigio Morales Bermúdez – al ver de que un individuo de tropa estaba cabalgando, se le aproximó y le dijo ¿qué tiene usted? A esta pregunta el sargento contestó como sigue: PAPA estoy muy cansado. A dicha respuesta, el mencionado jefe lo apostrofó MUY MALAMENTE y le dijo: “No soy su padre. Soy su comandante; pie a tierra y a la derecha del batallón” y en seguida le dio un par de riendazos. Todos nosotros al ver esto, decíamos: si eso hace con su hijo, a nosotros nos fusilan…

… El día 27 de noviembre, en momentos de que nos preparábamos para continuar la marcha – según se dijo – con dirección a Arica; siendo las 12 del día llegó un propio mandado por el señor General en Jefe del Ejército, con orden de que, inmediatamente contramarcharan las dos divisiones porque en la ciudad de Tarapacá se estaba librando una gran batalla. Partimos inmediatamente y a las TRES de la tarde, llegamos al río, lugar en el que estaba el señor coronel Suárez, Jefe de Estado Mayor General del Ejército, quien dispuso que el batallón Puno N° 6 subiera el cerro por el costado derecho. Que nuestro batallón LIMA N° 8 continuara por el centro de la población y subiera al cerro por el camino real; y que la 1ª División pasara por la quebrada a ocupar HUARASIÑA. Cuando coronábamos la cima del cerro por donde subimos – principiaron a caer las CARIÑOSAS balas de los Comblain chilenos -  una de ellas dio muerte instantánea a nuestro buen compañero Rojas de la 4ª compañía, que, en 2ª fila cubría la espalda del de igual clase Ricardo Ríos que estaba en la 1ª fila. Salieron en guerrilla la 1ª y 2ª compañía y siguió combatiéndose hasta las 6 de la tarde, que cesaron completamente los fuegos”.

En el folleto “Batalla de Tarapacá” de Pedro Palacios de 1917, aparece Fernando Chávarri en la lista de calificados de vencedores de Tarapacá como sargento mayor. Lo más probable es que este grado le fue otorgado años después de la guerra, como reconocimiento por su participación en dicha batalla.

Después de la campaña del sur, Chávarri integró el Ejército de Arequipa y luego, el Ejército del Sur acantonado en Ayacucho, en el batallón 2 de Mayo en 1881 y como tal, estuvo presente en el infausto combate de Acuchimay, uno de los enfrentamientos entre peruanos que hubo durante la Guerra con Chile. Tres meses antes de ese combate, las fuerzas del coronel Gregorio Albarracín se había enfrentado a las fuerzas enviadas por el coronel Ibarra en el río Apurímac, siendo el destacamento de Albarracín reforzadas por una compañía del 2 de Mayo.

Ese Ejército del Sur estaba conformado por tres batallones de infantería y una batería de artillería de cuatro cañones Blakely de 4 libras.

Durante la década de 1920, los hijos del coronel Arnaldo Panizo publicaron el libro “El coronel Arnaldo Panizo y el combate de Acuchimay el 22 de febrero de 1882” el cual incluye una carta de Fernando Chávarri de esa época en donde narra el combate. La carta a continuación:

“Muy estimado amigo:

En respuesta á la suya, que antecede, me es grato manifestarle lo siguiente:

Que el 22 de febrero de 1882, á las 8 a.m., túvose noticia en Ayacucho de que las fuerzas á ordenes del Sr. General Andrés A. Cáceres, habían amanecido tomando disposiciones de combate en el barrio de “Carmenca” de dicha ciudad.

Confirmada esta noticia por las comisiones destacadas por el Estado Mayor de la División y por el toque de “Generala” ejecutado por un corneta de órdenes, dispuso la Superioridad que las fuerzas de la Guarnición, compuesta de una batería de Artillería – Batallones “2 de Mayo”, “Libres del Cuzco” y “General Pérez”, tomaran las armas y se concentraran en la Plazuela Belén.

Hecha la concentración, se oyeron tiros aislados de fusil tanto en la ciudad como en el citado barrio de “Carmenca”, por lo que se dispuso el desfile de la fuerza hacia el cerro “Acuchimay”, el que se efectuó en el mejor orden, no obstante el fuego que en mayor proporción hicieran los hijos del lugar en la ciudad, y para contenerlo, se mandó una compañía de “Libres del Cuzco”.

Al llegar á la cima del “Acuchimay”, la Artillería descargó su material, poniéndose en batería, formando una columna de compañía, á cincuenta metros á la derecha de ella y bajo abrigo, el Batallón “2 de Mayo”, en el que prestaba mis servicios como Subteniente de la 6a. Compañía. Minutos después se oyó un fuego rápido en la población, y poco después un tiro de cañón disparado del citado barrio de “Carmenca” sobre nuestras tropas, el que no pudo ser contestado inmediatamente, por nuestra Artillería, por haberse notado inutilización en algunos saquetes.

Con este motivo, el Sr. Coronel D. Enrique Bonifaz, Jefe de Estado Mayor de la División, ordenó que el Batallón “2 de Mayo” destacara una compañía a órdenes de sus respectivos comandantes, Capitanes D. Lucas Gao y Vicente Rodríguez, á tomar posiciones determinadas, y que el Coronel D. Agustín Moreno, Jefe del batallón, desfilara con las demás compañías hácia “Carmenca”, donde fuimos recibidos con descargas hechas por los batallones “Zepita” y “Tarapacá” que se encontraban parapetados en las diferentes tapias que dominaban el camino, empeñándose por consiguiente un combate sangriento, el que fué suspendido por haberse recibido noticia de que el Sr. General Cáceres personalmente, había hecho prisioneros a los señores coroneles D. Pedro Mas, D. Arnaldo Panizo y D. Enrique Bonifaz y demás jefes, oficiales y tropa existentes en el mencionado cerro. Convencido de este hecho, nos replegamos á la plaza principal de la ciudad, en la que se dispersó la poca tropa que nos acompañaba.

Una vez prisionero en la quebrada de “Cangari” (jurisdicción de la provincia de Huanta) el día 23, tuve noticia, por los compañeros de prisión, que el fuego rápido iniciado en la ciudad, había sido con motivo de la sublevación del Batallón “General Pérez” que, muerto su jefe, Señor Coronel Feyjóo, y sin poder ser contenido por sus oficiales, emprendió la tropa desordenada fuga.

Por los pequeños datos que doy a Ud., fiel expresión de la verdad, se ve claramente, que no fue la división comandada por su digno señor padre, Coronel D. Arnaldo Panizo, la que recibió a cañonazos a las fuerzas del Benemérito Sr. General Cáceres, sino que estas, tal vez equivocadas con los disparos del batallón sublevado o por los hechos de la población sobre nuestras tropas , hicieron el primer tiro de cañón que sirvió de señal para la lucha fratricida que tantas vidas y sangre costó.

De Ud. afectísimo amigo y S. S.

Firmado – Fernando Chávarri”.

Como todos los prisioneros del combate de Acuchimay fueron incorporados al Ejército del Centro, lo más probable que Chávarri después haya participado en la Campaña de la Resistencia bajo el mando de Cáceres.


 

miércoles, 2 de diciembre de 2020

Las 17 familias más ricas del Perú en el 2020

 

Una de las consecuencias del Estado de Emergencia ocasionado por la pandemia, es la reducción del patrimonio de casi todas las familias del país. Según Bruno Ghio, el patrimonio de las familias acaudaladas se habría reducido en 20% por el menor valor de las empresas y propiedades (Gestión 27/09/20). Ghio es un conocedor del sector, pues es fundador de Allié Familiy Office y también es miembro de una de estas familias acaudaladas.

En efecto, en todo el mundo el negocio de los centros comerciales se ha visto mermado por la menor afluencia de compradores, los cines están paralizados, los restaurantes operan con aforo limitada, se cayeron las ventas de bebidas gaseosas, disminuyeron las ventas de combustibles, etc. Algunos especialistas estiman que el turismo se recuperaría en cinco años, por lo que pasará mucho tiempo para que los hoteles peruanos regresen a su nivel prepandemia. Si bien el precio del cobre y el oro rozan máximos históricos, las minas peruanas estuvieron con operaciones suspendidas por varias semanas, lo que le generó pérdidas de las que hoy se están recuperando.

Sin embargo, algunos negocios sí tuvieron un despegue durante la pandemia. Productos de consumo masivo, como leche, azúcar, harinas, alcohol en gel, etc., tuvieron un incremento notable en sus ventas. Gracias a esto, los supermercados incrementaron sus ventas durante los meses de la estricta cuarentena, además que absorbieron a los clientes de algunos mercados de abastos cerrados.

En la lista de las 17 familias más ricas del Perú que he elaborado para este año, hay algunos ascensos y descensos, así como algunas reincorporaciones. El estimado de patrimonio de cada familia lo he realizado en base a la cotización en bolsa de su participación en alguna empresa o comparando su empresa con otras similares que cotizan en bolsa, a lo que en algunos casos he agregado una estimación de su patrimonio inmobiliario o disponibilidad de efectivo por alguna transacción.

Hacer click en la imagen para agrandar

A continuación, una descripción de cada una de las familias.

1. BRESCIA: 5,880 millones

El principal patrimonio de la familia es su participación del 46.1% de acciones del BBVA Perú. En el sector minero controlan Minsur, una de las mayores productoras de estaño del mundo, que cuenta con operaciones en Brasil y ejecuta el proyecto Mina Justa en Ica. En Chile son propietarios de Melón, una de las tres empresas que controla el mercado de cemento en ese país.

Son propietarios de Tasa, la mayor productora de harina de pescado del mundo, de Qroma (antes CPP), que con sus marcas American Colors, CPP, Tekno, Vencedor y Tricolor es líder del mercado de pinturas en Perú y tiene presencia en Ecuador y Chile, y son los principales accionistas de Rímac Seguros, la mayor aseguradora de Perú.

En mayo, la familia vendió el 98.3% de acciones comunes y el 53.8% de acciones de inversión que tenían en Exsa -la mayor empresa de explosivos del país- a Orica por S/ 322 millones, aunque una empresa de la familia le sigue arrendando el terreno de Lurín donde Exsa tiene su planta de explosivos.

2. ROMERO: US$ 3,930 millones

La familia tiene el 13% de acciones de Credicorp, el holding que controla el BCP, Pacífico Seguros, Prima AFP, MiBanco, entre otros, cuya cotización de acciones ha oscilado este año entre US$ 220 y US$ 112. Desde junio, el presidente del directorio de Credicorp es Luis Romero Belismelis.

Luis Romero Belismelis, presidente de Credicorp y vicepresidente de Alicorp y de otras empresas del grupo. Foto: Credicorp

En los últimos años, la familia está agrupando muchas de sus inversiones en el holding Inversiones Piuranas.

La familia es la principal accionista de Alicorp, que ha alcanzado récord histórico de ventas en algunos segmentos. En noviembre compró a ADM las marcas de aceite Sao, Ideal, entre otras.

Su empresa Tramarsa está muy activa. Por un lado, ejecuta el proyecto Salaverry Terminal Internacional con inversión de S/ 450 millones. Por otro, vendió su flota (17 remolcadores, 23 lanchas y 5 embarcaciones para buceo y otros) a PSA Marina Global.

Una empresa de la familia, Sucroalcolera del Chira, se dedica a la producción de alcohol de 70° y 96°, y de alcohol en gel.


Las inversiones de la familia se han enfocado en Colombia en los últimos años. En el 2019, Credicorp adquirió Bancompartir y Ultraserfinco, Primax adquirió las estaciones de servicio, terminales y una planta de lubricantes de Esso y Mobil, y en febrero, la familia adquirió el 11.2% de acciones de Ocensa, el mayor oleoducto de Colombia.

Algunos miembros de la familia tienen negocios aparte del grupo, como Atsa (de Dionisio Romero Seminario) o Exportadora Romex (de Fernando Romero Belismelis).

3. RODRÍGUEZ: US$ 3,720 millones

Desde 1986, los hermanos Vito y Jorge Rodríguez Rodríguez controlan Leche Gloria, cuya reinversión de utilidades les permitió expandirse a otros sectores. Este año, Leche Gloria está teniendo un récord histórico de ventas de productos lácteos.

En la privatización de los 90s, los hermanos Rodríguez adquirieron Yura (1994) y Cemento Sur (1995). Hoy Yura es el principal accionista de Ucem, una de las tres cementeras de Ecuador, y de Soboce, la mayor cementera de Bolivia. En octubre, Yura compró el 19% de acciones de Bío Bío, una de las tres cementeras del mercado chileno, por US$ 46.8 millones. El 2019, Bío Bío había comprado un pequeño proyecto de planta de cemento en Matarani, que competiría con Yura y actualmente está paralizado.

CoAzúcar es un holding que agrupa sus compañías azucareras en Perú y Ecuador, cuyas operaciones se han reorientado a la producción de alcohol. Aparte de esto, el grupo es propietario de AgroAurora, una productora de alcohol en Piura.

Claudio Rodríguez Huaco recibiendo el título de Visitante Ilustre de Miami. Foto: Marian de la Fuente/ABC

En octubre, Jorge Rodríguez dejó la gerencia general de Leche Gloria, asumiendo el cargo Valeria Flen, aunque Jorge Rodríguez continua como presidente del directorio. Claudio Rodríguez Huaco, hijo de Jorge, es el más joven miembro de la familia que participa en los directorios de las empresas del grupo.

4. RODRÍGUEZ PASTOR: US$ 3,250 millones

Los hermanos Rodríguez Pastor Persivale son los principales de Intercorp Perú, que es el principal accionista de Intercorp Financial Services (Interbank, Interseguro) y de InRetail Perú (Real Plaza, Plaza Vea, Inkafarma, Química Suiza), además que es el propietario o principal accionista de Oechsle, Promart, Innova Schools, Universidad Tecnológica del Perú, entre otras empresas.

Gabriela Pérez Rocchietti, esposa de Carlos Rodríguez Pastor Persivale, es la principal accionista de la cadena de cines Cineplanet y de los hoteles Casa Andina.

Además, Carlos Rodríguez Pastor es el fundador de Nexus Group, un fondo que es propietario de Intralot (lotería electrónica, apuestas deportivas), San Miguel Industrias Pet, Sinea, la cadena de fast food Bembos, Chinawok, Popeyes, etc.

Si bien los malls están a pérdida por la pandemia, esta ha sido paliada por los mayores ingresos de los supermercados Plaza Vea y Vivanda, que han alcanzado récord de crecimiento en ventas.

5. HOCHSCHILD: US$ 1,280 millones

El origen de la fortuna de Eduardo Hochschild Beeck es la herencia de su tío abuelo Mauricio Hochschild, uno de los hombres más ricos durante la década de 1940.

Las principales inversiones de Eduardo Hochschild son el 49.4% de Cementos Pacasmayo, la segunda cementera más grande del país, y el 50.6% de Hochschild Mining, un holding que agrupa minas en Perú y Argentina, pero que este año ha invertido en mineras juniors que operan en México.

Eduardo Hochschild es presidente de la Universidad de Ingeniería y Tecnología – UTEC, entidad sin fines de lucro. También es propietario de una inmensa colección de pinturas de artistas peruanos, que ha sido exhibida en New York, Madrid, Venezia, entre otras ciudades.

6. BELMONT GRAÑA: US$ 1,030 millones

Belcorp International Limited es el holding en Bermuda de Eduardo Belmont Anderson y sus hijos, los Belmont Graña, que controla las marcas de cosméticos Ésika, L’Bel y Cyzone, que son de venta directa, negocio que ha tenido una reducción de sus ingresos por la pandemia. La empresa en 1988 y sus principales operaciones están en Colombia.

De izquierda a derecha: Eduardo Belmont Anderson, su nieta Andrea Franco Belmont y su hija Claudia Belmont Graña. Foto: Lima/Asia Sur

Claudia Belmont Graña es presidenta de la Fundación Belcorp y su hermano Eduardo es vicepresidente de Gestión Humana de Belcorp y gerente general del Hotel Arennas en Máncora.

Daniela Belmont Graña es cofundadora de Natusnacks, una pequeña empresa que exporta las barras energéticas Mamalama, y es secretaria de la Federación de Esquí Acuático.

La familia también es propietaria de Metrocolor, una de las más grandes imprentas de Perú.

7. BENAVIDES: US$ 850 millones

Los hermanos Benavides Ganoza son los principales accionistas de Minas Buenaventura, una de las mayores exportadoras de oro del país, y son propietarios de la empresa inmobiliaria Inversiones Benavides 777, ambas compañías fundadas por su padre, Alberto Benavides de la Quintana.

Buenaventura, además de operar sus minas propias, es importante accionista de Minera La Zanja, Coimolache, Cerro Verde y Yanacocha. La compañía está ejecutando el proyecto aurífero San Gabriel de US$ 254 millones de inversión.

De izquierda a derecha: Roque, Blanca, Raúl y Mercedes Benavides Ganoza, con un busto de su padre al medio. Foto: Municipalidad de Miraflores.

Roque Benavides es el presidente de Minas Buenaventura y cabeza visible del grupo. Ha sido dos veces presidente de la Confiep y fue director de Agroexportadora Cachiche, empresa hoy inactiva. Es presidente de la Agrupación Los Gigantes para el Pastor Alemán y de la Asociación Peruana del Bambú.

Raúl Benavides es vicepresidente de Desarrollo de Negocios de Buenaventura.

Mercedes Benavides es gerente general de Inversiones Sor Ana y presidenta de Relocation y Consultoría. Su hijo, José Vizquerra Benavides, reside en Canadá, donde es CEO de la minera junior O3 Mining y miembro del directorio de Sierra Metals.

8. BELMONT DAUELSBERG: US$ 790 millones

Fernando Belmont Anderson es el fundador de Yanbal, empresa cuya presidenta ejecutiva es su hija, Janine Belmont Dauelsberg. Sus nietas Alexia y Daniela Aguirre Belmont, también trabajan en Yanbal. La empresa comercializa sus cosméticos con las marcas Yanbal y Unique en Perú, Colombia, EEUU, España, entre otros países.

Daniela y Alexia Aguirre Belmont. Foto: Yanbal

Si bien la pandemia ocasionó una reducción de sus ventas de cosméticos, en cambio aumentó la venta de su producto alcohol en gel. Lo que sí tuvo que cerrar en Perú es su planta de joyería, productos que ahora se abastece desde su planta en Colombia.

9. FISHMAN: US$ 720 millones

Si bien el origen de la familia Fishman proviene de la comercialización de útiles escolares hace 70 años, su despegue empresarial se dio en la década con la privatización de los 90s. El grupo familiar, dirigido en ese entonces por Zelman Fishman Chejover, adquirió Emsal y Quimpac. Papelera Nacional es otra de las grandes empresas de la familia, dedicada a la producción de papel.

A partir del 2007, Marcos Fishman Cotlear invierte en proyectos eléctricos de la mano de Israel Corp (Kallpa, Cerro del Águila, Samay) y en el 2018 vendieron el negocio eléctrico a I Squared Capital. Los Fishman recibieron US$ 341.8 millones y en el 2019 invirtieron US$ 53.2 millones en Graña y Montero (hoy Aenza), a cambio del 10% de acciones de la empresa.

Actualmente, Quimpac es el mayor productor de sal y soda caustica de Perú, con subsidiarias en Colombia, Guatemala y Ecuador. Desde el 2014 tenía el 75% de acciones de Katrium, productor brasilero de sales de potasio, con operaciones portuarias en Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador y Perú. En septiembre, Quimpac adquirió el 25% restante de Katrium.

Desde el 2015, la familia también tiene el 50% de Tai Loy.

10. LINDLEY: US$ 600 millones

Los hermanos Lindley Suárez vendieron sus acciones en Corporación Lindley a la empresa mexicana Arca Continental el 2015, pero al año siguiente realizaron un aumento de capital por US$ 400 millones en Arca a cambio del 3.7% de acciones. Arca tiene plantas embotelladoras de Coca Cola en Argentina, Ecuador, México, Perú y EEUU.

La familia es propietaria de varios negocios en Perú. A través de Lindcorp, son propietarios de la cadena de tiendas por conveniencia Tambo+, que estuvieron cerradas más de dos semanas por la pandemia, además que paralizó la inauguración de nuevos locales, de los que tienen más de 400, actualmente.

También son propietarios de Tiendas Aruma, con 20 locales, que ofrecen artículos de belleza, y de las empresas Comidas Gourmet y Glam Brands.

Jenny Lindley Suárez y su esposo, José Antonio Cuenco, son propietarios de Vita Importadores y Distribuidores, una importadora de vinos.

11. MULDER: US$ 510 millones

Los hermanos Mulder Panas vendieron Quicorp (Química Suiza y Mifarma) a InRetail Perú el 2018 por US$ 591.4 millones. Desde entonces, la familia repotenció su empresa QSI, que produce químicos para el sector textil, de alimentos, agroquímicos, construcción y minería. QSI tiene como subsidiaria a Serfi, que es importadora y exportadora de plaguicidas.  

También adquirieron el centro comercial Royal Plaza y construyeron el strip center Plaza Santa Catalina.

Paul Mulder Fort y Nicolás Mulder López de Romaña. Foto: Cosas

Nicolás Mulder López de Romaña, miembro de la nueva generación de la familia, está dirigiendo las inversiones en el mercado de mascotas: el 2015 se crea Tiendas Superpet, delivery de alimentos para mascotas; el 2018 adquieren Dicopet, tienda especializada en el cuidado de mascotas; el 2019 adquirieron Tiendapet, la más grande tienda online de mascotas en Chile, y Kipenzi, propietaria de 130 tiendas, 65 clínicas y 11 hospitales veterinarios en España y Portugal, y en junio del 2020 adquieren Tiendanimal, con 65 puntos de venta, 15 clínicas veterinarias y 18 consultorios con clientes en España, Portugal, Francia e Italia.

Las últimas adquisiciones las ha realizado el holding familiar Emefin, cuyo gerente general es Paul Mulder Fort, hijo de Sylvia Fort Brescia, miembro de la familia que encabeza esta lista.

12. MARSANO: US$ 390 millones

Los hermanos Marsano Conroy son los accionistas de Minera Aurífera Retamas SA (Marsa), una de las principales exportadoras de oro del país, que por casi dos meses tuvo paralizadas sus operaciones por la pandemia.

Andrés y Verónica Marsano Conroy. Foto: Facebook

Andrés Marsano es vicepresidente de Andalucita, una empresa que produce el mineral andalucita cerca a Paita. También es accionista en Refractarios Peruanos SA (Repsa), el fabricante de ladrillos y masas refractarias más antigua del país.

Verónica y Claudia Marsano participan en Fe y Misericordia, una asociación civil que ayuda a la población peruana en extrema pobreza.

13. WONG: US$ 370 millones

Después de la venta de los supermercados Wong a Cencosud, los hermanos Wong Lu Vega se han diversificado.

Desde el siglo pasado controlan las empresas azucareras Paramonga y El Ingenio, pero en este siglo han invertido en centros comerciales, siendo propietarios de Plaza Norte y Mall del Sur. También controlan la cadena de restaurantes Mediterráneo Chicken, la Caja Rural Prymera, la empresa forestal Maderacre, la panadería de panes artesanales Panistería, Bebidas RTD (Piscano Sour), Inversiones Prisco (productos pesqueros para consumo directo), entre otros negocios. Su empresa de panificación International Bakery fue dada de baja.

Su empresa holding se sigue llamando Corporación Wong.

14. ACUÑA: US$ 360 millones

Los hermanos Acuña Núñez son accionistas de la Universidad Señor de Sipán, que opera en el norte del país y que se la quedó su madre, Carmen Núñez Campos, cuando se divorció de su padre, César Acuña Peralta, quien retuvo la Universidad César Vallejo. El político César Acuña también fundó la Universidad Autónoma del Perú, que hoy es controlada por sus sobrinos, los Alfaro Acuña.

Richard, Kelly y César Acuña Núñez. Foto: Twitter

El excongresista Richard Acuña es el gerente general de la Universidad Señor de Sipán. César Acuña Núñez trabajó antes en la Universidad César Vallejo y hoy es gerente general de la Sociedad Aduanera del Perú, una empresa de transporte.

Kelly Acuña es la gerenta de Alphabet Creative PreSchool.

15. WIESE: US$ 340 millones

En los últimos años, los Wiese han estado vendiendo participaciones en diversas empresas: el 2017 vendieron el 30.7% de Seguros Sura y el 30% de Hipotecaria Sura por S/ 275 millones, el 2018 vendieron el 3.3% que tenía en Sura Asset Management por US$ 112 millones, el 2019 vendieron su participación de 50% que tenían en los malls MegaPlaza en Perú por US$ 120 millones y a inicios de año, vendieron el 14.5% de acciones que tenían en Hermes por US$ 40.8 millones.

La tercera generación de la familia ha constituido W Capital, una administradora de fondos que el 2019 adquirió La Gloria, propietaria de un proyecto de inmobiliario en Ate. W Capital es propietaria de Civitano, un holding gastronómico con restaurantes en Perú (Pescados Capitales, La Nacional, Juicy Lucy) y Chile (El Gaucho, Don Bife, Burger Truck, La Criolla y Zambo).

A la fecha, W Capital maneja 13 fondos, uno de los cuales se llama Fondo Grupo Wiese (S/ 573.2 millones), otro Fondo Grupo Wiese Internacional (S/ 308.6 millones) y otro más Fondo Grupo Wiese Real Estate (S/ 34.2 millones).

Recientemente, dos miembros de la familia, Caridad y Gonzalo de la Puente Wiese, han adquirido el 18.9% de acciones del Banco Azteca por S/ 793 mil.

16. VERME: US$ 330 millones

En la década de 1960, Carlos Verme Rivera era el principal accionista de dos haciendas en Carbayllo (teniendo como socios a las familias Pinasco y Calda) que fueron expropiadas en la Reforma Agraria. También era accionista de Fábrica de Calzado El Diamante (también con Pinasco y Calda) y del BCP. Hoy sus descendientes, son accionistas minoritarios del holding Credicorp (BCP, Pacífico Seguros, Prima AFP, etc.), de Inversiones Centenario y de Celima.

Juan Carlos Verme Giannoni. Foto: Cosas

Juan Carlos Verme Giannoni es miembro del directorio del BCP y de Cerámica Lima y presidente de Inversiones Centenario. Juan Carlos Verme es un conocido amante del arte: es presidente del Museo de Arte de Lima (MALI), al que donó una colección de acuarelas de Pancho Fierro, y presidente del World Monuments Fund Peru.

17. DEL CASTILLO: US$ 320 millones

El último 25 de abril falleció Guido del Castillo Echegaray, ingeniero de minas nacido en el Cusco y fundador de uno de los grandes grupos mineros del país. Su viuda, Violeta Galecio López, heredó una parte importante de su patrimonio. Su hijo, Felipe del Castillo Rey, no ha mostrado mayor interés por los negocios mineros y maneja dos clubes de fútbol: Atlético Perú en España y Club Andrés Campeón en el Callao.

La empresa más importante del grupo es Aruntani, fundada el año 2000 y que a partir del 2003 se convirtió en una de las mayores exportadoras de oro del país, aunque en los últimos años, su producción se redujo notablemente. Otra empresa importante es MDH, sucesora de Minera del Hill, que prestaba el servicio de perforación diamantina, antiguo negocio de Guido del Castillo. Mur Wy es otra empresa importante del grupo, que presta servicio de transporte y mantenimiento al sector minero.

Hay otras empresas menores, como Sierra Drilling, Ajani, Cemprotec, Rillo, Erced, entre otras.

Guido del Castillo fue fundador del Museo de minerales Andrés del Castillo, que tiene una gran colección de la cultura Chancay. En su alma mater, la UNI, le financió la construcción de un coliseo polideportivo y del gimnasio Andrés del Castillo. En convenio con el Ministerio de Cultura, auspició la investigación de huacas en Lima y Callao.


jueves, 19 de noviembre de 2020

Entrevista a Francisco Sagasti en 1948

 

El Comercio, martes 16 de agosto de 1948

Francisco Rafael Sagasti Saldaña, abuelo del actual presidente de Perú, fue uno de los peruanos sobrevivientes de la Guerra con Chile (1879-1884) que le tocó combatir en las batallas de Tarapacá (27/11/1879) y Campo del Alianza (26/05/1880) y después en la Campaña de la Resistencia, además que después de la guerra fue ayudante del general Andrés A. Cáceres y estuvo en la guerra civil de 1895. Su nombre aparece en una lista de sobrevivientes de esta batalla del 17 de noviembre de 1917 con el grado de capitán, aunque en esa fue cabo, como veremos después.

Sagasti integró el batallón Lima N° 8 que tuvo como jefe al teniente coronel Remigio Morales Bermúdez, que años después fue presidente de Perú (1890-1894) y uno de sus nietos, Francisco Morales Bermúdez, fue dictador del país (1975-1980). Este batallón junto con el Puno N° 6 conformaron la 3ª División del ejército al mando del general Manuel González La Cotera, que se transportó por mar y llegó a Pisagua (en esa época, puerto peruano, hoy en territorio chileno) en abril de 1879, cuando la guerra ya había estallado. Después, la división pasó al mando de Justo Pastor Dávila y se le renombra como División Vanguardia.

En la batalla de Tarapacá, la División Vanguardia participó en los últimos minutos del enfrentamiento, pues al inicio estaba en Pachica, 20 kilómetros al norte del pueblo de Tarapacá.

Uno de los soldados sobrevivientes del Lima N° 8 fue Francisco R. Sagasti, quien dio una entrevista al diario El Comercio el 16 de agosto de 1948, cuando el militar era un anciano de 87 años que conservaba el grado de capitán.

“Me rompí, o mejor dicho un automóvil me rompió la pierna, y ya estoy como nuevo”, señala Sagasti el día de la entrevista, contando que ingresó a la Escuela de Clases de Chorrillos en 1877 y cuando se disolvió el batallón Pichicha N° 1 por el asesinato de Manuel Pardo (24/11/1878), se conformó el Lima N° 8.

“Entonces nos trasladamos al cuartel de Guadalupe -continúa diciéndonos- y algún tiempo más tarde nos cambiaron los fusiles Comblain por otros, marca Chassepot. De Guadalupe nos mandaron al Arsenal. La situación política se tornó entretanto sumamente tensa. Y por eso xel 2 de Abril de 1879 nos embarcamos en el transporte “Chalaco” junto con otros cuerpos. Íbamos formando parte del mismo batallón los que hoy somos sobrevivientes de la batalla de Tarapacá, el Mayor Fernando Chávarri, el Cap. Ricardo Ríos Balta, ambos como soldados, y yo que iba como cabo”.

Según El Comercio, el relato de Sagasti era de “extraordinaria precisión… minuciosos y realmente nos abruman”. Sagasti cuenta que conoció Agua Santa, Pozo Almonte, Iquique, La Noria, Peña Chica, Santadela, Ramírez, Negreiros y Dolores, además que fue instructor de los hijos de Morales Bermúdez.

Sobre su uniforme, Sagasti señala que “era celeste verdoso” y que no conocían las botas.

“A veces caminábamos descalzos. No estábamos preparados como los chilenos. Ellos usaban un buen uniforme azul con botas cortas, color amarillo y hasta las cantineras tenían tan buen calzado. Además los chilenos tenían dos morrales. Uno con alimentos y otro con medicinas. Nosotros comíamos como podíamos y cuando podíamos. En una ocasión nos bebimos…”, contó Sagasti, haciendo gestos de que no quería hablar de eso.

Sobre Tarapacá y la retirada a Arica, la nota dice lo siguiente:

“El entonces cabo Sagasti trabajaba en la oficina del Comando, cuando se enteraron los jefes de la presencia de fuerzas enemigas. Nuestro interlocutor nos explica la configuración del terreno. Tarapacá es un codo de cerros, con una entrada y una salida.

La lucha fue tremenda. La seguimos en el relato fluido de don Francisco Sagasti. Al fin los peruanos coronaron su esfuerzo. Pero no por eso disminuyeron las aflicciones de los soldados. Las marchas que siguieron realizando hacia Arica fueron terribles. En el pueblo de Camiña distribuyeron a la tropa pedazos de cuero para que se confeccionara ojotas, pues muchos llevaban los pies envueltos en trapos”.

Sobre su estadía en Arica y la batalla del Campo del Alianza, Sagasti manifiesta lo siguiente:

“Ayudamos a fortificar Arica. Yo recuerdo como se izaba con sogas un cañón hasta la cumbre del morro. También recuerdo la entrada de la “Unión”. Nos trajo vestuario nuevo. Nos bañamos en el mar y nos cortaron “a coco” para quitarnos los animalitos que nos habían acompañado.

Reconfortados partimos hacia Tacna para tomar posiciones en el lugar denominado Alto del Alianza. Estábamos junto con los bolivianos. Ellos tenían uniforme blanco y faja roja en la cintura. Perdimos, ya se sabe. Luego regresé a Lima y de aquí me fui a seguir la campaña de la Breña”.

El reportaje finaliza con lo siguiente:

“Al salir, conversamos con uno de sus hijos y nos enteramos así que el viejo soldado al saber del conflicto del Norte, en 1941, inmediatamente se puso a órdenes del Estado Mayor. Fue su ¡presente! Y también su ejemplo digno de una voluntad indeclinablemente firme en 87 años de vida.

Estamos nuevamente en la puerta. El Comandante nos habla de la victoria de Zarumilla. Pensamos así que un vencedor de antaño se siente identificado con el vencedor moderno, porque ve reverdecer los laureles de la Gloria”.

Mi amigo Jonatan Saona me hace notar que él no fue el único de su familia en pelear en la guerra. Él encontró a un sargento mayor Francisco Sagasti que cuando inició la guerra era teniente, estuvo en las batallas del sur y murió en la batalla de Huamachuco siendo tercer jefe del batallón Pucará N° 3, dejando viuda y tres hijos.

Por cierto, la familia Sagasti es longeva. Uno de sus hijos, Virgilio Horacio Sagasti Miller, a inicios de siglo obtuvo una pensión del Estado de S/ 920 aprobada por el Congreso de la República (Resolución Legislativa N° 28200, El Peruano 2 de abril del 2004), pensión que fue asumida por el Ministerio de Defensa.

 


martes, 10 de noviembre de 2020

Lo que se nos viene

 

A las 10 am, si no sucede nada inusual, Manuel Merino debe juramentar como nuevo presidente de Perú. Mal que bien, Merino no tiene actos de corrupción conocidos y tiene una bancada que lo apoya en el Congreso, porque existen muchas posibilidades de que también se presente una moción de vacancia contra él en las próximas semanas.

La vacancia de Martín Vizcarra fue un proceso que comenzó cuando se eligió este Congreso. Vizcarra se va a lamentar toda la vida no haber apoyado ningún partido político en esas elecciones, porque se quedó sin bancada ni defensa en el Parlamento.

Lo que yo veo, es que había un gran antivizcarrismo entre los congresistas porque sentían que Vizcarra había destruido la clase política. La vacancia de Vizcarra permite un resurgimiento de estos viejos partidos políticos. También había una posición anticaviar, porque un sector político sentía que los “caviares” apoyaban a Vizcarra. La posición de los antauristas, del Frente Amplio y del Frepap la veo como una posición extremista antitodo y va en sentido de apoyar una nueva Constitución, aunque en este último punto estoy de acuerdo con ellos.

Lo cierto, es que era difícil defender a Vizcarra porque muchos pensamos que sí es un presidente coimero. Si yo no estoy en el centro de Lima tirando piedras al Congreso, es porque creo que las acusaciones de que Vizcarra pidió sobornos para el proyecto Pasto Grande o el Hospital Regional de Moquegua cuando fue gobernador regional de Moquegua, son ciertas. Solo estoy en contra de la vacancia, porque faltaban cinco meses para las elecciones generales.

Para mí, el que Vizcarra se haya confabulado para suceder a PPK en el 2018 o el favorecimiento en contratos estatales a Richard Swing, son cosas de política o que siempre suceden en el Estado, nada que no haya podido suceder en los recientes gobiernos de Ollanta o Alan. Pero el caso de sobornos en Moquegua sí es algo grave, por más que aún este en investigación.

¿Qué se nos viene? Los fiscales Juárez y/o Chirre, quienes investigan a Vizcarra por sus actos de corrupción, podrían pedir prisión domiciliaria para el expresidente.

En economía no creo que nos vaya mal. Habrá un alza del dólar y caída en la bolsa, pero no será duradero. El termómetro ideal para ver el comportamiento de la economía son los comunicados de la Confiep. Durante el proceso de vacancia, la Confiep no emitió ningún comunicado de apoyo a Vizcarra, en cambio, después de producirse esta, emitió un comunicado haciendo “un llamado a la serenidad, pero sobre todo al irrestricto respeto a la Constitución”. Así que los gremios empresariales no los veo molestos con la caída de Vizcarra como lo veo con la ciudadanía en las calles.

Por lo pronto, veo que el Congreso está apurado en designar a los magistrados del Tribunal Constitucional (TC). El actual TC me parece que trabaja más o menos bien, con un adecuado balance entre conservadores, fujimoristas, liberales e izquierdistas. Yo espero que el Congreso no elija solo magistrados de un solo bando en el próximo TC; por lo pronto, el Partido Morado y el Frente Amplio se está quejando de la eliminación de algunos de sus candidatos favoritos.

Algunos amigos míos se sorprenden de la actitud de Acción Popular, porque votaron por el partido de la lampa en las elecciones municipales y congresales, pero son vizcarristas. Les recuerdo que Acción Popular apoyó el Golpe de Estado de 1962 y y tuvo un presidente transitorio en el 2000, nada que no haya pasado hoy. Además que cuatro de los cinco congresistas del anterior Parlamento, eran claramente antiVizcarra.

En cuanto a elecciones, Guzmán está aprovechando el momento para relanzar su candidatura presidencial; ya no le veía opciones para el próximo año, pero ahora sí. Forsyth también puede aprovechar el momento y ganar a los partidarios de Vizcarra, si es que es bien asesorado.

Por la otra posición, veo muchos candidatos. Keiko Fujimori y César Acuña pueden fagocitarse, porque abarcan el mismo espectro político. Recordemos que en la primera vuelta del 2016, Keiko obtuvo 33% de los votos totales porque absorbió gran parte de la preferencia electoral de Acuña, que antes de ser sacado de la carrera electoral, tenía 13% en las encuestas. Sinceramente, dudo que alguno de ellos pueda tener más de 15% en las próximas elecciones.

Urresti seguirá con su discurso de seguridad, antiAFP y antifujimorista que tanto popularidad le ha dado y lo sigo viendo como uno de los favoritos a pasar a segunda vuelta.

Si Yonhy Lescano es el candidato de Acción Popular, podría pasar a segunda vuelta con su discurso de centroizquierda y antiempresarial, pero sí es Alfredo Barnechea, no creo que llegue ni al 6% de las elecciones del 2016.

A Antauro Humala no lo veo de izquierda como lo califican muchos. Es popular, antiempresarial (a veces) y extremista, pero no es de izquierda, sino más cercano al fascismo. Siempre ha sido fuerte en el sur del país y él candidato que levante las banderas de Antauro (porque él no puede postular), tendrá una gran votación en esa parte del país.

En la izquierda hay una división notoria. Por una parte tenemos a Marco Arana, que apoyó la vacancia y siempre ha estado en contra de las medidas del gobierno. Por otro, a Verónika Mendoza, que se ha radicalizado en los últimos años, pero su postura fue en contra de la vacancia y cuenta con cierto apoyo entre los progresistas limeños. No veo a ninguno de ellos en segunda vuelta.

En cuanto al gobierno que se nos viene, Merino nombraría un gabinete en consenso con Fuerza Popular, Alianza para el Progreso, Podemos y Somos Perú, aunque con muchos independientes. En su anterior paso por el Congreso, Merino se había mostrado como alguien de centroderecha, no creo que haya cambiado esa posición.

Mi nota sobre el anterior proceso de vacancia:

http://elinaresm.blogspot.com/2020/09/vizcarra-y-el-antivizcarrismo.html